Insomnio: síntomas, causas, consecuencias, tratamiento

Descripción del insomnio

insomnioEl insomnio o dificultad para dormir, es un problema muy corriente, cerca del treinta o cuarenta por ciento de los adultos tienen trastornos del sueño. El insomnio no es una afección médica en sí, sino un síntoma. A veces, es un medio que utiliza nuestro cuerpo para decirnos que algo no funciona bien.

Tipos de insomnio

Existen varios tipos de insomnio. Ciertas personas tienen dificultad para dormir, mientras que otras tienen un sueño intermitente o demasiado corto. Por otro lado, los trastornos del sueño pueden durar algunos días o semanas y prolongarse volviéndose crónicos después de algunos meses.

Los tipos de insomnio varían según la duración, la gravedad con la que se presente y el horario:

Insomnio primario

Cuando la causa que provoca este trastorno no se identifica fácilmente o no está asociado a ninguna otra enfermedad.

Insomnio secundario

Se puede dar como consecuencia de diferentes causas: enfermedad, trastorno mental, consumo de ciertas sustancias o medicamentos, existencia de problemas ambientales (ruido, altas o bajas temperaturas), problemas sociales (familiares, laborales, cambios de horario por trabajo o viajes).

Según su duración

Se puede diferenciar entre el insomnio transitorio o agudo (suele durar menos de 4 semanas), el insomnio a corto plazo o subagudo (suele duras más de 4 semanas, pero menos de 3 a 6 meses), y por último, el insomnio a largo plazo o crónico (dura más de 3 a 6 meses).

En función de su gravedad o severidad

Se diferencia entre el insomnio leve o ligero, con los que existe un mínimo deterioro de la calidad de vida. El insomnio moderado se da cada noche y con el empiezan a surgir ciertos signos de deterioro de la calidad de vida. Los síntomas suelen ser: irritabilidad, ansiedad, fatiga.

En el insomnio severo o grave los síntomas se sufren con mayor intensidad, y por tanto, la calidad de vida se ve más afectada.

En función de los horarios

  • Se diferencia entre el insomnio inicial o de conciliación (dificultades moderadas o graves para conciliar el sueño en el momento de acostarse)
  • El intermedio o de mantenimiento del sueño, en vez de dormir toda la noche de continuo, la persona se despierta varias veces.
  • El terminal, de final de sueño o de despertar precoz; conocido por los entendidos como insomnio matinal (la persona suele despertarse poco o mucho antes de la hora que tenía planeada hacerlo).

El insomnio constituye un problema sólo si perturba a la persona. Es el caso de la persona que se siente cansada al despertar o que tiene sueño durante el día. Anotar que la necesidad de sueño disminuye con la edad. Es completamente normal que los adultos duerman menos que los niños.

¿Cuánto se debe dormir segun la edad?

He aquí las necesidades típicas de sueño con arreglo a la edad:
Recién nacido: de 13 a 17 h.
Dos años: de 9 a 13 h.
Diez años: de 10 a 11 h.
Desde los dieciséis hasta los sesenta y cinco años: de 6 a 9 h.
Más de sesenta y cinco años: de 6 a 8 h.

¿Por qué las personas mayores duermen menos que los niños?

Las personas mayores duermen menos que los adultos y los niños y su sueño es también menos profundo. El sueño paradójico o de estadio IV (sueño muy profundo) para una persona de edad de más de 65 años, representa cerca del 25 % del tiempo del sueño total, en comparación con el 50 % para el niño. Esto significa que las personas mayores tienden a soñar menos, dado que los sueños surgen sobre todo durante el sueño paradójico.

Con la edad, ciertas personas pueden conformarse con un número muy débil de horas de sueño. Margaret Thatcher afirmó que dormía, por término medio, cuatro horas máximo por la noche los años cuando ocupaba el puesto de Primer Ministro en Gran Bretaña. No obstante, la falta de sueño provoca problemas para un gran número de personas. En un momento dado, cerca del 10 % de la población estima sufrir de insomnio crónico. Más o menos, el 50 % de nosotros conoceremos episodios de insomnio en un momento u otro.

