Comida para niños: cómo hacer una dieta saludable y balanceada

Comida saludable para niños

Comida para niños

Comida para niños

Algunos niños comen verduras y pescado sin quejarse, mientras a otros les encantan los nuggets y patatas fritas. ¿Cómo hacer para que quieran comer alimentos saludables? A continuación, las respuestas a todas las preguntas.

La actividad física y la dieta, según Audrey Aveaux, dietista, tienen prioridad. Lo importante es reducir la inactividad física, es decir, la falta de actividad física. De hecho, nosotros y nuestros niños debemos movernos más.

La inactividad física causa exceso de peso independientemente de la edad de la persona. También está relacionado con el exceso de peso, el tiempo dedicado por los niños a ver televisión, ordenador o consola.

Al permanecer inactivo, el niño quema muy pocas calorías y tiende a picar excesiva e inconscientemente en lugar de tomar comidas y meriendas estructuradas. Por el contrario, la actividad física regular no sólo ayuda al cuerpo a quemar calorías, sino también aumenta la masa muscular.

Ten cuidado, es importante reducir el tiempo de inactividad y aumentar el tiempo de actividad, pero eso no significa que lo único que puedas hacer sea deporte. Puedes mover tu cuerpo caminando. Todo ello te aportará muchos beneficios.

¿Cómo hacer para que los niños coman pescado?

Fuera los platos sin inspiración para preparar pescado a tus hijos. Aquí van algunas ideas para hacerlo más atractivo y evitar el excesivo consumo de pescado frito o rebozado:

– Elegir preferiblemente filetes o rodajas gruesas para ser cortadas en cubitos y servir con salsa de pescado. Triturar el pescado y mezclar con puré de patatas o servirlo como albóndigas sazonadas con salsa de tomate.

Mezclar el pescado con verduras y asarlo al horno. Hacer lasaña o espaguetis a la boloñesa o a la carbonara reemplazando la carne por el pescado. Poner atún natural enlatado en una ensalada mixta, pizza o pasta. ¿Y por qué no preparar un pastel de pescado o un paté de carne y pescado involucrando a los niños en la preparación?

El pescado debe ser parte de la dieta del niño y del adulto una vez que los buenos hábitos han sido adquiridos. En cuanto a las espinas, se le debe enseñar a quitarlas como aprendió a cortar la carne o pelar la fruta.

¿Por qué la merienda es útil para los niños?

La merienda de la tarde es una cuarta comida esencial para los niños: aporta recursos energéticos (principalmente el consumo de carbohidratos) y valiosos nutrientes para su crecimiento.

La merienda contribuye a una dieta equilibrada. Además, los niños que meriendan regularmente son más delgados que los que no lo hacen. También les supone un incentivo para no picar chucherías. De hecho, los niños están creciendo y tienen necesidades energéticas reales y apetito.

Las galletas

El problema: deben consumirse con moderación. Con harina de trigo como materia prima principal, las galletas son alimentos que contienen hidratos de carbono complejos (almidón).

Para su elaboración se utilizan ingredientes como azúcares, grasas, huevos, leche, chocolate, o frutas que hacen que la galleta tenga una amplia variedad de nutrientes: hidratos de carbono simples (azúcar) , proteínas, grasas, minerales y algunas vitaminas incluyendo la del grupo B.

La galleta es un alimento que combina placer y cualidades nutricionales y, como cualquier otro alimento que se consuma en la cantidad adecuada, encuentra su lugar en una dieta equilibrada.

¿Por qué a los niños les gustan mucho los dulces?

¿Por qué a los niños les gustan los caramelos? ¿De dónde viene ese gusto por lo dulce? ¿Por qué los bebés moderan mejor su dieta?

En la vida intrauterina, los niños desarrollan atracción por los alimentos con sabores dulces. Al nacer, la leche materna es ligeramente dulce, su atracción continúa. El bebé tiene el placer de consumir sólo la que necesita. De hecho, sólo come cuando tiene hambre y deja de hacerlo cuando su hambre se satisface.

Más tarde, los niños siguen disfrutando de lo dulce y deben aprender a moderar sus deseos.

Deben ingerir las cantidades que necesitan. Debemos hacerles entender que la noción de placer en la dieta es importante. Sin embargo, deben tener cuidado con los dulces para no ganar demasiado peso.

