Cómo salvar mi matrimonio en crisis, del divorcio, después de una infidelidad

Cómo salvar mi matrimonio en crisis

Cómo salvar mi matrimonio en crisis

Cómo salvar mi matrimonio en crisis

¿Te gustaría conservar el amor de tu pareja? ¿Te preguntas qué debes hacer para salvar tu matrimonio? ¿Te gustaría saber cuál es la solución para mejorar tu matrimonio y evitar llegar a una separación dolorosa?

Al consultar algunos estudios, en particular aquellos en el sitio web del INSEE, comprobé que más del 50% de los matrimonios terminan en divorcio (la mayoría de ellos se divorcian durante los tres primeros años).

¿Para qué se casan las parejas si se van a separar pronto? La frase “para bien o para mal” no tiene sentido hoy en día.

Los profesionales que ofrecen terapia manifiestan que han llegado a una conclusión pesimista: las separaciones no paran de crecer.

Por eso, si no actúas de inmediato para salvar tu matrimonio, puedes entrar en un doloroso divorcio que tendrá grandes consecuencias para tu futuro personal y sentimental. Es hora de dar el 200% y hacer todo lo posible para salvar el amor.

Con su información y acciones prácticas, este artículo te hará consciente de la actitud que debes tomar para salvar tu matrimonio.

Cómo salvar mi matrimonio del divorcio

Plantéate ciertas preguntas sobre tu relación de pareja

Hazte preguntas clave: ¿Crees que necesitas una terapia de pareja? ¿Prefieres pasar tiempo en el sofá y no hacer nada? ¿Qué te desagrada de tu hogar? ¿Qué es lo que más te gusta de tu pareja? ¿Te ves dentro de diez años junto a tu pareja? ¿Tienes una actitud correcta hacia él o ella? ¿Tus críticas son legítimas?

Tus respuestas te orientarán sobre lo que está bien o mal y te ayudarán a salvar tu matrimonio.

Combate la rutina

La vida diaria está llena de pequeños hábitos. No es fácil disponer de tiempo libre entre el trabajo y los niños.

Rompe la rutina diaria. Organiza cenas en el restaurante o lleva a tu pareja al cine una vez por semana. Será como un soplo de aire fresco y ayudará a salvar tu matrimonio.

No descuides tu apariencia personal

Ya estás compartiendo tu vida con la persona que soñaste. Pero un día, sin previo aviso, cambias tu atractiva ropa interior por otra más cómoda. Puede que, también, te coloques pijama y calcetines para estar en casa y él, al acariciar tus piernas, tenga la desagradable impresión de tocar una barba de tres días.

Debes cultivar tu belleza y mantener tu seducción. Para ello, acude a sesiones de belleza y ponte ropa atractiva (en casa también). Te verás más deseable. El amor no se adquiere, se mantiene.

Por supuesto, esto es cosa de dos, ambos no deben descuidar su apariencia personal.

Valora y trata bien a tu pareja

En un momento u otro, puede que olvides decir “cariño” o “mi vida” y tu pareja te recrimine diciendo “antes eras más romántico (a)”. Son reproches que contaminan la vida matrimonial.

Valorar y ser amable con la pareja mejora la relación. Intenta que tu pareja se sienta querida.

Aleja de vosotros la TV y todo aquello que entorpezca la relación

Cuanto más se enciende el televisor, más se apaga el deseo. No es una ficción. Si centramos la atención en el televisor, perdemos momentos de conversación y muestras de cariño. Basta con verle a él tendido en el sofá frente a un partido de fútbol o rugby, y a ella sola y aburrida. Cuando más tiempo se dedica a la televisión, menos tiempo se dedica a la relación.

Hay que evitar que disminuya la libido.

El humor es algo que se debe practicar a menudo

Todo va mejor con una sonrisa.

Si llegas a casa con un apetito voraz después de un agotador día de trabajo y encuentras a tu pareja tendida en el sofá, dile con humor: “huele como en el restaurante, mi amor” (una forma de digerir mejor su falta de iniciativa).

Utiliza el humor para salvar tu matrimonio.

