Trastornos emocionales en niños y adolescentes

Trastornos del estado de ánimo en niños y adolescentes

Trastornos emocionales en niños y adolescentes

Trastornos emocionales en niños y adolescentes

Trastorno bipolar, depresión y desregulación grave del estado de ánimo puede parecer en niños y adolescentes.

Los trastornos del estado de ánimo en niños y adolescentes son complejos de identificar porque los síntomas pueden tener múltiples interpretaciones (su psique está en constante cambio). Sin embargo, la detección temprana es muy importante. Para ello, se debe tener en cuenta la historia de la familia y el entorno del niño.

Trastorno bipolar en niños

En el trastorno afectivo bipolar (F31 en la Clasificación Internacional de Enfermedades – CIE 10), los episodios maníacos y / o depresivos se alternan. La enfermedad es el resultado de la predisposición genética y la manera en que se vive.

A menudo, se diagnostica tarde. El trastorno bipolar comienza en el 60% de los casos antes de los 20 años. La detección temprana permite una atención adecuada. Cuanto más joven es la persona enferma, más difícil será hacer su diagnóstico (la evaluación del episodio maníaco depresivo es difícil en los niños).

Los problemas familiares y el entorno en que vive el niño deben considerarse en el diagnóstico del trastorno bipolar. Una familia no estable puede causar poca estabilidad emocional al niño y llevarle a presentar inestabilidad o depresión de inicio temprano.

El trastorno bipolar de inicio temprano puede causar irritabilidad, aversión emocional discontinua, comportamiento de riesgo o propensión a actuar. En su forma típica, el trastorno bipolar se puede reconocer en niños a partir de los 6 o 7 años.

En niños y adolescentes, el trastorno bipolar presenta trastornos de conducta (trastorno por déficit de atención e hiperactividad) y ansiedad.

La desregulación del estado de ánimo en los niños

La desregulación grave del estado de ánimo se caracteriza por un estado de ánimo crónicamente anormal en un niño menor de 12 años. El niño presentará irritabilidad, ira o tristeza, y su gran excitabilidad estará marcada por insomnio, distracción y flujo verbal rápido.

En niños y adolescentes, la depresión puede adoptar formas específicas y enmascararse detrás de otros síntomas: trastornos del esfínter, TOC, fobia escolar, psicopatía, síntomas psicosomáticos.

Cualquier ruptura con la escolaridad, sociabilidad y ocio pueden ser signo de depresión.

La depresión infantil

La depresión infantil tiene gran impacto en la adolescencia y edad adulta. Su identificación y tratamiento a edad temprana es crucial. La aparición de un episodio depresivo durante la infancia es un factor de riesgo importante para padecer depresión en la adolescencia.

La depresión en los niños puede surgir por un evento de pérdida o duelo. El comportamiento del niño cambia: agitación intercalada con momentos de inercia, interrupción de las actividades de diversión y auto desprecio.

La depresión en los niños varía entre el 0,5 y 3% de la población de acuerdo con criterios de diagnóstico estrictos. Les ocurre más a los niños que a las niñas (39% en niños y 18% en niñas en población clínica de entre 9 y 12 años). Los síntomas depresivos son duraderos, el episodio depresivo dura un promedio de nueve meses, y el estado distímico cerca de 4 años. La tendencia a la recaída es alta: 47% durante el primer año y 70% durante el segundo.

Se observan trastornos de conducta y ansiedad. El fracaso escolar es el principal impacto de la depresión.
Terapéuticamente, la prevención es esencial. Por otra parte, el reconocimiento de la depresión tiene un papel terapéutico fuerte cuando el episodio depresivo se produce en reacción a un evento de la vida.

Las técnicas de tratamiento de la psicoterapia se basan en la edad del niño (terapia analítica, psicodrama, psicoterapia de apoyo). Ayudar a los padres es importante si el niño es pequeño. Acciones como la relajación, terapia del habla y apoyo psicomotriz pueden resultar útiles. Actualmente, la prescripción de antidepresivos en niños está reservada para formas clínicas graves resistentes al tratamiento psicoterapéutico y a cambios relacionales y ambientales.