Es conveniente moderar su gusto por los dulces, pero la prohibición sería peor porque después los consumirían tan pronto como pudieran (tienda, en una fiesta…). Por lo tanto, hay que tener cuidado con la restricción de estos alimentos.

El niño deberá adaptarse a las indicaciones de los padres aunque el placer y los pequeños antojos también tengan cabida en sus alimentos. Deberemos enseñarles a moderar su consumo.

Cuando tu hijo se resiste a comer, ¿qué haces? ¿es una pesadilla la cocina para él?

Según Philippe Etchebest, dos estrellas en la guía Michelín, dice que no le es fácil encontrar tiempo para preparar comidas para su familia todos los días. Nos cuenta que es su esposa quien cocina en casa, excepto cuando tienen invitados.

En primer lugar, mi hijo tiene la obligación de probar lo que se le ofrece y, también, el derecho a rechazarlo.

Creo que es inútil forzar el gusto de un niño. Con el tiempo va a apreciar más los productos. Mientras, es necesario confiar en ellos. Por otra parte, es necesario que los padres guarden tiempo para cocinar aunque sea más fácil comer precocinados.

Cuando los padres están en la cocina, los olores de los platos son previos al disfrute de la comida.

¿Qué consejos darías a los padres que quieren iniciar a sus hijos en nuevos sabores como taramasalata, huevas de lumpo, etc.?

Comida saludable para niños

Comida saludable para niños

Etchebest Philippe: creo que para disfrutar de estos sabores, el niño debe primero descubrir los productos naturales. Caviar, huevos de lumpo o la taramasalata tienen mucho sabor en la boca.

Una vez que el niño ha probado el producto, los padres pueden ofrecerles recetas sencillas para ayudarle a apreciarlo de manera diferente. ¿Por qué no trabajar con caviar dulce? Los niños son bastante aficionados a lo dulce y un postre a su gusto podemos prepararlo contando con su ayuda.

Las 10 comidas favoritas de tus hijos

Para ellos, el pescado empanado, los alimentos de soja, etc., están lejos de ser saludables. Para celebrar el lanzamiento de su libro “Datos Pesebre. La verdad acerca de nuestra comida”, el Dr. Jean-Michel Cohen descifra los diez productos estrella de tus hijos y lo que realmente contienen.

Como beneficio adicional, descubre la mejor relación calidad precio de los productos de supermercado.

Pescado empanado

El problema: las espinas del pescado. Compra pescados sin espinas o límpialos muy bien. Atención a las grasas vegetales no identificadas (a menudo son aceites de palma).

¿Cómo descifrar las etiquetas? Lo que nunca falla: la cantidad de proteína debe ser mayor que la de lípidos.

Patatas fritas

El problema: les gusta comer patatas fritas, cocidas, en forma de croquetas… ¿Qué pensarías si tus hijos sólo quisieran comer patatas? Afortunadamente no es así e ingieren otros muchos productos. Siempre deberemos vigilar que no contengan aceite de palma. Las patatas fritas congeladas fueron fritas en un aceite anterior al nuestro. Cuando se las fríe de nuevo se duplica la dosis de grasa.

¿Cómo descifrar las etiquetas? Procura que el aceite usado para las patatas fritas congeladas no sea de palma o colza. Es mejor que la etiqueta diga que se utilizó aceite de girasol.

Carne picada

El problema: todas las hamburguesas no son iguales. Su valor de lípidos (grasas) puede variar del 5 al 20%. Además, en estos productos se utiliza a menudo proteína de soja en lugar de carne.

¿Cómo descifrar las etiquetas? Lee la información del embalaje de los productos industriales que utilizas para obtener información sobre los valores de lípidos y compáralo con los que se venden en los stands del carnicero del supermercado. Utiliza carnes que contengan la menor cantidad de grasa.

La pasta

El problema: elemento básico de la dieta de los niños, la pasta tiene un mayor contenido de grasa si está hecha con huevos. Por lo tanto, prefiere las pastas sin huevos o pasta seca. La pasta fresca se define más por la diferencia de precio que por sus características nutricionales.

¿Cómo descifrar las etiquetas? Al comprar pasta vigila el contenido de grasa. Comprobarás como se duplica en la pasta al huevo.

