Falta de concentración en niños: juegos, actividades y ejercicios

La concentración en los niños

Falta de concentracion en niños

Falta de concentracion en niños

Tu hijo debe aprender a concentrarse en la escuela. No es fácil para él sentarse tantas horas detrás de un escritorio. Te ofrecemos asesoramiento para ayudar a que tu hijo se concentre.

Desde muy temprana edad, tu hijo debe aprender a concentrarse para dibujar una imagen, preparar un juego, hacer la tarea en la escuela… La concentración se adquiere a una edad relativamente temprana, y esto permite mantener la atención y la calma.

Falta de concentración en los niños

En primer lugar, es necesario diferenciar la atención de la concentración. Por ejemplo, se puede fijar la atención unos minutos. La concentración se requiere en una tarea específica. La atención, por su parte, puede ser involuntaria. Un niño que carezca de concentración no podrá enfocarse más de unos minutos en un tema específico. Se distraerá muy fácilmente con cualquier cosa y perderá el tiempo.

Problemas de concentración escolar

Un niño tiene problemas de concentración, principalmente, en el momento de su tarea. La concentración en clase puede traer buenas notas a casa. Los niños tienen un enfoque de atención más rápido o más lento, dependiendo de cada estudiante. La concentración va de la mano con la reflexión y la comprensión.
Durante sus estudios, el niño puede tener dificultad para concentrarse si no entiende lo que se le pide.

Cómo mejorar la concentración en los niños

A algunos niños les cuesta concentrarse aunque no sean hiperactivos. ¿Cómo ayudarles a canalizar su energía? Con algunas explicaciones, consejos y reglas tratarás de captar la atención de tu hijo. Conoce algunos consejos para aplicarlos en estos temas.

Juegos de concentración para niños

“El simple acto de jugar puede ser un ejercicio de concentración para un niño. Hay que proponerle juegos que les ayuden a desarrollar sus habilidades”. Consejos de Catalina WATINE, jefe de una ludoteca.
Los juguetes permiten al niño desarrollar su imaginación y concentración. Puedes ayudar en la elección de los juguetes siguiendo algunas reglas básicas. También, debes tener en cuenta la evolución de tu hijo y sus propios intereses.

Actividades de concentración para niños de cero a tres años de edad

A esta edad, el niño desarrolla sus sentidos y la lógica. Están, por tanto, interesados en los juguetes que producen ruido y movimiento.
A esta edad, el niño aprende a controlar sus sentidos (oído, tacto, vista, olfato, gusto) y la capacidad de observación.
Es durante este período de tiempo cuando descubre la lógica de su entorno.
Sabiendo lo que más le gusta, aumentarás su capacidad para que se concentre en sus juguetes favoritos.

¿Qué se le puede ofrecer
Desarrollar sus sentidos.
– Sonajeros sonoros de colores con diferentes texturas.
– Juguetes de madera, un material cálido que tiene peso y que hace ruido cuando cae.
– Desarrollar su lógica: los juegos de apilar, encajar, juguetes de bolas…

Lo que debes evitar y por qué
– No le pidas demasiado a tu hijo ya que podría cansarse.
– Si te ríes de sus fracasos le podrías desalentar.

Ejercicios para la concentración en niños de tres a seis años: déjale jugar solo

Tu niño descubre la vida social, trata de imitarte y continúa desarrollando sus habilidades. Le apasiona todo lo que le permite hacer, y pasa largos períodos con juegos de construcción.
Durante este periodo, la imaginación de tu hijo crece enormemente. Sus movimientos son más precisos. A partir de los cinco años de edad puede empezar a querer jugar con los demás.

Juegos de construcción y de mesa son buenas maneras de desarrollar su capacidad de atención. Le gustará jugar solo en el garaje o en su cuarto. Estos son momentos importantes en los que imita la vida adulta y establece sus propios conflictos.

¿Qué se le puede ofrecer?:
Para desarrollar su imaginación:
– Castillos, fuertes, barcos piratas, muñecas, garajes…
Para desarrollar la agilidad y la lógica:
– Juegos de construcción
Para desarrollar su sociabilidad:
– Juegos de mesa.

Lo que debes evitar y por qué
– La pausa en pleno juego ya que reduce su concentración.
– La insistencia. Él tiene derecho a parar, de lo contrario el juego no será un placer para él.
– Guardar los juegos en un armario cerrado. Debemos dejarlos a su alcance para que vaya espontáneamente a por ellos.

Ejercicios de concentración para niños de seis a doce años: ayudar a desarrollar su lógica

A esta edad la lógica se desarrolla. Tu hijo puede sentirse atraído por juegos sofisticados de construcción y juegos inventados.
A esta edad los niños tienen gran necesidad de sociabilidad.
Pueden compartir y enfocar el final de un juego largo.
Los juegos de construcción y los que desarrollan la imaginación serán siempre bienvenidos.

