Remedios caseros para la tos: seca, persistente, con flema

Remedios caseros para la tos

Remedios caseros para la tos

Remedios caseros para la tos

La tos es un síntoma muy común y no por eso menos preocupante. Todos hemos tenido alguna vez tos y hemos recurrido a los llamados remedios “caseros”.

Miel, té de hierbas, jarabes caseros… Son numerosos los remedios de la abuela contra la tos. La medicina moderna también reconoce su eficacia. Pero, estos remedios caseros sólo deben utilizarse cuando ya se conoce el origen de la tos.

La miel es un reconocido remedio casero para la tos

Nuestras abuelas usaron la miel para tratar la tos y tenían razón. Un estudio realizado por investigadores de la Universidad de Pennsylvania en 2007 demostró que la miel es el remedio más eficaz contra la tos en niños y adolescentes. El estudio se realizó en 105 niños que tenían tos. Muchos de esos niños tomaron una cucharada de miel antes de irse a la cama.

De acuerdo con los resultados, los niños que tomaron la miel tuvieron menos de tos durante la noche y pudieron descansar mejor. La dosis fue: la mitad de una cucharilla para los niños de 2 a 5 años, una cucharadita para los niños de 6 a 11 años y dos cucharadas para los mayores de esas edad o los adultos.

También, se puede añadir la miel a un té de hierbas o a leche caliente. Puedes agregar canela (1/4 de cucharadita) para mejorar los efectos de la miel.

Infusiones, jarabes y jugos contra la tos

Nuestros antepasados ​​preparaban un té de hierbas con acción antitusiva. El tomillo es el más conocido. Su acción antiséptica se debe al timol, uno de los compuestos activos de esta planta. Hay otras plantas antitusivas como el gordolobo, el hinojo, el malvavisco, la malva, el plátano, el regaliz… Se pueden encontrar en té de hierbas o jarabes.

Para preparar un té de hierbas pon a hervir 3 o 4 ramitas de tomillo en 200 ml de agua. Retira las ramas cuando el agua esté de color amarillo y añade 1 o 2 cucharadas de miel. Bébelo durante todo el día.

Te puede interesar:  Remedios caseros para la gripe: medicina natural y cómo evitarla

Marie Delmas, en su libro “té de hierbas, recetas y remedios del pasado”, nos muestra recetas a base de hierbas contra la tos:

  • Preparar una mezcla a partes iguales de borraja, amapola, regaliz, pino (brotes), tomillo, vara de oro y púrpura (20 g de cada planta) Poner a hervir tres cucharadas de la mezcla en medio litro de agua fría. Dejar reposar durante diez minutos. Filtrar. Tomar tres o cuatro tazas al día.
  • Preparar una mezcla a partes iguales de mejorana, hisopo, hiedra terrestre, verónica, cola de caballo, regaliz y flores de uña de caballo. Echar dos cucharadas de las hierbas en un litro de agua fría. Hervir durante diez minutos y filtrar. Beberlo durante todo el día.

Jarabe para la tos seca

También se pueden preparar jarabes con zanahorias. Cortaremos las zanahorias sin quitar la piel en rebanadas delgadas, lo cubriremos con azúcar y dejaremos reposar durante la noche.

Este jarabe se debe beber durante el día. Puedes hacer lo mismo con un nabo o una cebolla. También puedes rallar el rábano picante y beber su jugo.

Otra idea: pela una cebolla, pártela por la mitad y colócala en la mesilla de noche.

Cuidado con la tos persistente

Se tendrán en cuenta los remedios anteriores cuando se haya hecho un diagnóstico o la tos sea de reciente aparición y no haya otros síntomas perturbadores.

La tos puede ser una enfermedad grave. Por otro lado, la tos seca no cura de la misma manera que la tos productiva. También aquí se aplican los llamados remedios naturales.

Si la tos es productiva no se debe tomar un supresor, es decir, un fármaco para bloquear la tos. En su lugar, hay que facilitar la expulsión de secreciones bronquiales tomando medicamentos que favorezcan su flujo. Estos fármacos alteran la composición del moco, mejoran el flujo y, por lo tanto, facilitan su expectoración.

Se puede detener el reflejo de la tos con un tratamiento inadecuado. Por lo que, incluso con algunos de los llamados remedios naturales, debes pedir opinión al médico o farmacéutico.

Remedios caseros para la tos seca: qué es bueno

Remedios caseros para la tos seca

Remedios caseros para la tos seca

En otoño, con la bajada de las temperaturas, suele aparecer la tos.

La tos productiva es diferente a la tos seca (la presencia de moco se acumula en el tracto respiratorio superior). Son dos tipos de tos que se tratan de manera diferente.

Te puede interesar:  Consejos para madres primerizas

La tos seca, por lo general, requiere la humidificación de las vías respiratorias con un jarabe de la denominada medicina convencional. Pero, los métodos “caseros” de nuestras abuelas también pueden servirnos.

