Hernia discal

Descripción de la hernia discal

hernia discalNuestra columna vertebral está formada por huesos cilíndricos llamados vértebras. Entre las vértebras se encuentran los pequeños discos cuyo exterior está constituido por una capa espesa de cartílago y el interior, por una materia muelle y gelatinosa. Los discos tienen el papel de amortiguar los choques provocados por los movimientos de la columna vertebral, facilitando la flexión de esta última.
La médula espinal está constituida por un haz de nervios alojados en el canal raquídeo, dentro de la columna vertebral. Transmite los mensajes en procedencia o con destino al cerebro vía raíces nerviosas que salen de la columna vertebral, cuyos cruces inervan diferentes partes del cuerpo. Los nervios salen de la columna vertebral tomando prestado pequeñas aperturas situadas sobre cada uno de los lados.
Si un foramen se estrecha a causa de la artritis o el bombeo del disco, la presión ejercida sobre el nervio provoca entumecimiento y dolor, incluso una debilidad muscular en los casos graves. Una hernia discal (disco herniado o roto) sobreviene cuando la materia interna del disco se hincha y proyecta la pared del cartílago hacia el exterior, donde irrita las raíces nerviosas espinales o la médula espinal pudiendo dañarlas.
Las hernias mermas de peso pueden sobrevenir en cualquier segmento de la columna vertebral pero afectan, más frecuentemente, al cuello (columna cervical) y la parte baja de la espalda (columna lumbar). Son más frecuentes entre el grupo de los treinta y cuarenta años, pero pueden producirse en todas las edades. Estudios revelaron que los adolescentes también pueden padecer de hernia discal.

Causas de la hernia discal

A medida que avanzamos en edad, los discos vertebrales se vuelven menos flexibles, lo que aumenta el riesgo de lesión. El riesgo de hernia discal puede aumentarse por traumatismos como las caídas, los esfuerzos repetidos, el hecho de levantar objetos pesados del mal modo, el exceso de peso corporal y el tabaquismo.
Cuando una hernia discal se produce, la materia interna del disco sale a través del revestimiento de cartílago exterior. Normalmente, existe un pequeño espacio entre el disco y el canal raquídeo, pero cuando un nervio espinal es comprimido por un disco herniado provoca dolor, entumecimiento y debilidad.

Síntomas de la hernia discal y complicaciones

Ciertas personas pueden tener una hernia discal sin tener síntomas. No obstante, cuando un disco herniado comprime los nervios espinales, esto generalmente provoca dolor, pérdida de sensibilidad, picazones o debilidad muscular. La fuerza de presión que la hernia discal ejerce sobre los nervios espinales determina la gravedad de los síntomas. Una tos, una risa, un estornudo, una micción o un esfuerzo de defecación aumentan la intensidad del dolor.
La inmensa mayoría de las hernias mermas de peso están situadas en la parte baja de la espalda y provocan dolor en la espalda y en las piernas. Un dolor intenso que se irradia hacia abajo, nalgas, piernas y pies es llamado ciático. Un dolor intenso debajo de la rodilla es un signo específico de una hernia discal, dado que ninguna otra afección de la espalda provoca este tipo de dolor. Un disco herniado en la parte baja de la espalda provoca debilidad de las piernas y dificultad para levantar la parte anterior del pie.
Las hernias mermas de peso sobrevienen frecuentemente en el cuello. Provocan dolor en un brazo, comenzando al nivel de la axila, desde lo alto del omóplato y descendiendo a lo largo del brazo hasta uno o dos de los dedos. El dolor puede también sentirse en la mitad superior de la espalda y puede hacer pensar, sin razón, en otras afecciones. Los músculos del brazo pueden debilitarse volviendo los movimientos de los dedos difíciles.
La presión sobre los nervios bajo la columna vertebral puede provocar una pérdida de control sobre la vejiga o los intestinos. En ambos casos se trata de una presión muy grave sobre los nervios. Si sientes estos síntomas, o pérdida de función muscular en la pierna, obtén inmediatamente curas médicas porque se trata de una urgencia médica. Cuanto antes lo trates, mejores serán tus posibilidades de recuperación.
Pasa, raramente, que una rotura merma de peso en el cuello provoca una parálisis completa.