¿Qué se le puede ofrecer?
Para desarrollar la concentración:
– Juegos de mesa que requieran táctica y estrategia (por ejemplo: “Gygamic”, “Abulón”, “Monopoly”, “Cluedo”).
– Juegos de cartas.
Para desarrollar su habilidad e imaginación
– Juegos de construcción (Ejemplo: “Lego”)

Lo que debes evitar y por qué
– No terminar un juego, ya que significaría que no tienes interés y la concentración de tu hijo no habría servido para nada. Será un mal ejemplo para su tenacidad.
– Evita los videojuegos porque le absorberán demasiado tiempo.

Técnicas de concentración para niños: ayudar a concentrarse jugando

La concentración deberás enfocarla de forma divertida.
Cada acto de la vida diaria requiere un esfuerzo de atención: escuchar, leer, hablar, andar en bicicleta, jugar… Pero, la buena voluntad y el entusiasmo no siempre son suficientes. Algunos ejercicios pueden ayudar a tu niño a concentrarse mejor. De hecho, siguen la lógica del desarrollo del niño. Primero, debe aprender a conocer su significado. A continuación, mantener la calma y centrar la atención.

Ejercicios para mejorar la concentración en los niños

Aprender a conocer su cuerpo

Este es un paso esencial que le permitirá un mejor control de sus sentidos (vista, oído, tacto…). Por ejemplo, la adquisición de conocimientos a través del uso intensivo de la visión (lectura, escritura, dibujo), por lo que será importante que tu hijo sepa cómo usar sus ojos.

He aquí algunos juegos que le ayudarán a descubrir su cuerpo y habilidades:

“Me importan mis ojos”

Déjale dibujar una horizontal y un círculo en otra dirección durante cinco o seis veces. También, puedes pedirle que cierre los ojos contrayendo fuertemente los párpados durante siete u ocho segundos. Luego, pedirle que los abra al máximo dos o tres veces.

“El Juego del silencio”

Asegúrate de que cierra los ojos y escucha el sonido ambiente. Luego, pídele que te describa lo que ha percibido. El tiempo dedicado a este ejercicio varía de uno a diez minutos dependiendo de la edad.

“El toque de los ciegos”

Se trata de reconocer objetos con los ojos vendados. Después, pedirle que te los describa al quitarle la venda de los ojos.

Para aprender a mantener la calma y centrar la atención
Tu hijo es ahora capaz de utilizar sus sentidos. También es muy capaz de movilizarlos para acciones específicas. Es la oportunidad de proponer ejercicios adecuados a esta etapa de desarrollo.

Ejercicios concentración niños:

“Un mundo de color”

Juegos de concentracion para niños

Nombra un color y dile a tu hijo que anote o nombre todos los objetos de ese color. Propónselo durante un paseo. A continuación, pídele que escriba o dibuje los objetos. Le obligará a fijar su atención.

“Qué es ese ruido”

Escuchar sonidos y pedirle a tu hijo que los reconozca. Podéis grabarlos.

“Asociaciones de ideas”

Elige una palabra y pídele a tu hijo que enumere o escriba cualquier cosa que la palabra le sugiera (por ejemplo, las comidas en casa + = + sala de estar + cama + techo + calor, etc.). Este ejercicio le enseña a centrarse en un concepto y descubrir el poder de la imaginación.

Si no aprecias ningún progreso, quizás sea porque esta modalidad de aprendizaje no le conviene a tu hijo, cada niño tiene su forma de trabajar. Sin embargo, si notas que fija mejor su atención, ofrécele juegos que requieran esfuerzo de concentración.

Juego de concentración para niños:

“La escritura al revés”

Escribe una palabra y pídele a tu hijo que escriba hacia atrás (por ejemplo, adulto = otluda). Para los niños que no saben leer, sugiere una historia representada por cuatro dibujos y pídeles que los coloquen en el orden lógico del desarrollo de la historia.

“El juego de las errores”

Este es un clásico que sigue siendo eficaz. Se trata de mostrar dos dibujos casi idénticos y en uno de ellos eliminar, añadir o transformar elementos. Tu niño deberá encontrar los cambios.

“Ladrón”

Muéstrale a tu hijo un conjunto de objetos. Debemos dejarle un tiempo para observarlos. Después deberá nombrarlos. Su capacidad para recordar el número de objetos presentados irá aumentando.
Problemas de concentración en niños: crear un clima favorable para la concentración de tu hijo

Seguramente, tienes problemas para fijar la atención cuando tu vida no está en orden. A los niños les sucede lo mismo. Ellos necesitan sentirse seguros para hacer un buen uso de sus facultades intelectuales.
El niño aprende muchas cosas de la vida. Mira e imita las actitudes de los adultos y los niños que tiene a su alrededor. Esto implica que es necesario predicar con el ejemplo pero, también, se le puede ayudar a través de acciones cotidianas.

Aquí hay algunas reglas básicas que pueden ayudar en la concentración de tu hijo.

Enséñele a ponerse una meta
Esto es muy importante porque si tu hijo sabe por qué actúa, estará más motivado y no tendrá ninguna dificultad en hacer los esfuerzos necesarios para fijar su atención.
Ejemplo: Ordenar su habitación para recibir a sus amigos.

