Hemorroides: síntomas, causas, diagnóstico, tratamiento, remedios

Descripción de las hemorroides

HemorroidesLas hemorroides son unos tejidos vascularizados tumefactos que se sitúan en la pared del recto y del ano, que causan a veces hemorragias o forman pequeños coágulos sanguíneos.

Las hemorroides se producen cuando los tejidos se hinchan y se debilitan las estructuras que los sostienen.

Las hemorroides las tienen sólo los humanos, ningún animal padece de ellas. Son muy comunes, hasta el 86 % de la población se quejará de haber sufrido hemorroides en un momento dado. Muchas personas a menudo utilizan este término para cualquier problema ano-rectal, incluido los picores.

Las hemorroides pueden sobrevenir en todas las edades, pero más entre las personas jóvenes y las mujeres embarazadas.
Aunque sean comunes, son un tema fastidioso. Pueden revelarse dolorosas y molestas pero, generalmente, sin gravedad.

Tipos de hemorroides

Las hemorroides varían con arreglo a su emplazamiento y con arreglo a la importancia de los dolores o de la incomodidad que provocan.

Las hemorroides internas

Las hemorroides internas están situadas dentro del recto. Generalmente no provocan dolores dado que este tejido no contiene nervio sensorial. La gravedad de las hemorroides es evaluada con arreglo a su tamaño en el canal anal o fuera del ano (prolapsus).

Pueden dividirse en diferentes estadios:
· El estadio I donde son pequeñas y no salen fuera.
· El estadio II donde las hemorroides pueden salir al exterior del ano y se meten, espontáneamente, más tarde.
· El estadio III donde las hemorroides deben ser repuestas manualmente.
· El estadio IV donde las hemorroides provocan un prolapsus por el que constantemente salen rechazadas por el recto pudiendo provocar hemorragias. Estas hemorroides pueden ser dolorosas si son estranguladas por el ano o si se forma un coágulo sanguíneo.

Las hemorroides externas

Las hemorroides externas se forman bajo la piel, inmediatamente dentro de la apertura del ano. Pueden hincharse y la región puede volverse dura y dolorosa, tomando una coloración azul o púrpura cuando se trombosan. Una hemorroide trombosada es una hemorroide dentro de la cual se formó un coágulo. Este coágulo no es peligroso y no se desplazará por el cuerpo, pero es doloroso y debe ser drenado. Las hemorroides externas pueden provocar picores y ser muy dolorosas. También pueden formar un prolapsus.

Causas de las hemorroides

Tratamiento hemorroidesLas hemorroides son provocadas por una presión constante o repetida sobre las venas rectales o anales. La presión es generalmente debida a esfuerzos intensos y prolongados de defecación.

Otros factores también pueden aumentar el riesgo de hemorroides, por ejemplo el estreñimiento, la diarrea, el levantar objetos pesados, malas posturas, estar largo tiempo sentado, el embarazo, alimentación con contenido débil en fibras, relaciones sexuales anales y la obesidad. Lesiones del hígado y ciertas alergias alimentarias también pueden aumentar la tensión en las venas rectales.tratamiento para hemorroides

Síntomas y complicaciones

Las hemorroides externas a menudo provocan picores, sensación de quemadura, hemorragia, pueden ser dolorosas y estar hinchadas. Son la causa más frecuente de expulsar sangre durante la defecación.
La emisión indolora de una pequeña cantidad de sangre de color rojo muy vivo, inmediatamente después de defecar, es un signo de hemorroide interna. Si se trata sólo de una pequeña hemorragia, no es un gran problema, pero consulta a tu médico para que te confirme que se trata de hemorroides. Si la hemorragia continúa, consulta a tu médico porque la pérdida constante de sangre puede llevarte a una anemia (un volumen insuficiente de oxígeno en los tejidos debido a una falta de sangre o de hierro).

