Varices en las piernas: síntomas, causas, consecuencias, tratamiento

Descripción de las varices

¿Qué son las várices?

Varices en las piernas

Las varices son venas visibles que forman una protuberancia y aparecen bajo la piel. El término variz viene de la palabra latina varix, que significa “retorcido”. Las varices pueden aparecer reagrupadas y parecerse un poco a una “telaraña”, o estar constituidas por venas gruesas que se deberán observar. Aparecen la mayoría de las veces sobre las piernas, más particularmente en la pantorrilla, y están formadas por venas ensanchadas o retorcidas en las cuales la sangre circula más despacio.

¿A que edad salen las varices?

Entre y el diez y el veinte por ciento de la población presentan una u otra forma de varices. Aparecen entre los treinta y setenta años. Generalmente se agravan de modo progresivo, con la edad.

Las varices las padecen más a menudo las mujeres que los hombres. Consideramos que el cincuenta por cien de las personas con varices, tienen antecedentes familiares de varices.

Causas de las varices

¿Por qué salen las varices en las piernas?

Los médicos no conocen la causa exacta de las varices que aparecen por la naturaleza compleja de las venas y del sistema circulatorio del organismo.
En cambio, sí está bien claro que las válvulas que empujan la sangre en las venas varicosas dejan de funcionar correctamente, provocando la acumulación de sangre en las venas. Las venas se dilatan a continuación y la sangre comienza a fluir en sentido opuesto. Datos indican que las venas varicosas pueden ser unas venas débiles y que podría ser hereditario. Este fenómeno explicaría por qué las varices presentan un componente familiar.

¿Qué factores favorecen la aparición de las varices?

Otros factores pueden ponerlas de manifiesto o empeorarlas.

· El embarazo.
· El estar de pie durante largos períodos del tiempo.
· Las conddiciones físicas del cuerpo.
· La edad, las varices son más frecuentes según se avanza en edad.
· Son más frecuentes en las mujeres.
En casos raros, pueden representar problemas más graves de salud, por ejemplo tumores en la región pelviana.

Síntomas y complicaciones

La presencia de un gran número de varices visibles no provocará muchos dolores. Venas abultadas pueden tomar la forma de una telaraña que recubre la mayor parte de la pierna sin que esto sea doloroso. Puede, en cambio, haber una sola vena varicosa que cree una incomodidad importante.

Signos y síntomas de las várices

Las quejas más corrientes son dolores persistentes, aparición de calambres por la noche y una sensación de inflamación de las venas. Estos síntomas se agravan antes de las menstruaciones o después de un período largo en posición de pie.

La mayoría de la gente que presenta varices no sufre complicaciones. Es posible que algunas ulceraciones sobrevengan cerca de las venas afectadas o que las venas sufran una hemorragia interna, más particularmente las personas de edad cuya piel es muy delgada. También puede aparecer eczema y decoloración de la piel en las inmediaciones de las venas varicosas.

Los signos y síntomas de las várices son:

  • Venas grandes en las piernas, las cuales se pueden ver bajo la superficie de la piel.
  • Leve hinchazón de los tobillos y los pies.
  • Dolor o pesadez en las piernas.
  • Punzadas o calambres en las piernas.
  • Picazón en las piernas, especialmente en la parte inferior y en los tobillos. Puede que a veces este síntoma se diagnostique incorrectamente como sequedad de la piel.
  • Cambio del color de la zona en la que se encuentra la várice.

Diagnóstico

Las varices son generalmente diagnosticadas por la persona que las padece porque puede verlas o sentir el modo en el que sobresalen bajo la piel. Sin embargo, pueden ser diagnosticadas correctamente sólo por el médico que puede palpar las venas de la pierna en posición de pie. Si las varices son muy visibles, probablemente aparecieron hace tiempo.

Un hinchazón de los tobillos también puede indicar que otras venas situadas más en profundidad en la pierna, no funcionan correctamente. El médico puede pedir ciertos exámenes, particularmente un ultrasonographie Doppler o radiografías, con el fin de determinar si las venas profundas de la pierna funcionan como deberían o si hay un coágulo.

Tipos de varices

Las varices se clasifican en cuatro grados o tipos:

Varices Grado I o varículas

En esta etapa, se ven en algunas zonas y a través de la piel, las venas finas de color como el de la violeta. En ocasiones pueden tener una forma estrellada, y se les denominan arañas vasculares. Por lo general, sólo suelen ser un problema de tipo estético, sin embargo, en determinadas ocasiones, pueden producir sensación de pesadez y cansancio en las piernas.

Varices Grado II

En esta etapa, las venas se van haciendo más visibles, y empiezan a notarse los primeros síntomas de:

Pesadez y cansancio en las piernas, dolor, calambres, hormigueos, sensación de calor o picores además de escozores.

