Dismenorrea (reglas dolorosas)

Descripción de la dismenorrea

DismenorreaLa dismenorrea significa, literalmente, “menstruaciones difíciles”. Es normal para la mayoría de las mujeres sufrir calambres abdominales ligeros durante uno o dos días, al principio de sus menstruaciones. Cerca del 10 % sienten dolores más fuertes.
Hay dos tipos de dismenorrea:

  • Dismenorrea primaria: esta afección provoca dolores menstruales que no constituyen uno de los síntomas de un problema ginecológico subyacente, sino representan el proceso normal de la menstruación. Es el tipo de dismenorrea más frecuente. Afecta a más del 50 % de las mujeres y es más grave en cerca del 15 % de los casos.
    La dismenorrea primaria suele aparecer en el curso de la adolescencia. Afortunadamente, para un gran número de mujeres, esta afección disminuye con la edad, más particularmente después del embarazo.
    La dismenorrea primaria es dolorosa y puede provocar incapacidad durante cortos períodos del tiempo, aunque no es peligrosa.
  • Dismenorrea secundaria: los dolores menstruales están unidos a un problema ginecológico. La inmensa mayoría de estos desórdenes pueden, fácilmente, ser tratados con medicinas o con ciertas intervenciones quirúrgicas. La dismenorrea secundaria suele afectar a las mujeres durante la edad adulta.

Causas de la dismenorrea

Parece que la dismenorrea la provoca concentraciones excesivas de prostaglandines, hormonas que provocan las contracciones del útero durante las menstruaciones y el parto. Los dolores se explican por las contracciones del útero que sobrevienen cuando la irrigación sanguínea de la membrana que lo recubre (endometrio) es reducida.

De modo general, los dolores aparecen durante los ciclos menstruales en el curso de los cuales un óvulo es liberado. El dolor puede agravarse a medida que el tejido del endometrio se desprende durante las menstruaciones y es expulsado por el cuello de útero, más particularmente si el canal cervical es estrecho.

Te puede interesar:  Viajar durante el embarazo: ¿se puede viajar estando embarazada?

Otros factores pueden agravar los dolores provocados por la dismenorrea primaria, como la inclinación del útero hacia atrás más que adelante, la falta de ejercicio y las tensiones psicológicas o sociales.

La dismenorrea secundaria puede emanar de un cierto número de afecciones, como las siguientes:

  • Tumores benignos que aparecen en la pared uterina o se fijan sobre esa pared.
  • Los tejidos que se encuentran en el útero (llamados endometrio) comienzan a desarrollarse dentro de sus paredes musculares.
  • Infección transmisible sexualmente (ITS).
  • Fragmentos de la pared del endometrio salen del útero y se implantan sobre otros órganos.
  • Infección que principalmente afecta a las trompas de Falopio pero también puede atacar a los ovarios, útero y cuello del útero.
  • Tumor o quiste ovárico.
  • La utilización de un dispositivo intrauterino (método de contracepción).

Síntomas de la dismenorrea y complicaciones

El principal síntoma de la dismenorrea es la presencia de dolores que aparecen en la parte baja del abdomen durante las menstruaciones y que, también, puede sentirse en las caderas, la parte baja de la espalda o los muslos. Otros síntomas pueden aparecer: náuseas, vómitos, diarreas, vértigos o malestar general.

Para la mayoría de las mujeres, el dolor generalmente comienza poco tiempo antes o durante las menstruaciones, aumenta después de las veinticuatro horas y comienza a desaparecer después de dos días. Coágulos sangrientos de tejido que proviene de la pared del útero pueden ser expulsados por el útero, lo que provoca dolor.

Los dolores de la dismenorrea pueden ser espasmódicos (calambres pélvicos pronunciados que sobrevienen al principio de la menstruación) o congestivos (dolor sordo y persistente). Los síntomas de la dismenorrea secundaria aparecen antes que los de la dismenorrea primaria durante el ciclo menstrual y, generalmente, persisten más tiempo.

Diagnóstico de la dismenorrea

Las mujeres que experimentan dolores menstruales deberían hablar de ello con su médico con el fin de establecer si hay una causa subyacente que puede provocarlos. El médico procederá a un examen ginecológico y podrá pedir análisis de sangre y orina.

Te puede interesar:  Causas y tratamiento de la caries de la primera infancia

También, podrá recomendar una ultrasonografía con el fin de disponer de una imagen de los órganos internos, o proceder a una laparoscopia con el fin de observar directamente el útero.

Tratamiento de la dismenorrea y prevención

Dismenorrea sintomasTu médico podrá prescribirte medicinas u otros remedios según la causa de la dismenorrea.
La dismenorrea primaria es tratada con la ayuda de medicinas analgésicas. Los antiinflamatorios no esteroideos (AIN) como el ibuprofeno, el naproxeno y el AAS proporcionan alivio a numerosas mujeres.

Algunos médicos podrían prescribir suplementos hormonales. Los anticonceptivos orales también pueden ayudar a reducir la gravedad de los síntomas. Las náuseas y los vómitos pueden ser tratados con la ayuda de medicinas anti nauseas (antieméticas), aunque estos síntomas generalmente retroceden sin tratamiento cuando los calambres desaparecen.

El tratamiento de la dismenorrea secundaria varía con arreglo a la causa subyacente. La cirugía puede ser practicada para retirar fibromas o ensanchar el canal cervical si éste es demasiado estrecho. Si el tratamiento es suspendido y los dolores son graves, una cirugía que seccione los nervios del útero puede ser contemplada. Esta intervención puede ser útil, pero pueden surgir complicaciones en los órganos situados en las cercanías.

Además de los tratamientos indicados más arriba, otras medidas no médicas pueden contribuir aliviando los dolores provocados por la dismenorrea:

  • Acostarse sobre la espalda colocando una almohada bajo las rodillas.
  • Colocar un cojín caliente o una bolsa de agua caliente sobre el abdomen o la parte baja de la espalda.
  • Tomar un baño caliente.
  • Masajear delicadamente el abdomen.
  • Hacer ejercicios ligeros, por ejemplo estiramientos, caminar o bicicleta (el ejercicio puede mejorar la irrigación sanguínea y reducir los dolores pélvicos).
  • Descansar y evitar las situaciones estresantes cuando las menstruaciones estén próximas.

Ciertos tratamientos alternativos, por ejemplo la hipnosis, las hierbas medicinales o la acupuntura, también pueden ser útiles. Las hierbas medicinales deben ser utilizadas con prudencia. Aunque sean “naturales” necesariamente no carecen de peligro, y pueden provocar efectos secundarios. También pueden interactuar con otras medicinas. Es importante consultar a un médico o farmacéutico antes de tomar hierbas medicinales.

Te puede interesar:  Enuresis nocturna infantil: cuando un niño se orina en la cama

Artículos relacionados:
[Total:6    Promedio:3.3/5]

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Compartir4
Twittear
+1
Pin
4 Compartir