Hay que mantener la llama prendida

Después de un tiempo, la rutina se instala en la relación. Es hora de mantener la llama prendida ¿Cómo? Enviando correos o sms ardientes que despierten su deseo y utilizando accesorios sexuales (juguetes para juegos traviesos y ropa interior atractiva). Es una buena manera de incluir fantasía en la intimidad.

Tener proyectos en común

Amar es mirar juntos en la misma dirección. Por eso, deben desarrollarse proyectos conjuntos de acuerdo con las opiniones de los dos.

Para salvar el matrimonio es importante saber qué espera cada uno de la vida.

No dejes escapar las oportunidades de la vida

Sólo se vive una vez y la pareja no debe hundirse en la monotonía de viajar tan sólo al supermercado de la esquina para comprar los cereales del desayuno.

Juntos tienen que aprender a explorar las facetas del amor y aprovechar las oportunidades que se les presenten.

Ármate de mucha paciencia

En ello radica la clave de la longevidad. Para evitar accidentes cerebrovasculares es esencial mostrarse paciente.

Ser desconsiderado perjudica la salud de la relación. Hay que pensar bien lo que se dice antes de hablar. La sabiduría convencional parece adaptarse a la vida matrimonial.

Cómo salvar mi matrimonio después de una infidelidad

Cómo salvar mi matrimonio después de una infidelidad

Cómo salvar mi matrimonio después de una infidelidad

Las estadísticas indican que más de la mitad de los matrimonios se enfrentarán al dolor de un adulterio. Sin embargo, todos los casos de infidelidad no deben conducir a un divorcio.

Los esfuerzos que se hacen para salvar el matrimonio fortalecen la relación de pareja. Salvar tu matrimonio después de un adulterio requerirá sacrificio y compromiso por parte de ambos cónyuges.

Cómo reaccionar después del descubrimiento de un adulterio

Asume la responsabilidad de tus acciones

Si has engañado a tu pareja es importante que te responsabilices de tus acciones.

No se debe decidir de inmediato si continuar o no con el matrimonio. Debéis analizar juntos el problema. Esto aliviará un poco la tensión entre ambos. Se trata de hacer lo mejor para seguir adelante.

Expresa tus sentimientos honesta y abiertamente

No tengas miedo de expresar tus sentimientos a tu cónyuge ni de escucharle. Puede ser útil reconocer la infidelidad y la razón por la que se ha llegado a ella.

Si tu cónyuge es el que tuvo un romance tiene que estar dispuesto a escuchar lo que sientes para, después, disculparse y aceptar tu sufrimiento. Expresar tus emociones te ayudará a controlar poco a poco tu dolor y seguir adelante.

Cuando se descubre el adulterio es importante no tomar decisiones a toda prisa. Seguramente te sentirás enojado y herido. Evita dejar que esas emociones dicten tu reacción. Trata de hablar sobre el adulterio abiertamente con tu pareja y céntrate en expresar tus sentimientos sin gritar.

Alejaros el uno del otro durante un tiempo

Puede producir ira descubrir una relación de adulterio o escuchar la confesión de tal relación. Cuando esto sucede es mejor alejarse un tiempo del cónyuge para poder pensar en la relación y hacer frente a las emociones.

Habla con tu familia y amigos

Busca ayuda objetiva y sin juicio con amigos o familiares. También puedes pedir apoyo y asesoramiento a un terapeuta. Es útil encontrar a alguien que te escuche y apoye mientras gestionas este suceso.

Mientras continúas el tratamiento, tu familia y amigos te ayudarán a trabajar tus emociones. Puede ser útil tener una red de apoyo cerca si decides dar una oportunidad a tu matrimonio.

Mientras se trabaja el problema con tu cónyuge, podrías pasar tiempo los fines de semana con tu familia o amigos.

Considera cuáles fueron las posibles razones para el adulterio

Recuerda que la infidelidad puede ocurrir por muchas razones. Para salvar tu matrimonio después de descubrir la infidelidad de tu cónyuge es importante demostrar transparencia y honestidad. Si descubres que tu cónyuge tiene una aventura, piensa en los motivos que podrían haberla causado y pregúntale. Hay muchos factores que pueden contribuir a la infidelidad y algunos no tienen ninguna relación con el sexo.