Varices Grado III

En esta etapa, las venas suelen estar más dilatadas y tortuosas (que tiene recodos, curvas y ondulaciones irregulares y en distintos sentidos). Los síntomas van aumentando de manera progresiva, y aparece una hinchazón, edemas y cambios de coloración en la piel.

Varices Grado IV

En esta última etapa, aparecen zonas eczematosas y úlceras. Las úlceras suelen ser difíciles de tratar y pueden infectarse con mucha facilidad.

Tratamiento y prevención

tratamiento varicesLas varices no pueden ser curadas pero sí pueden tratarse con éxito. El tratamiento principalmente pretende aliviar el dolor y reducir las complicaciones. Las personas cuyas venas forman telarañas evidentes también pueden usar un tratamiento cosmético. Las medias de ligera compresión pueden eliminar completamente los dolores provocados por las pequeñas venas, ligeramente varicosas. Los pacientes que presentan varices avanzadas también pueden llevar un elástico más espeso que suba hasta la rodilla o el muslo.

Tratamiento para varices: escleroterapia

La escleroterapia es una intervención que consiste en inyectar una solución salina o una solución química concentrada en las venas varicosas. La solución sclérosante (durcissante) provoca el cierre o el hundimiento de la vena que se transforma en tejido cicatrizal. La sangre no circula más por las venas. Este método de tratamiento es eficaz sólo para las venas más pequeñas y varicosas.

Es posible inyectar simultáneamente a varias venas. Un cierto número de sesiones de inyección son generalmente necesarios para cerrar eficazmente las venas. Se necesitarán algunas semanas para permitir la cicatrización después de cada inyección.

La escleroterapia es realizado por un dermatólogo o un especialista y provoca sólo una incomodidad ligera.
Las reacciones alérgicas a la escleroterapia son raras. Una escarificación puede sobrevenir y provocar la aparición de una mancha morena sobre la piel que, en general, desaparece pero que puede, en ciertos casos, ser permanente. Ciertas varices superficiales pueden ser tratadas con laser.

Tratamiento para varices: microescleroterapia

Una nueva técnica llamada microescleroterapia constituye otro modo de eliminar las varices. Utilizamos soluciones y mejorados métodos de inyección. Ninguna anestesia es requerida para efectuar una escleroterapia o una microescleroterapia.

Tratamiento para varices: cirugía

Las varices pueden también ser tratadas por cirugía. El médico puede aconsejarte una cirugía cuando:
· Tus varices son muy visibles.
· Observas una modificación de tu piel.
· Duelen mucho tus venas y constantemente están hinchadas (flebitis recurrente o tromboflebitis).
El médico que recomienda una cirugía extensa, podría practicar un “arranque” de las venas más profundas de la pierna y extraer el número más grande y posible de venas varicosas, tumefactas y torcidas. Algunas varices aisladas podrán continuar siendo molestas después de la cirugía, pero pueden generalmente ser tratadas con la ayuda de inyecciones.

Opciones quirúrgicas para las varices

Entre las opciones quirúrgicas posibles, podemos mencionar:

· La cirugía al laser: funciona utilizando una luz láser sobre la vena para disminuirla, con éxito en las formas más ligeras de esta afección.
· Los procedimientos efectuados con la ayuda de un catéter: generalmente se utiliza calor para la vena, lo que fuerza a que la sangre cambie de trayecto y vaya hacia otras venas sanas del cuerpo.
· La flebectomía en ambulatorio: este procedimiento permite eliminar pequeñas venas efectuando pequeños hoyos en la piel por los cuales se quitan.

¿Cómo prevenir la aparición de varices?

He aquí ciertas medidas que pueden contribuir a que prevengas la aparición de varices:

  • Haz ejercicio, la marcha es un buena manera de aumentar la circulación de la sangre en las piernas.
  • Adelgaza, el hecho de perder algunos kilos de más, reduce la presión inútil impuesta a las venas de las piernas.
  • Lleva medias de compresión.
  • Evita tacones altos, los zapatos bajos hacen trabajar más los músculos de la pantorrilla siendo preferible para las venas.
  • Eleva las piernas, es aconsejable hacer tres o cuatro pausas de diez a quince minutos y elevar las piernas por encima del nivel del corazón (acostándose y colocando las piernas sobre tres o cuatro almohadas).
  • Evita estar mucho tiempo sentado o levantado, es preferible cambiar frecuentemente de posición con el fin de favorecer la circulación del sangre.
[Total:11    Promedio:3.3/5]

Artículos relacionados:
Loading...

Add Comment

6 Compartir
Compartir6
Twittear
+1
Pin