Enséñele a completar las metas
Haz que clasifique sus objetos. Se dará cuenta que todo debe estar en su lugar. Será bueno para el orden de su habitación. También podrá aplicarlo con sus compañeros de clase, la familia, la sociedad en general.

Enséñele a terminar lo que empezó
Esto es esencial para aprender a mantener la atención. No cedas a la tentación de ayudarle. Es necesario que entienda que el esfuerzo sólo puede venir de él.
Ejemplo: si comienza a vestirse solo, que termine solo.

Enséñele cómo organizar el tiempo
Si llega tarde o hace diez cosas al mismo tiempo, nunca aprenderá a poner la atención en una. Es necesario para el desarrollo de su personalidad.

Pídele que haga una actividad extraescolar

Es una buena manera de que se desahogue. Elige algo que le interese y que corresponda con su sensibilidad. Pero, ten cuidado, no sugieras demasiadas actividades a la vez ya que podría rechazarlas.
Ejemplo: artes marciales (judo, karate), música, computación…

Enséñele a pensar antes de actuar

Consigue que se acostumbre a entender las consecuencias de sus acciones, la elección de sus palabras. La idea es desarrollar un tipo de concentración automática antes de cada acción. Esto le servirá en la escuela y en sus relaciones con los demás.
Ejemplo: Antes de salir de casa se asegurará de llevar todas sus cosas.

Siempre mantén tus promesas.
Es mejor que no prometas si no estás seguro de que vayas a cumplirlo. El que te retractes puede ser inquietante para tu hijo. Las promesas son una proyección hacia el futuro y los adultos deben cumplirlas. Ejemplo: mañana vamos a ir al zoológico.

Niños movidos con problemas de concentración

¿Tu hijo no para quieto? Hay algunos trucos para conseguirlo.

No se puede concentrar: ¿es hiperactivo?

Un niño es capaz de estar atento unos diez minutos ante una explicación (por ejemplo, una regla gramatical) y veinte minutos para una aplicación (es decir, hacer ejercicios relacionados a esta regla). A partir de ahí, si tu hijo está en movimiento significará que está saludable. Los niños propensos a la hiperactividad tienen síntomas específicos que pueden identificarlos. Antes de hablar de niños “hiperactivos” ten en cuenta que hay dos formas de inestabilidad.

La inestabilidad motor

Eso quiere decir que tu hijo no para quieto, que lo toca todo, que es temerario… De uno a cinco años, el niño necesita esta hiperactividad motora, lo contrario podría, incluso, ser preocupante. Al hacerlo, pone a prueba sus habilidades, descubre los elementos.

Si es incapaz de estar sentado más de un cuarto de hora, probablemente sea nervioso. Pero, no te alarmes, puede ser pasajero.

Inestabilidad Intelectual
Se distrae, se mueve, no se concentra… Este tipo de inestabilidad aparece en la edad escolar entre seis y doce años. Esta actitud, a menudo, la sufren los niños que entienden más rápido y luego pierden el interés rápidamente. Sin embargo, si continúa la falta de atención en tu hijo, será bueno visitar un especialista. Psicólogos y psiquiatras han identificado los síntomas de lo que ellos llaman síndrome de hiperactividad:
+ El niño tiene dificultad para organizar su trabajo, y da la impresión de no haber escuchado las instrucciones.
+ Comete errores, gran cantidad de errores por descuido y de forma impulsiva.
+ A menudo da las respuestas en voz alta.
+ Tiene dificultad para entrar en los grupos.
+ No juega con los niños de su edad.
+ Tiene muy pocos amigos.
+ Tiene problemas para encontrar las palabras.

Niño agitado: terapia de concentración para canalizar su energía

Hay varios trucos para tratar de llamar su atención, para enseñarle a manejar su energía limitando las distracciones.

Proporcionarle un lugar para hacer su tarea

Proporcionarle un lugar donde hacer sus tareas limitará sus distracciones. Instalarse en ese lugar, para él, será como estar en su oficina.

Comenzar la sesión de trabajo haciendo lo que menos le gusta

Conseguirás que, a partir de entonces, esté más dispuesto a hacer lo que le motiva.

Explicarle lo interesante de su acción

¿Por qué las matemáticas? ¿Por qué leer un libro? Se sentirá más motivado y dispuesto a fijar su atención si se lo explicas.

Oferta de “sprints de concentración”

En lugar de decirle “trabaja veinte minutos,” dile, “atento a lo que haces durante dos minutos”. Después de este breve periodo de tiempo se detendrá, un momento, para respirar y seguirá. La duración del sprint se incrementará gradualmente.

Oferta de ejercicios de concentración al aire libre, fuera del trabajo escolar

Hacer bricolaje, jardinería, ir a un concierto o teatro… Estas actividades le mostrarán los beneficios de la concentración.

[Total:31    Promedio:3.1/5]

Artículos relacionados:

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

435 Compartir
Compartir420
Twittear
+113
Pin2