Algunos factores son:

– La atracción sexual hacia otra persona y la decisión de actuar en lugar de eliminar ese deseo.

– La sensación de una fuerte conexión con alguien.

– Los problemas existentes entre la pareja.

– Desarrollar fantasías poco realistas acerca de alguien y la ceguera causada ​​por esas fantasías.

Cómo reconstruir la confianza y la comunicación después de una infidelidad

Valora la relación con tu cónyuge

Al descubrir el adulterio y una vez superado el shock emocional inicial debes tomarte tiempo para pensar en la relación que tienes con tu cónyuge, en sus valores y en si hay una base común sobre la que construir un futuro.

– Pregúntate si pensáis igual en relación con la familia, finanzas y futuro.

– Pregúntate si tu pareja te hace feliz.

– Pregúntate si todavía deseas seguir con la relación.

– Pregúntate si todavía te atrae sexualmente tu pareja.

– Pregúntate si os gusta estar juntos.

Analizar lo que podéis hacer juntos para dotar la relación de mayor transparencia

Las parejas abordan el tema de la transparencia de diferentes maneras. Algunas parejas deciden compartir sus mensajes de texto y hablar abiertamente sobre los lugares que visitan y sus acompañantes. Otras parejas tienen una conversación profunda durante la cena para hablar de su día y compartir sus experiencias.

La idea es evitar que secretos y mentiras erosionen la relación. Siendo honesto y abierto es posible llegar a reconstruir la confianza y tener un matrimonio más sólido que el que se tenía antes del adulterio.

Trabajar el perdón

Puede que te lleve tiempo olvidar o minimizar lo sucedido, pero deberás estar abierto a la idea de perdonar un día su adulterio.

Pueden pasar años antes de que puedas perdonar a tu cónyuge, pero es importante que no te cierres a esa posibilidad. Tu cónyuge se ganará tu perdón haciendo esfuerzos para reconstruir la confianza entre los dos. Puede hacerlo a través de acciones mostrándose abierto y transparente contigo o siguiendo una terapia de pareja. Necesitarás tiempo para reavivar los sentimientos hacia tu pareja, perdonar y seguir adelante como si nada hubiera sucedido.

Terapia de pareja: pedir ayuda profesional

Ir juntos a un consejero matrimonial

Puedes pedir ayuda a un terapeuta especializado en terapia de parejas para trabajar el adulterio. Un buen consejero matrimonial puede ayudaros a cambiar la perspectiva sobre el problema, a identificar los factores que pueden haber contribuido al adulterio y a reconstruir la relación. También puede ofreceros temas para tratar en casa.

Es importante demostrar que deseáis esforzaros para conseguir que funcione vuestro matrimonio.  Deberéis visitar cada semana al consejero matrimonial y seguir las pautas que os marque.

Puedes sentir la necesidad de consultar a un psicólogo para trabajar en tus propios problemas, sobre todo si eres tú quien ha cometido el adulterio. Esto puede mostrarle a tu cónyuge que estás listo para centrarte en los problemas de manera que no obstaculicen el progreso que hacéis juntos durante la terapia de parejas.

También puedes acudir a un psicólogo si piensas que algunos problemas personales fueron la causa del adulterio o te llevaron a desarrollar sentimientos hacia alguien que no era tu cónyuge. Apoyas mejor a tu cónyuge trabajando estos temas.

Únete a una terapia de grupo

Busca grupos de apoyo para parejas después del adulterio. Puede ser útil compartir tu experiencia con personas que pasan por los mismos problemas que tú.

El grupo de apoyo está generalmente dirigido por un terapeuta certificado que moderará el grupo y facilitará la conversación entre tu cónyuge y tú y las otras parejas.

Artículos relacionados:
[Total:2    Promedio:5/5]
Loading...

Add Comment

3 Compartir
Compartir3
Twittear
+1
Pin