Hipertensión arterial: definición, síntomas, causas, tratamiento

Descripción de la hipertensión

¿Qué es la hipertensión arterial?

HipertensionLas enfermedades cardíacas son las mayores causas de defunción a escala mundial. Las personas cuya presión arterial está elevada corren un riesgo grande de muerte precoz por enfermedad cardíaca.
Las arterias transportan la sangre desde el corazón hacia todo el cuerpo.

La presión arterial es la medida de la fuerza que ejerce la sangre contra la pared interna de las arterias. La propulsión de la sangre, a través del cuerpo, exige una presión pero cuando ésta es demasiado fuerte, se dice que se tiene una presión arterial elevada o hipertensión.

Cada lectura de la medida de la presión arterial da dos cifras diferentes que se escriben 120/80. Cada golpeo del corazón envía una fuerza de presión que se propaga en la circulación de la sangre. La cifra más alta (la de la presión arterial sistólica) corresponde al  pico de la contracción cardíaca. La cifra más baja (la de la presión arterial diastólica) corresponde al descanso cardíaco.

Las cifras de la presión arterial siempre van en el mismo orden, la presión sistólica y la presión diastólica. Estas cifras son las medidas de la presión en milímetros de mercurio (mmHg), en el tensiómetro. Toda persona cuya medida de la presión sistólica sea superior a 140, y la de la presión diastólica a 90, tiene una presión arterial elevada.

La hipertensión constituye uno de los principales factores de riesgo de accidente vascular cerebral y de insuficiencia renal. Consideramos que el 20 % de los hombres y el 19 % de las mujeres de la población canadiense tienen una presión arterial elevada. Un gran número de estas personas no se da cuenta de su problema. Cerca de un tercio de las personas que padecen hipertensión arterial, no reciben un tratamiento adecuado para regular la presión arterial.

Causas de la hipertensión

La hipertensión es primaria (o esencial), cuando no tiene causas evidentes. La inmensa mayoría de los casos de hipertensión responden a los criterios de la hipertensión esencial. Cuando un problema subyacente, como una enfermedad del riñón o un desarreglo hormonal, causa hipertensión, entonces se llama hipertensión arterial secundaria. Cuando es posible corregir la causa, el nivel de presión arterial generalmente mejora y hasta puede volver a normalizarse.

Factores que predisponen a la hipertensión arterial

Entre otros factores que predisponen a la hipertensión arterial encontramos:
· La edad (la presión arterial habitualmente se eleva con la edad).
· La dieta.
· Un consumo inmoderado de alcohol.
· La falta de ejercicio físico.
· La obesidad.
· La apnea del sueño.
· El estrés.

Síntomas de la hipertensión y complicaciones

La hipertensión puede causar dolores de cabeza, problemas de la vista, aturdimientos o ahogo, pero la inmensa mayoría de las personas con hipertensión no observan ninguno de estos síntomas. Es la razón por la cual la hipertensión es apodada: “la asesina silenciosa”. La hipertensión habitualmente se descubre en el curso de un examen regular de salud cuando el médico o la enfermera toman la medida de la presión arterial.

Diagnóstico de la hipertensión

Sintomas de hipertensionSi los valores de la presión arterial se sitúan por encima de lo normal durante cinco tomas (efectuadas en el curso de diferentes consultas), tu médico te diagnosticará de presión arterial elevada.

La presión arterial tiende a estar más elevada durante el ejercicio físico (el trabajo, los períodos de estrés), mientras que está más baja durante el sueño. Todo el mundo puede tener una elevación pasajera de la presión arterial en un momento dado, por eso es importante tomar medidas.

Si presión arterial está elevada, un médico querrá verificar la presencia posible de otros factores de riesgo como colesterol elevado, diabetes, sedentarismo, obesidad, tabaquismo o antecedentes familiares de enfermedad cardíaca. Cuantos mayores son los factores de riesgo, más fuerte es la probabilidad de enfermedad cardíaca o de accidente vascular cerebral.
Un médico podría pedir exámenes complementarios como una electrocardiografía o ECG, que registra la actividad eléctrica del músculo cardíaco y muestras de sangre que le permitirán verificar si la presión arterial elevada causó daños a un órgano.

Tratamiento de la hipertension y prevención

El control de la hipertensión contiene modificaciones del modo de vida y el uso de medicinas. El tratamiento apropiado de la presión arterial elevada puede prolongar la vida de una persona varios años. La estabilización de la presión arterial, por medio de medicinas, puede disminuir el riesgo de accidente vascular cerebral y de enfermedad cardíaca.

Medicinas para bajar la presion arterial

Las medicinas empleadas para bajar la presión arterial comprenden los diuréticos (hydrochlorothiazide), los betabloqueantes (aténolol, métoprolol), los inhibidores de la ECA (ramipril, énalapril,  lisinopril), los antagonistas del calcio (nifédipine, amlodipine) los antagonistas del angiotensine II (losartan, valsartan) y los inhibidores específicos del rénine  (aliskirène).

* Jamas usar sin indicaciones del médico *

La instauración de un tratamiento medicamentoso podría ser deseable para personas que presentan otros factores de riesgo, sobre todo para las que padecen diabetes o los que ya sufrieron daños cardíacos, aunque los valores de sus medidas de tensión sean inferiores a los que “oficialmente” constituyen valores reconocidos.
En la mayoría de los casos, los objetivos de tratamiento se refieren a una presión sistólica inferior a 140 mm Hg y una presión diastólica inferior a 90 mm Hg. Para las personas con diabetes, los valores son todavía más bajos (inferiores a 130 y a 80 mm Hg).

Tu médico determinará cuáles son los valores adaptados a tu caso.

Recomendaciones para prevenir la hipertensión arterial

He aquí algunos pequeños consejos útiles para llevar una vida sana y prevenir la hipertensión y la enfermedad cardíaca:

  • Limita tu ingesta de alcohol.
  • Disminuye la cantidad de sal.
  • Come más frutas, verduras, cereales y fibras alimentarias.
  • Practica, regularmente, una actividad física (por lo menos 150 minutos a la semana que podrás repartir en varias sesiones de diez minutos como mínimo.
  • Adelgaza.
  • Deja de fumar.

Todo el mundo debería conocer los valores de su presión arterial en mm Hg y comprender la importancia de un control biológico. Los testimonios disponibles sugieren que un pequeño control de la presión arterial puede tener una gran influencia en la esperanza de vida.

[Total:2    Promedio:3/5]

Artículos relacionados:

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

0 Compartir
Compartir
Twittear
+1
Pin