Ansiedad: causas, diagnostico, síntomas y tratamiento

Descripción de la ansiedad

ansiedadTodo el mundo experimienta ansiedad en un momento u otro. Puede sobrevenir en situaciones tales como una presentación oral, un accidente de auto evitado por los pelos o la espera de resultados médicos.
De hecho, un cierto nivel de ansiedad puede ser beneficioso. La ansiedad puede ayudarnos a hacer frente a una situación inquietante, a estudiar más intensamente para un examen, a aumentar nuestra realización deportiva… La ansiedad no es, necesariamente, perjudicial y es raro que dure mucho tiempo.
Cuando la ansiedad persiste hasta el punto de interferir en nuestra capacidad de ocuparnos de los problemas diarios, perturbando nuestra vida, habría que tratarla. Hay varios tipos de ansiedad:
· Las crisis de pánico (crisis de ansiedad súbita sin ninguna advertencia) con o sin agorafobia (miedo a los espacios públicos con mucha gente).
· Las fobias (tipos de reacciones de miedo intenso por situaciones u objetos particulares: arañas, aviones, alturas).
· La ansiedad social o la fobia social (el miedo a una situación molesta en sociedad).
· Ansiedad generalizada (un sentimiento persistente de ansiedad generalizada).
· Trastorno obsesivo compulsivo (pensamientos o comportamientos indeseables, repetitivos e inútiles).
· Síndrome de estrés post-traumático (una ansiedad causada por un acontecimiento particularmente estresante, y que se pone en marcha después de cierto tiempo).

Ansiedad y depresión

La ansiedad a menudo se acompaña de otras afecciones tales como depresión, problemas alimentarios y toxicomanías.
La ansiedad es uno de los desórdenes mentales más corrientes. Un adulto de cada cuatro tendrá ansiedad en un momento cualquiera de su vida, y uno de cada diez deberá convivir con la ansiedad. Estos problemas afectan a las mujeres más que a los hombres y los niños.
Muchas personas se equivocan en la naturaleza de su ansiedad y piensan que conseguirán superarla por sus propios medios, es decir, sin tratamiento. Esta estrategia tiene éxito raramente. Existen, afortunadamente, numerosos tratamientos que pueden ayudar.

Causas de la ansiedad

Aunque los investigadores no sepan cuáles son las causas precisas de la ansiedad, sí saben que varios factores influyen. La ansiedad proviene, así como otros problemas de salud mental, de factores biológicos y psicológicos combinados con otros factores personales.
Nuestra manera de pensar y actuar, cuando nos enfrentamos con ciertas situaciones, puede desempeñar un papel en la aparición de la ansiedad. Ciertas personas pueden percibir situaciones como más peligrosas de lo que son en realidad (por ejemplo, el miedo a subir en avión). Otros vivieron una mala experiencia y temen que se reproduzca (por ejemplo, la mordedura de un perro).

Los psicólogos creen que las experiencias que marcaron la infancia pueden, también, desempeñar un papel en la aparición de la ansiedad.
Los investigadores supieron que ciertos desequilibrios en la química del cerebro podían contribuir a la aparición de la ansiedad. Entre los neurotransmisores (los mensajeros químicos) del cerebro que desempeñan un papel en la ansiedad, figuran la serotonina, el noradrénaline y el ácido gamma-aminobutyrique o GABA. Los científicos observaron, por otro lado, que la ansiedad se acompañaba de modificaciones en la actividad de ciertas regiones del cerebro. La ansiedad es más frecuentes en el seno de ciertas familias y posee, probablemente, una causa genética.
Los síntomas de la ansiedad pueden estar provocados por ciertas afecciones como la anemia y los problemas del tiroides y por otros factores como la cafeína, el alcohol y ciertas medicinas que también pueden poner en marcha los síntomas de la ansiedad.
La ansiedad está a veces provocada por acontecimientos traumáticos como la enfermedad de un ser querido, la muerte, la guerra y los desastres naturales como huracanes o terremotos.

Síntomas de la ansiedad y complicaciones

Muchos síntomas de la ansiedad son comunes en todos los tipos de ansiedad. Otros síntomas son más específicos de ciertas ansiedades.

He aquí una lista de los síntomas más corrientes de cada tipo de ansiedad:

· El ataque de pánico se caracteriza por la aparición brusca, y sin previo aviso, de un sentimiento de ansiedad. Puede manifestarse con una sensación de opresión en el pecho, palpitaciones, sudor, ahogo, sentimiento de irrealidad, temblores, aturdimientos, náuseas, sofocos de calor o escalofríos, impresión de perder el control de uno mismo, o el miedo a morir. Los ataques de pánico son extremadamente corrientes: afectan del 10 % – 20 % de la población, en un momento u otro. Ciertas personas comienzan por evitar las situaciones susceptibles de iniciar ataques, es lo que se llama el ataque de pánico con agorafobia. Los ataques pueden durar hasta diez minutos y también pueden prolongarse. El pánico, en cambio, es mucho menos corriente. Se manifiesta por sentimientos recurrentes de espanto y miedo que sobrevienen de modo imprevisible y en ausencia de toda causa evidente.
· Las fobias son unos miedos que se ponen en marcha por algo concreto: un animal, las tormentas, las alturas o la perspectiva de tomar el avión. Se acompañan de sudor, tensión muscular y aturdimiento. Las personas afectadas toman, a veces, medidas extremas con el fin de evitar la situación que temen.
· La ansiedad social, o fobia social, es un sentimiento exagerado de ansiedad que sobreviene cuando una persona teme encontrarse en una situación molesta o ser objeto de burlas en sociedad. Las situaciones que pueden poner en marcha la ansiedad social son las discusiones en pequeños grupos, las citas, las fiestas y los deportes. Los síntomas corrientes de este tipo de ansiedad son el enrojecimiento, el sudor y la sequedad de boca. Las personas que se enfrentan con la fobia social generalmente evitan las posiciones sociales que temen.
· La ansiedad generalizada se define por un sentimiento de ansiedad excesiva y continua, suscitada por una o muchas cosas y situaciones (el trabajo, la situación financiera, los niños, la salud). El miedo no es debido a una causa específica. La ansiedad generalizada puede provocar síntomas de tensión muscular, temblores, ahogo, aceleración del ritmo cardíaco, aturdimiento, sequedad de boca, náuseas, trastornos del sueño y una bajada de la concentración.
· El trastorno obsesivo compulsivo contiene pensamientos recurrentes que son desagradables (las obsesiones) y comportamientos repetitivos. Por ejemplo, una persona que tiene miedo de contraer una infección, se lavará las manos sin cesar. En ciertos casos, no hay ningún lazo entre los pensamientos y los comportamientos.
· El síndrome de estrés post-traumático o SSPT se define por un estado de ansiedad extrema que sobreviene como consecuencia de una experiencia traumática. Los síntomas aparecen en los tres meses siguientes al acontecimiento traumático, y en ciertos casos puede durar un plazo de varios años. El SSPT puede acompañarse de problemas de sueño, pesadillas, irritabilidad y cólera. Los sentimientos de culpabilidad y autodepreciación son frecuentes. Las guerras, los accidentes aéreos, los desastres naturales (huracanes, terremotos) así como los crímenes violentos (violación u otro maltrato), son experiencias traumáticas que pueden ser el principio de un SSPT. Las complicaciones de la ansiedad están esencialmente vinculadas a sentimientos de inadecuación o depresión, porque estas personas saben que su comportamiento es irracional y que perturba su vida. La depresión se acompaña, muy frecuentemente, de ansiedad.

Diagnóstico de la ansiedad

ansiedad síntomasUna persona que cree padecer de ansiedad debería consultar a un médico. Éste le prescribirá exámenes de salud, en el caso de que la ansiedad tenga una causa física, y le hará preguntas para determinar si se trata de ansiedad o depresión. Es importante que la persona le confíe al médico lo que siente, lo que la preocupa, para que pueda diagnosticar la causa exacta de su ansiedad.

Tratamiento de la ansiedad y prevención

Cómo controlar la ansiedad

Las numerosas terapias psicológicas pueden aliviar la ansiedad, pero la terapia cognitivo-comportamental o TCC es la más eficaz de ellas todas. Las medicinas también son eficaces, por consiguiente numerosas personas pueden recurrir a ellas para curar su ansiedad, siempre bajo la prescripción de su médico.
En el TCC, los miedos irracionales son refutados de modo lógico. Una terapia de exposición puede ser practicada en el marco del tratamiento que consiste en confrontar el objeto del miedo. Esta intervención debe efectuarse gradualmente. La terapia de exposición es más eficaz en los casos de fobias específicas (miedo a las arañas o miedo a volar) que responden, raramente, a las medicinas. Los grupos de apoyo pueden revelarse útiles para ciertas personas.

Medicamentos para la ansiedad

Las medicinas que ayudan a controlar la ansiedad modifican las concentraciones de los tres principales mensajeros químicos que desempeñan un papel en la ansiedad: la serotonina, el noradrénaline y el ácido gamma-aminobutyrique o GABA. Entre las medicinas empleadas, encontramos a los inhibidores selectivos del recaptage de la serotonina (o ISRS, fluoxétine *, paroxétine, escitalopram), los inhibidores del recaptage de la serotonina y del noradrénaline (IRSN, duloxétine, venlafaxine) y las medicinas ansiolíticas tales como el benzodiacepinas (por lorazépam, alprazolam, clonazépam). Las benzodiacepinas pueden ocasionar dependencia en algunas personas.
Otras medicinas pueden ser empleadas, incluidos los antidepresivos tricycliques (ATC) (clomipramine) y los inhibidores del monoamine-oxydase o IMAO (phénelzine, tranylcypromine) y el buspirone.

Remedios naturales para la ansiedad

Un gran número de personas encontró que ciertas modificaciones aportadas a su modo de vida tuvieron un efecto favorable sobre su ansiedad, particularmente los métodos siguientes:
· Disminución de consumo de cafeína.
· Consumo más moderado de alcohol.
· Abandono del tabaco o consumo reducido.
· Práctica de técnicas de relajación (técnicas de respiración, yoga, meditación).
· Alimentación sana, sueño reparador y práctica regular de actividad física.
· Exteriorización de sus sentimientos a una persona allegada o a un consejero profesional.

[Total:2    Promedio:4/5]

Artículos relacionados:
Loading...

Add Comment

3 Compartir
Compartir3
Twittear
+1
Pin