En la adolescencia, es importante distinguir entre los sentimientos depresivos moderados y transitorios pertenecientes al normal desarrollo de la edad, y a las diferentes formas de depresión en sí.

Los síntomas depresivos en adolescentes son muy similares a los de adultos (estado de ánimo deprimido, irritabilidad, marcada disminución del interés y el placer). Varias características son dignas de mención: el rostro del adolescente no tiene casi nunca un aspecto depresivo. La irritabilidad, a menudo, reemplaza un estado de ánimo deprimido. El adolescente rara vez parece deprimido pero se aburre.

Muchos de los síntomas (agresión, anorexia o fobia a la escuela) pueden ocultar un síndrome depresivo en la adolescencia. Niñas y niños no expresan su depresión de la misma manera. Este malestar se centra en la preocupación sobre la imagen corporal bajo una forma de comportamiento agresivo.

Los numerosos cambios que se producen durante la pubertad son factores de riesgo. Entre las causas de depresión en la adolescencia destacan las vulnerabilidades neurobiológicas y familiares o las situaciones existenciales difíciles.

La aparición de la depresión es mayor en la adolescencia y varía en el 2 y 8% de la población en general, con un predominio del sexo femenino (2 muchachas, 1 muchacho). Del 28 al 44% de los adolescentes tienen depresión. Estas cantidades han seguido aumentando.

En los adolescentes, un episodio depresivo mayor dura 7 o 9 meses, y el 10% continúan deprimidos después de un año. La depresión, con diversos trastornos psiquiátricos en la adolescencia, es alta. Del 30 al 80% de los jóvenes sufren trastornos de ansiedad.

Este dato aumenta el riesgo de intentos de suicidio. La recurrencia en la edad adulta es importante. También, el riesgo de otros trastornos psiquiátricos y la disfunción social. Alrededor del 20% de los adolescentes que presentaron un episodio depresivo evolucionan hacia un trastorno bipolar.

El tratamiento de la psicoterapia independientemente de su forma (la psicoterapia a corto o largo plazo o la terapia cognitivo-conductual) es esencial en la adolescencia. Además, la depresión en la adolescencia está muy a menudo relacionada con factores familiares. Por lo tanto, es esencial involucrar a la familia, incluyendo los padres, en el cuidado del trastorno.

Puede ser necesario recurrir a tratamientos farmacológicos. La respuesta es alta (30%).

La falta de armonía en el desarrollo

Trastornos emocionales “simples”

Los trastornos emocionales aparecen antes de la exposición sistemática al aprendizaje.
Vemos perturbaciones en las aplicaciones de lectura, escritura y matemáticas pero no en la capacidad de conceptualizar. Estos trastornos están bajo la responsabilidad exclusiva del niño. A veces pueden ser el resultado de AD / HD.

El niño expresa ansiedad por su rendimiento escolar (puede aparecer fobia escolar).

El tratamiento consiste en psicoterapia.

“La falta de armonía” una forma de angustia emocional compleja

Este es un concepto objeto de controversia.

Para aclarar las diferentes situaciones clínicas agrupadas en las categorías de “otros trastornos generalizados del desarrollo (PDD) y TED no especificadas”, han sido propuestas descripciones que aún no han sido validadas (múltiples trastornos del desarrollo, falta de armonía y desarrollo de múltiples complejos).

La falta de armonía escalable

Problemas emocionales en niños

Problemas emocionales en niños

La falta de armonía evolutiva (capítulo 3 del CFTMEA) es una enfermedad mental en niños y adolescentes. No se trata de una enfermedad neurótica ni psicótica, sino de una alteración de la personalidad.

Por lo tanto, existe un trastorno generalizado del desarrollo. El desarrollo normal de otras funciones diferencia el retraso en el desarrollo global.

La falta de armonía evolutiva (trastorno o desarrollo atípico) se refiere a la maduración anormal de ciertas funciones psicológicas tanto en el campo intelectual como en el afectivo. Estos trastornos tempranos aparecen antes de los 6 años.

Los síntomas varían y pueden incluir: ansiedad, miedo, ritualismo y lenguaje estereotipado.

La falta de armonía funcional conduce a dificultades escolares y comunicación inadecuada.