Presta atención a un dolor que dura más de una semana, así como a las hemorragias que se acompañan de debilidad, aturdimiento o infección. Todos estos síntomas deben ser conocidos por tu médico. También consulta a tu médico cuando una hemorragia no sea provocada por hemorroides y cuando las heces sean parduzcas o recurrentes, podrían ser los signos de algo más grave de colon y sin relación con las hemorroides.

Diagnóstico

Los exámenes para las hemorroides tratan de una palpación rectal. El médico se pone un guante e inserta un dedo en el recto con el fin de examinar las hemorroides. Puede así determinar si las hemorroides son externas o internas, y evaluar el estadio de las hemorroides internas.

Un instrumento llamado anoscope o proctoscope, le permitirá al médico examinar las hemorroides internas. El examen deberá también contener un interrogatorio sobre tu modo de vida. Tu médico tratará así de descubrir factores de riesgo con arreglo a los cuales podrá proponer cambios.

Tratamiento y prevención

Remedios caseros para las hemorroides

Una alimentación con contenido grande en fibras y el consumo de gran cantidad de agua, permitirán tratar las hemorroides internas de estadio I y las hemorroides externas indoloras. De esta manera se ablandan las heces y se reduce el estreñimiento y la intensidad de los esfuerzos. También se reducen la inflamación de las venas. Un cierto número de ungüentos y supositorios de venta libre, pueden atenuar el dolor y la inflamación en la región del ano. Entre estos, encontramos preparaciones hemorroidales tópicas conteniendo analgésicos locales con propiedades calmantes. Tu farmacéutico puede ayudarte a escoger la aplicación tópica apropiada. Entre las medicinas bajo receta contamos con las cremas antiinflamatorias a base de cortisona.

Los baños de asiento de quince minutos, efectuados tres o cuatro veces al día, también pueden ser útiles. Un baño de asiento consiste en alternar agua caliente con agua fría para ayudar a disolver los coágulos sanguíneos, si se trata de hemorroides externas.

Hemorroides severas: tratamiento

Cuando las hemorroides son más graves, la intervención de un médico puede ser necesaria. Un hémorroïdectomie es un tipo de intervención quirúrgica practicada bajo anestesia general que permite la extirpación total de las hemorroides internas. Está reservada para los casos graves. Las hemorroides externas pueden ser eliminadas o drenadas por un médico bajo anestesia local, con la ayuda de un escalpelo si formaron una trombosis (un coágulo de sangre,) en el curso de las setenta y dos horas siguientes.

Un líquido que las endurece es a veces inyectado en las hemorroides internas con el fin de disminuir el volumen y hacerlas más firmes. Las hemorroides internas en los estadios II y III pueden ser ligadas por medio de una banda elástica. La aportación sanguínea entonces es interrumpida y el tejido de las hemorroides acaba por morir y desprenderse. Las hemorroides pueden también ser destruidas con la ayuda del laser, del calor, del frío o de los rayos infrarojos. Estas intervenciones pueden provocar una cierta incomodidad.

¿Cómo prevenir las hemorroides?

He aquí algunos pequeños consejos sobre la prevención de las hemorroides:

  • Evacua tan pronto como notes la necesidad porque la materia fecal puede endurecerse.
  • Evita hacer esfuerzos intensos para defecar y no te quedes sentado en el asiento del aseo demasiado tiempo.
  • Bebe por lo menos ocho vasos de agua al día.
  • Consume alimentos con fuerte contenido en fibras: granos enteros, verduras, frutas frescas, en especial ciruelas pasas.
  • Haz mucho ejercicio y no te quedes sentado durante demasiado tiempo. Trata de dar pequeños paseos.
  • Pierde el peso que te sobra.

Alimentos prohibidos

  • Carne en exceso.
  • Cereales no integrales (harinas, galletas, arroz blanco, pan blanco, etc.)
  • Productos que contienen azúcares refinados.
  • Comidas picantes y muy condimentadas.
  • Comidas con exceso de sal.
  • Café en exceso.
  • Bebidas alcohólicas.
  • Tabaco.

Artículos relacionados:
[Total:2    Promedio:5/5]
Loading...

Add Comment

1 Shares
Share1
Tweet
+1
Pin