Cómo calmar la tos seca con miel

La miel es el primer remedio que viene a la mente ante un dolor de garganta. Su melosa textura y su dulce y suave sabor, la hace atractiva para niños y adultos. Una o dos cucharadas pueden servir para aliviar las molestias y pasar una noche más agradable. Se puede consumir pura, incorporada a la leche caliente o a un té de hierbas (añadir una pizca de canela para acentuar los beneficios).

Curar la tos seca con infusiones de plantas

También se puede tratar la tos seca con infusiones de plantas con propiedades antitusivas como el tomillo. Pon a hervir cuatro ramas de tomillo en 200 mililitros de agua. Cuando el agua se vuelva amarilla, elimina las ramas y añade dos cucharadas de miel.

Bebe la solución durante el resto del día. También puedes utilizar hinojo, regaliz y muchos otros. Hay gran número de plantas eficaces contra la tos.

Crear tus propios jarabes para la tos seca

También puedes preparar tu propio jarabe contra la tos. Corta en rodajas finas una zanahoria, un nabo o una cebolla. Cubre el conjunto con azúcar, déjalo reposar durante la noche y bébelo durante el día.

Un eficaz remedio contra la tos seca

Hierve en una cacerola una cucharada de miel con el jugo de un limón y remuévelo regularmente. Ralla jengibre en el jarabe obtenido. Este remedio será más o menos eficaz dependiendo de la cantidad de jengibre que agregues.

No se recomiendan los supresores de la tos. La mucosidad debe ser fluida y eliminarse mediante la tos.

Si los síntomas persisten, a pesar de los beneficios que nos puede aportar la naturaleza, consulta a un médico porque el problema puede ser más grave de lo que parece.

Remedios caseros para la tos con flema o productiva

La tos productiva (tos con flema o con mocos) es muy desagradable pero puede aliviarse con algunos remedios caseros como té o inhalaciones.

A continuación, algunos consejos de nuestras abuelas para aliviar la tos con flema.

Sencillos consejos para tener en cuenta

Descansar, añadir una almohada más al dormir para mantener levantada la cabeza, beber líquidos calientes, sopas, caldos e infusiones.

Te puede interesar:  Sindrome del colon irritable

Respirar en el interior de la casa aire limpio y lo suficientemente húmedo. Evitar el aire frío y el humo. Tomar baños calientes.

Los remedios caseros para la tos productiva más conocidos y probados son las inhalaciones, las infusiones, los jarabes y el jugo hecho en casa.

No te olvides de hervir 3 o 4 ramitas de tomillo en 200 ml de agua. A continuación, retira las ramas y bébelo durante todo el día.

La miel la puedes tomar sola o añadirla a un té o leche caliente.

Consumida por la noche, la miel es muy buena para calmar la tos productiva. Dale a los niños ½ cucharadita antes de acostarse si tienen entre 2 y 5 años. Una cucharadita si tienen entre 6 y 11 años y 2 cucharaditas para los mayores de esa edad y los adultos.

También se recomienda tomar un vaso de jugo de uva porque tonifica los pulmones y actúa como expectorante.

La cebolla calma la irritación y aclara la garganta. Aquí tenemos una receta:

Corta y tritura la cebolla. Una cucharada del jugo obtenido mézclala con una cucharada de miel. Deja reposar durante 5 o 6 horas. Tómalo dos veces al día durante tres días.

Exprime limón en un vaso con agua tibia y miel. Tómalo a media mañana y por la tarde.

Otros remedios caseros para la tos con flema o productiva

Remedios caseros para la tos con flema

Remedios caseros para la tos con flema

La inhalación es muy eficaz para ayudar a expectorar. Añade cinco gotas de aceite de eucalipto esencial (o niauli, ravensara, teatree) en un recipiente con agua caliente. Respira el vapor del agua durante diez minutos. Puedes aplicarte unas gotas de los aceites esenciales de estas plantas en las muñecas o frotar un poco el pecho y la espalda. Evita el contacto de la esencia con los ojos y las mucosas.

No pases por alto que otras plantas menos conocidas son, también, excelentes en infusiones o en cápsulas.

Son muy eficaces las yemas del pino, el marrubio blanco y el gordolobo.
Tan efectivos como la raíz de regaliz son el llantén, la raíz de malvavisco y el hinojo.
También, la borraja, el tomillo, la vara de oro, la púrpura, la mejorana, el hisopo, la veronica, la cola de caballo y las flores de uña de caballo.

Toma tres cucharadas de las plantas que hayas elegido y échalas en ½ litro de agua fría para hacer un té de hierbas. Hierve, dejar reposar durante 10 minutos y filtra para beber.

Seguro que alguno de estos remedios de la abuela te sirve para acabar con la tos.

Artículos relacionados:
[Total:1    Promedio:5/5]
  • Dejar comentarios