Esta falta de armonía produce trastornos de lenguaje, del aparato psicomotor y de las funciones cognitivas:
– Dispraxia.
– Disgnosia.
– Disfasia, ecolalia.
– Mala orientación en el tiempo y espacio.

Disonancia cognitiva

Las estructuras del pensamiento se desarrollan tarde en comparación con la edad o de manera inarmónica. Algunas funciones cognitivas no están estructuradas y otras han seguido el curso normal de su maduración.

La falta de armonía genera cambios significativos en el funcionamiento intelectual. En algunas situaciones, el niño no presenta dificultades. En otras, falla de manera repentina e inesperada.

– En la escuela, no se sabe realmente qué caracteriza sus trastornos neuropsicológicos según el tipo de dislexia que tenga en niños mayores de 5 o 6 años.
– Tienen una dispersión de los signos clínicos y, a veces, se encuentran elementos de dispraxia, hiperactividad, inhibición, trastorno del razonamiento matemático, retraso psicomotor, dificultad de aprendizaje en el lenguaje oral y, especialmente, escrito.

No siempre es fácil diferenciar cada caso individual en las mesas psicopatológicas, pero se estudian las dificultades intelectuales y de personalidad.

Desarmonías

Los trastornos de la personalidad en los niños pueden ser confundidos con ADD / ADHD. El tratamiento, la evolución y el pronóstico varían. La desarmonía escalable es una alteración del desarrollo y organización psicológica y cognitiva del niño.

Hay de varios tipos: lado psicótico (más fácilmente identificable) o psicopatología neurótica: hay una maduración cognitiva afectiva y relacional.
Son importantes las dificultades de integración y aprendizaje durante la escolaridad.

Signos clínicos: la primera infancia

– Los problemas de conducta comienzan a los 3-4 años en educación temprana. Surge inquietud, períodos de agresión en la escuela y conducta de evitación social.

– Los trastornos emocionales son excesivos y penetrantes: trastornos distímicos, disforia, gran ansiedad, conductas de evitación, preguntas sobre el cuerpo. Se pueden encontrar representaciones fantásticas de crudeza extrema, angustia arcaica, sentimiento de inseguridad interna, falta de relación con la realidad y amenaza de romper con ella, en las características psicóticas.

– Los problemas de aprendizaje aparecen en campos lingüísticos y psicomotores.

El efecto es variable en distintos niños y en el tiempo

Estudio diagnóstico. Psiquiatría infantil.
Pruebas neuropsicológicas (análisis cualitativo, no resultado global), pruebas de personalidad,
terapia del habla y aparato psicomotor.

Tratamiento: utiliza la psicoterapia individual y / o familiar, terapia del habla y rehabilitación psicomotora y la educación (Proyecto Recepción individual).

Si es necesario, neurolépticos de baja dosis (risperidona, tercian) pueden prescribirse con el fin de disipar los temores.

Desarrollo de la desarmonía múltiple y compleja

Los criterios diagnósticos de TSLS.

1) Regulación alterada de manifestaciones y ansiedad emocional.
a) Miedos y fobias. Reacciones de ansiedad singular y poco común
ante extraños.
b) Episodios recurrentes de pánico o ansiedad.
c) Episodios de comportamientos inmaduros, primitivos y violentos.

2) Alteración de la conducta social:
a) Falta de interés social, desapego, evitación o retirada.
b) Perturbación.

3) Presencia de pensamientos anormales:
a) Irracionalidad, intrusión repentina en los procesos normales del pensamiento, ideas extrañas, repetición de palabras o neologismos sin sentido.
b) Perplejidad y confusión.
c) Ideas de sobreestimación incluyendo fantasías de omnipotencia, preocupaciones
paranoides y personajes imaginarios.

Recomendamos leer este excelente libro sobre como aumentar la inteligencia de tu hijo:

Si tienes un hijo entre los 0 y los 6 años, entonces está en un período muy importante para el desarrollo de su inteligencia.

Aumentar la inteligencia de tu hijo

[Total:5    Promedio:3.4/5]

Artículos relacionados:

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

589 Compartir
Compartir589
Twittear
+1
Pin