Causas del insomnio

El insomnio generalmente tiene una causa subyacente. Entre las causas más corrientes de insomnio, encontramos:
· Los viajes en avión, sobre todo en viajes a paises con diferencia horaria.
· Ansiedad o depresión.
· Afecciones tales como el RGO, hipertrofia de la próstata, enfermedad de Parkinson, enfermedad de Alzheimer o accidente vascular cerebral (AVC).
· Medicinas tales como los descongestionantes, los estimulantes (méthylphénidate) y ciertos antidepresivos.
· Nicotina, cafeína y alcohol.
· Falta de actividad durante el día.
· Dolor generado por la artritis o por otros problemas de salud.
· Malas costumbres de sueño.
· Cambio de trabajo.
· Trastornos del sueño, como la apnea.
· Estrés vinculado al trabajo, a la vida familiar, a una defunción o enfermedad entre la familia o allegados, dificultades financieras…

Síntomas del insomnio y complicaciones

El insomnio puede manifestarse por los siguientes síntomas:
· Sueño intermitente.
· Despertarse demasiado temprano.
· Sensación de cansancio al despertar a pesar de haber dormido un número suficiente de horas.
· Cansancio y somnolencia durante el día.
· Irritabilidad o ansiedad.
· Dolores de cabeza.
· Dificultades de concentración durante el día.

¿Qué pasa si no se duerme lo suficiente durante varios días consecutivos?

causas del insomnioUna persona que no duerme durante varios días consecutivos puede tener alucinaciones, pero es una situación afortunadamente rara. En un tiempo normal, el insomnio no provoca complicaciones serias. La apnea del sueño, o los ronquidos intensos, no son buenos para la salud a largo plazo. Si piensas que podrías tener dificultades para respirar por la noche, consulta a un médico. Los hombres padecen más estos problemas, sobre todo los hombres de edad media o con demasiado  peso.
Un bajo rendimiento en la escuela, o en el trabajo, y un riesgo aumentado de accidentes de coche, son algunas complicaciones posibles del insomnio.

Diagnóstico del insomnio

Ya que el insomnio es un síntoma, tu médico buscará la causa. Con este fin te preguntará cómo duermes y si te acuestas cada día a la misma hora. Puede pedirte que anotes las informaciones sobre tu sueño durante una semana. Deberás decirle si tomas medicinas (incluido los remedios a base de plantas medicinales y las medicinas de venta libre), si fumas o consumes café y alcohol, si en tu vida hay fuentes de estrés que podrían afectar tu sueño.

Haciéndote pasar un examen médico general y anotando tus antecedentes, tu médico se hallará en situación de saber si tienes problemas de salud tales como: depresión, ansiedad o artritis, que pueden causarte el insomnio o contribuir a ello. Además, podría prescribirte análisis sanguíneos que pondrían en evidencia problemas médicos subyacentes.

Para ciertas personas, el médico recomendará una consulta en una clínica especializada en los trastornos del sueño, que ofrece un examen, el polysomnographie, para apoyar el diagnóstico. Consiste en registrar, por medio de electrodos colocados sobre el cuerpo de la persona que duerme, las fases diversas del sueño que van del estadio I (sueño ligero), al estadio IV (sueño profundo), así como el sueño paradójico (asociado con los sueños). El polysomnographie también permite diagnosticar la apnea del sueño.

Tratamiento del insomnio y prevención

El tratamiento del insomnio puede comprender varios aspectos: un tratamiento de la afección que lo causó, un mejoramiento de la higiene del sueño, una modificación de los comportamientos y la toma de medicinas. Si el insomnio ha sido causado por una afección como la artritis o la depresión, hay que tratar éstas porque su mejoramiento probablemente arrastrará el del insomnio.