Los quesos

El problema: los quesos tienen tanto calcio como el yogur (130 mg. por 100 g.), pero  son altos en grasa. Por ejemplo, la vaca que ríe contiene 810 mg. de calcio por 100 g. pero un 20% de grasa. Kiri contiene el 30% de crema a la que se añadió sal. La ventaja es que proporciona 500 mg. de calcio por cada 100 g. de producto. El queso puede ser una buena solución si tu hijo se niega a comer otros productos lácteos.

¿Cómo descifrar las etiquetas? Es necesario elegir un queso que tenga 20 g. de grasa por cada 100 g. de queso como máximo.

La pizza

El problema: una pizza mediana pesa entre 350 g. y 500 g. Hoy en día, hay pizzas de hasta 900 g. Por tanto, el contenido en calorías y grasas son más importantes en pizzas grandes.

¿Cómo descifrar las etiquetas? La mayoría de pizzas se cubren de tomate queso y otros productos. Vigila los aceites que contiene.

Buenos alimentos

A los niños, en el pasado, les gustaba poner mantequilla o cacao en una rebanada de pan. Hoy en día esto no es lo ideal por el exceso de grasa o azúcar que llevan estos productos.

Por consiguiente, deben ser utilizados en cantidades pequeñas y no ser saboreados a cucharadas. De 20 a 30 g. serán suficientes para una buena ración.

¿Cómo descifrar las etiquetas? Es mejor elegir alimentos fabricados a partir de aceites vegetales de buena calidad (aceite de girasol), en lugar de aceite de palma y coco que contienen demasiada grasa saturada. Cuando el aceite es de buena calidad, la margarina es casi más interesante que la mantequilla.

Ketchup y mayonesa

Ketchup

El problema: contrariamente a la creencia popular, la cantidad de tomate que lleva es pequeña y el resto de la mezcla son hidratos de carbono. Se le añade azúcar.

La salsa de tomate contiene licopeno activo, un antioxidante beneficioso para el cuerpo.

¿Cómo descifrar las etiquetas? Prefiere ketchups con bajo contenido en azúcar.

Mayonesa

El problema: la mayonesa es una mezcla de aceite y huevos. Contiene 700 kcal. por cada 100 gramos de mayonesa tradicional. Lo ideal es comer la mayonesa tradicional en cantidades razonables (una cuchara sopera dos o tres veces por semana).

¿Cómo descifrar las etiquetas? Ten cuidado con los aceites vegetales usados en su elaboración. Hay distintas marcas que no mencionan sus ingredientes y pueden estar utilizando aceite de coco y palma. Si no se especifica el tipo de aceite, elige otro producto que contenga en su preparación aceite de girasol u oliva.

Confitería

El problema: en confitería los productos se elaboran a partir de azúcar que se complementa con otras sustancias. El valor calórico del caramelo puede ser de 230 kcal. por cada 100 g., de 470 kcal. por cada 100 g.

A saber: los dulces a veces son “tabú” y con frecuencia se sustituyen por barras de cereales o chocolate. Sin embargo, a menudo tienen las mismas características nutricionales.

¿Cómo descifrar las etiquetas? Las jaleas son a menudo menos calóricas que los productos duros, ya que el azúcar incorporado contiene proteína no utilizable por el cuerpo.

Refrescos

El problema: en un refresco los niveles de azúcar van del 5 al 10% y los carbohidratos alrededor de 10 g. por cada 100 ml. en un vaso de 52 kcal. Mejor elegir productos libres de azúcar.

¿Cómo descifrar las etiquetas? Los refrescos más populares son las colas que contienen cafeína y teobromina, dos sustancias que se considera tienen efecto estimulante sobre el cuerpo. Mejor comprarlas sin cafeína.

Los helados

El problema: están enteramente compuestos de azúcares y grasas animales o vegetales y son adorados por los niños. Son más saludables los sorbetes y batidos helados que están compuestos, principalmente, de agua, azúcar y fruta.

¿Cómo descifrar las etiquetas? El palito de helado o cono tiene aproximadamente 108 kcal. por cada 100 g. Estos productos no son tan dulces como pudiera pensarse: aproximadamente 16,3 g de hidratos de carbono. Sin embargo, en los conos de helado no es tanto la oblea la que aumenta el valor calórico, sino ingredientes grasos como el chocolate. Por ejemplo, el Magnum Doble Caramel alcanzó 340 kcal. por unidad. Para reducir las calorías compra mini formatos.

Artículos relacionados:
  • Dejar comentarios