6 alimentos ricos en calcio para una dieta sin lactosa

Calcio en una dieta sin lactosa

Alimentos con calcio que no sean lácteos

Alimentos con calcio que no sean lácteos

La intolerancia a la lactosa suele conducir a síntomas como calambres, diarrea, dolores abdominales y producción de gases, pudiendo ser aliviada por medio de una dieta sin lactosa.

Sin embargo, al dejar de consumir productos lácteos, se pierde una importante fuente de calcio, mineral imprescindible para el organismo. El calcio es el componente principal de los huesos y de los dientes, además de estar presente en el mantenimiento de diversas funciones orgánicas importantes como la coagulación de la sangre y la secreción de hormonas, y debe ser complementado de otras formas.

Alimentos con calcio que no sean lácteos

La mejor manera de suplementar calcio es a través de la dieta, que debe ser rica en alimentos con este mineral. La suplementación a través de medicamentos y suplementos multivitamínicos debe indicarse únicamente por un médico o nutricionista, ya que las dosis muy altas de calcio también pueden causar daños en el organismo, como problemas renales. La dosis máxima diaria recomendada es de 1.000 mg para un adulto. Echa un vistazo ahora a algunos consejos para mejorar la alimentación con alimentos ricos en calcio, y una dieta sin lactosa.

Sardina

Además de ser una excelente alternativa para suplir la ausencia de calcio en una dieta sin lactosa, este alimento es considerado como fuente de grasa buena, donde predomina la presencia de ácidos grasos omega 3, que reducen el número de enfermedades cardiovasculares y ayudan en la prevención del cáncer. La sardina también dispone de vitamina D, esencial para la absorción de minerales, como el calcio, y tiene tantas proteínas como la carne roja.

Puedes comprarla fresca o en lata, siendo esta la versión más común. Busca consumirla con regularidad, ya que 100 gramos de sardina contienen 285 mg de calcio, un cuarto de la cantidad diaria recomendada. Una porción de este pescado contiene más calcio que la misma porción de leche.

Te puede interesar:  El deporte como disciplina en los niños

Legumbres y verduras

La alfalfa es una de las campeonas en la concentración de calcio, ofreciendo 500 mg del mineral por cada 100 gramos, para cubrir una dieta sin lactosa. Además, otras hortalizas y verduras pueden complementar la dieta sin lactosa, como por ejemplo, la acelga, el brócoli, la col rizada, la espinaca y la col, también ricas en esta sustancia. Vale la pena tener en cuenta que estos alimentos también son ricos en fibra, hierro y antioxidantes, y pueden hacer maravillas por nuestra salud.

Cereales integrales

Ricos en muchos nutrientes y fibra, además del calcio, son imprescindibles en una dieta equilibrada. Entre ellos, destaca la semilla de chía, que contiene 585 mg de calcio por cada 100 gramos. La semilla de sésamo también es una buena opción, que contiene 400 mg de calcio, en esa misma cantidad.

Además de ser ricos en calcio, también son una excelente fuente de energía y ayudan en la regulación y la desintoxicación del organismo. Sus beneficios también pueden ser percibidos en el cabello y las uñas.

Soja

Importante para las mujeres por contener isoflavona, que ayuda a mejorar los síntomas de la menopausia, es, así mismo, una importante fuente de calcio. Sin embargo, los derivados de la soja, como la harina de soja y la leche de soja presentan una mayor concentración del mineral, de manera que pueden ayudar a compensar una dieta sin lactosa. La leche de soja también es un excelente aliado en la pérdida de peso.

Leguminosas

Los frijoles, por ejemplo, cuentan con 125 mg de calcio por cada 100 gramos. También es fuente del mineral el garbanzo, muy utilizado en asados y ensaladas.

Además de ricos en calcio, estos alimentos también son ricos en hierro y vitaminas. Asociados a los cereales integrales, contienen todos los aminoácidos necesarios para el buen funcionamiento del cuerpo.

Cáscara de huevo

Una fuente riquísima de calcio para una dieta sin lactosa es la cáscara del huevo seca y molida. Por ser fuente de calcio de bajo costo y fácil preparación, es ampliamente utilizada en países donde hay dificultad en el acceso a la reposición de dicho mineral. Una sola cáscara de huevo contiene 2400 mg de calcio.

Te puede interesar:  El sonambulismo en niños

El modo de preparar la harina de la casa es muy simple: basta con tostadar las cáscaras limpias y secas en horno, y batir en la licuadora. La harina obtenida, guardada en la nevera, dura varios meses. El consumo aconsejado es de una cucharada todos los días.

Esencial para la mineralización ósea, el suministro de calcio en una dieta sin lactosa se hace imprescindible para los niños en fase de crecimiento, mujeres embarazadas, madres lactantes y personas mayores.

Artículos relacionados:
[Total:0    Promedio:0/5]

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Compartir2
Twittear
+1
Pin
2 Compartir