Te puede interesar:  Hernia

Diagnóstico de la hernia discal

Tu médico te hará un examen físico y planteará cuestiones respecto a tus síntomas. También examinará tu columna vertebral y hará pruebas para evaluar tu sensibilidad, coordinación, tono muscular y reflejos. En ciertas situaciones, el médico se hallará en situación de dar un diagnóstico basándose en tus síntomas y los resultados del examen físico.
No obstante, tu médico podría pedir otros exámenes tales como una radiografía del rachis, un examen de IRM (estampería por resonancia magnética) o un examen de tomodensitometría (scan) con el fin de confirmar el diagnóstico o buscar otras causas. LA IRM es el examen más concluyente.
Sin embargo, el médico debe interpretar y utilizar prudentemente los resultados de las pruebas. En efecto, estas últimas pueden indicar algo grave o ninguna anomalía. El tratamiento debe fundarse en el conjunto de la situación y el estado general del paciente, y no únicamente sobre el resultado de un examen sea la IRM u otra técnica.

Tratamiento de la hernia discal y prevención

hernia discal sintomasEl plan de tratamiento establecido por tu médico para una hernia discal dependerá de varios factores, particularmente de la gravedad de los síntomas, tu nivel de actividad y las consecuencias sobre tu modo de vida.
El tratamiento de la hernia discal puede comprender opciones no quirúrgicas y opciones quirúrgicas. En la inmensa mayoría de los casos, el tratamiento se presenta de modo conservador con opciones no quirúrgicas que son eficaces en el 90 % de los casos. Si las opciones no quirúrgicas no son eficaces, entonces podemos contemplar una intervención quirúrgica. Ésta se contemplará antes en el caso de una persona que compruebe una agravación progresiva de los síntomas o que pierda el control de su vejiga e intestinos.
En el marco del tratamiento no quirúrgico, se recomienda a la gente seguir activas a menos que experimenten dolores intensos. Si debes guardar cama tu médico, probablemente, te aconsejará no más de uno o dos días. El hecho de quedarte en la cama más tiempo corre peligro de debilitar los músculos y agravar los síntomas. Evita las posturas que agraven los síntomas (inclinarte, levantar objetos, o quedarte en posición sentada demasiado tiempo). El uso de un colchón duro para dormir será eficaz. Si duermes sobre el lado, puedes poner una almohada bajo la cintura y otra bajo el hombro; si duermes boca arriba, una almohada colocada bajo las rodillas podría ayudar.