Remedios caseros para el insomnio

La higiene del sueño contiene medidas totalmente simples que podrías poner en práctica para aumentar tus posibilidades de dormir bien. Tan sólo tendrías que modificar ciertos comportamientos. Para el tratamiento, tu médico te recomendará unas medidas de higiene del sueño o del comportamiento:
· Sigue prácticas que te favorezcan el sueño.
· Reserva el dormitorio para el sueño y las actividades íntimas.
· Abstente de consumir café o chocolate antes de ir a la cama.
· Trata de no pensar en el trabajo ni en los problemas antes de acostarte. Lee un poco, si esta actividad te ayuda a relajarte.
· Piensa en cosas positivas, esto te evitará preocupaciones al acostarte.
· Acuéstate cada noche a la misma hora, incluso los fines de semana.
· Túmbate boca arriba en la cama y ponte una almohada bajo las rodillas si sufres de dolores de espalda.
· Asegúrate que el dormitorio es sombrío, silencioso y no demasiado caliente.
· Bebe un vaso de leche caliente o toma un baño caliente antes de acostarte.
· Reduce el empleo de las medicinas susceptibles de modificar el sueño (diuréticos). Si debes tomarlos, evita que sea antes de acostarte.
· Haz ejercicio durante la mañana si la actividad física, realizada por la tarde, te impide dormir.
· Trata de disminuir el consumo de cigarrillos y de alcohol, sobre todo por la tarde.
· Evita mirar la hora. Después de haber puesto la alarma, gira el radiodespertador para que no puedas ver la esfera.
· Practica técnicas de relajación.

Medicamentos para el insomnio

Tu médico puede prescribirte medicinas para dormir si tu insomnio es causado por un estrés importante. Estas medicinas pueden ayudarte a corto plazo (es decir durante algunas semanas), pero no curarán el insomnio y corren el peligro de agravarlo si las usas durante un tiempo prolongado. En efecto, cuando se detiene el tratamiento el insomnio puede reaparecer todavía más marcado que antes.

El benzodiazépine (flurazépam, nitrazépam, témazépam, triazolam), son prescritos contra el insomnio. Con el fin de prescribirte el benzodiazépine que te convenga, tu médico tendrá en cuenta tu edad y tus otras afecciones, así como los efectos secundarios de benzodiazépine. En efecto, para ciertas personas, el benzodiazépine puede ocasionar una dependencia que corre peligro de provocar síntomas a la retirada del tratamiento.

El benzodiazépine también pueden provocar una baja de su efecto con el tiempo. Es por eso que a los médicos no se les gusta prescribirlo para períodos largos (no más de veintiún días consecutivos), salvo en caso de fracaso con otros tratamientos o en ausencia de tolerancia en el benzodiazépine. El zopiclone y el zolpidem, que no forman parte de la familia del benzodiazépine, son otras medicinas a veces empleadas en el tratamiento del insomnio.
Si tu médico te prescribió una medicina para ayudarte a dormir, es importante que utilices también métodos no medicamentosos.

Si tienes un horario de trabajo irregular que perturba tu ritmo de sueño, el mejor modo de atenuar los efectos es exponerte directamente a la luz del sol, por la mañana. Comprobamos que este método es más eficaz que la toma de melatonina, una medicina hormonal. La luz natural pone en marcha, por el cerebro, la producción de melatonina. La toma de suplementos de melatonina no han sido objeto de investigaciones suficientes y podrían tener efectos secundarios que todavía no son conocidos.

L-tryptophane es otro suplemento que podría ser eficaz contra el insomnio, pero sus efectos no son tan previsibles como los de otras medicinas.

Para finalizar, existen también medicinas en venta libre que contienen diphenhydramine. Si quieres tratar los trastornos del sueño, es preferible que consultes a tu médico para obtener una evaluación profunda.

Artículos relacionados:
[Total:1    Promedio:5/5]
Loading...

Add Comment

2 Compartir
Compartir2
Twittear
+1
Pin