Torticolis

Descripción de la torticolis

torticolis

Torticolis

Para que el cuello pueda moverse correctamente todos los músculos, tendones y huesos del cuello deberán estar sanos y funcionar correctamente. Los músculos del cuello se contraen para producir el movimiento y están unidos a los huesos por tendones. En caso de herida o cansancio excesivo del cuello, los músculos pueden verse perjudicados de manera temporal o permanente provocando dolor y disminución de los movimientos.

La tortícolis es una afección dolorosa de los músculos cervicales. Afecta más frecuentemente a las personas entre treinta y sesenta años y lo padecen más las mujeres que los hombres. Esta afección se caracteriza por un espasmo doloroso ocasional o constante de los músculos importantes del cuello y habitualmente afecta a un lado más que al otro. Las personas que sufren un espasmo como consecuencia de una tortícolis pueden verse obligadas a inclinar la cabeza hacia adelante, hacia atrás o a los lados. Ciertas personas también comprueban que su dolor aumenta cuando se sientan, levantan o caminan.

La tortícolis afecta solamente a una persona de cada diez mil. Es extremadamente dolorosa e invalidante.

Causas de la torticolis

Desgraciadamente, la causa de la tortícolis es desconocida. Ciertas afecciones podrían ocasionar una tortícolis, como el hipertiroidismo, las infecciones del sistema nervioso, los movimientos faciales anormales como resultado de la toma de medicinas antisicóticas, ciertas medicinas utilizadas para aliviar náuseas y vómitos, y los tumores del cuello. Problemas emocionales pueden, también, contribuir a la aparición de la tortícolis y hasta agravarla.

Algunos recién nacidos desarrollan una forma congénita de tortícolis cuando los músculos cervicales se han visto afectados durante un parto difícil. Entre los niños de más de edad, un desequilibrio de los músculos oculares y ciertas deformaciones óseas o musculares del lado superior de la columna vertebral pueden causar tortícolis.

Síntomas de la torticolis y complicaciones

Los sujetos alcanzados por tortícolis habitualmente sufren espasmos musculares agudos y dolorosos a un lado del cuello. Pueden presentarse súbitamente y continuar durante poco tiempo o de manera periódica. La cabeza se verá, probablemente, obligada a inclinarse en una dirección con arreglo a los músculos alcanzados. También pueden producirse espasmos en otras zonas de la cabeza tales como los párpados, la cara, la mandíbula y las manos. Los espasmos habitualmente aparecen sin avisar y raramente durante el sueño.

Te puede interesar:  Los procedimientos dentales comunes para niños

El grado de intensidad de la tortícolis puede ser de ligero a importante y constante. Las personas jóvenes que se ven afectadas (del 10 % al 20 %), habitualmente se curan, sin tratamiento, en cinco años. En la mayoría de los pacientes la afección puede aumentar progresivamente y agravarse durante cinco años para luego estabilizarse. La tortícolis también puede persistir durante toda la vida de la persona, produciendo un dolor continuo, limitando los movimientos del cuello y acabando por provocar deformaciones de la postura.

Diagnóstico de la torticolis

Torticolis sintomasPara diagnosticar tortícolis el médico preguntará sobre traumatismos antiguos y otros problemas cervicales. Podrá escoger entre enviar a la persona a que se haga una radiografía, una tomodensitometría (TM) y una estampería por resonancia magnética (IRM) para buscar las causas específicas de los espasmos musculares cervicales. Es poco probable que la causa de los espasmos musculares sea aislada.
Entre los niños y los recién nacidos, los médicos pueden detectar lesiones de los músculos cervicales susceptibles de provocar tortícolis en el curso de un examen médico de rutina.

Tratamiento de torticolis y prevención

La tortícolis puede generalmente ser tratada con éxito cuando la causa es identificada, como en el caso de un crecimiento óseo anormal. Sin embargo, si la causa es una afección del sistema nervioso o no se conoce, el tratamiento será menos eficaz en el control de los espasmos dolorosos.

Ciertos espasmos musculares del cuello pueden ser aliviados temporalmente por la fisioterapia y los masajes. Un método de masaje que ya dio prueba de cierto nivel de eficacia consiste en ejercer una presión ligera sobre la mandíbula del lado de rotación de la cabeza.

Si la fisioterapia y el masaje no son eficaces existen unas medicinas que pueden ayudar a reducir los espasmos musculares y los movimientos involuntarios. Existen medicinas que pueden ayudar a controlar el dolor provocado por los espasmos. Suelen utilizarse algunas para bloquear impulsos nerviosos específicos y calmantes para el dolor. Los relajantes musculares también se utilizan.

Te puede interesar:  Síntomas de la ciática en el embarazo

Otros medicamentos se revelaron eficaces en la reducción del dolor y los espasmos cuando eran inyectados repetidas veces. Con ellos, la cabeza puede mantenerse en una posición más natural (menos inclinada). La mejoría que resulta de este tratamiento puede durar algunos meses.

Otra opción terapéutica implica la extirpación de los nervios sensitivos de los músculos cervicales afectados. Este tratamiento resulta, a veces, eficaz pero debe ser intentado sólo si otros tratamientos no aportaron ningún alivio.

Si los problemas emocionales contribuyen a la sobrevenida de los espasmos, el tratamiento psiquiátrico y el apoyo psicológico deberán ser contemplados.

Entre los recién nacidos alcanzados por tortícolis congénita, una fisioterapia intensiva para estirar el músculo perjudicado debería comenzarse en los primeros meses de vida. Es extremadamente importante instaurar temprano el tratamiento porque si no tiene éxito o se empieza demasiado tarde, puede ser necesario reparar los músculos cervicales del niño con un tratamiento quirúrgico.

Artículos relacionados:
[Total:3    Promedio:3/5]
  • Dejar comentarios