Te puede interesar:  Cansancio Crónico: qué es, síntomas, causas y tratamiento

Tu médico puede recomendarte tomar medicinas tales como la acetominopina o los antiinflamatorios no esteroideos (el AIN, del que el ibuprofeno forma parte) para aliviar el dolor. Si el dolor es muy intenso, tu médico puede prescribirte opiáceos (también llamados narcóticos) como la codeína o el oxycodone, miorrelajantes, u otras medicinas que alivian el dolor. Corticosteroides orales o en inyección también son prescritos cuando el dolor es intenso y persistente. En ciertos casos, la inyección de lidocaïne y corticosteroides en un músculo de la espalda, puede ofrecer un alivio temporal de los dolores espasmódicos intensos.
La aplicación de compresas frías o hielo, a razón de varias veces al día durante 20 minutos o menos, puede aliviar el dolor. La aplicación de calor podría ser beneficiosa.
Para evitar recurrencias es muy importante reducir el exceso de peso, en particular al nivel del abdomen, y hacer ejercicios cuando te sientas mejor con el fin de mejorar tu postura (fortalecimiento de los músculos abdominales y estiramiento de los músculos de la espalda).
La gran mayoría de los casos se resuelve gracias a tratamientos conservadores: permanecer activo razonablemente, hacer ejercicio, tomar analgésicos sin receta, controlar tu peso y recurrir a la aplicación de hielo o calor.
La manipulación de la columna vertebral es un tratamiento practicado por diferentes prácticos facultativos tales como los quiroprácticos y ciertos médicos. Según estudios, estas manipulaciones no se revelaron más eficaces que las medidas conservadoras y corren peligro de dañar gravemente los discos, los músculos, los nervios y los vasos sanguíneos.
Otros métodos como los ultrasonidos, la neuroestimulación eléctrica transcutanea (TENS, que utiliza corriente eléctrica para estimular los nervios) y la masoterapia pueden proporcionar un alivio calmando los espasmos musculares, siendo éstos un efecto secundario de la ofensa merma de peso. La acupuntura dio resultados mixtos. Si recurres a ella, es extremadamente importante que el práctico facultativo NO reutilice las agujas con el fin de prevenir la transmisión de infecciones.
Tu médico te recomendará posiblemente sesiones de fisioterapia o ejercicios para fortalecer los músculos de la columna vertebral y disminuir el riesgo de heridas del disco y los nervios espinales. Tu médico o fisioterapeuta te mostrarán cuáles son los ejercicios que convienen mejor en tu caso. Algunos de estos ejercicios consisten en aplastar la curvatura del cuello y de la parte baja de la espalda para reducir la presión sobre los discos y dar más espacio a los nervios espinales, o acostarse sobre la espalda y colocar las rodillas sobre el pecho. La supervisión de un fisioterapeuta sería útil si no estás seguro de poder hacerlos solo.
Modificar tu posición sentada puede también ser útil, por ejemplo poner los pies sobre una pequeña banqueta para aplastar la espalda contra la silla o ajustar la silla de modo que sea inclinada adelante. Para dormir, es muy importante tener un colchón que ofrezca un buen apoyo firme, así como almohadas apropiadas.
Los corsés lumbares no son muy útiles pero mucha gente los lleva a pesar de todo. No pueden, sin embargo, reemplazar otros cuidados.
Una operación quirúrgica será contemplada sólo si tienes un dolor intenso o tus lesiones nerviosas se agravan. La cirugía está indicada en los casos donde la ofensa del nervio o la médula espinal es tan grave que la intervención se ve necesaria para preservar o intentar restablecer ciertas funciones (puede que este género de ofensa no sea reversible). Contemplamos una cirugía, también, cuando ningún otro método logra aliviar el dolor, y la gente no puede o quiere probar un tratamiento detrás de otro.
Si no se controla la vejiga o intestinos deberás sufrir una operación quirúrgica sin tardanza. Cuando esto sea posible, el cirujano quitará el disco roto con una incisión muy pequeña bajo anestesia general. En otros casos, una operación superior se impondrá
Sesiones de tracción y una minerva pueden ser eficaces para un disco herniado del rachis cervical. Durante la tracción, una máquina dispara despacio a la columna vertebral para aflojar la presión que se ejercita arriba. Es indispensable que muestre un médico o un kinesiterapeuta cómo utilizar, sin peligro, un equipo de tracción. La terapia por tracción puede, también, practicarse en casa. Debe efectuarse según un buen método si se quiere evitar hacerse daño.
Los estudios mostraron que, en los casos de dolores de espalda sin ofensa significativa de los nervios, un tratamiento conservador durante dos años o menos era tan eficaz como la cirugía, la fisioterapia u otro tratamiento.

Te puede interesar:  Los implantes dentales: ventajas y desventajas

He aquí algunos consejos útiles para evitar una recidiva de hernia discal:

· Practicar ejercicios que refuercen los músculos del abdomen y la espalda.
· Mantener una buena postura (estar derecho, sentarse derecho, levantar los objetos sin inclinarse).
· Doblar las rodillas y las caderas manteniendo la espalda derecha cuando se levanten objetos.
· Plegar las rodillas y las caderas para levantar algo manteniendo la espalda derecha.
· Mantener el objeto que hay que transportar contra el cuerpo.
· Evitar llevar zapatos con tacones altos.
· Mantener un peso saludable con un abdomen firme.
· Evitar fumar.

Artículos relacionados:
[Total:2    Promedio:3.5/5]
  • Dejar comentarios