El divorcio y sus consecuencias en los hijos: pequeños, adolescentes

El divorcio y sus consecuencias en los hijos

El divorcio y sus consecuencias en los hijos

El divorcio y sus consecuencias en los hijos

¿La separación y el divorcio realmente afectan a nuestros hijos? Existen muchos estudios sobre este tema, algunos no llegan a conclusiones claras  y son contradictorios. En el presente artículo conocerás cuales son las implicancias del divorcio y sus consecuencias en los hijos.

Aspectos más relevantes del divorcio y sus consecuencias en los hijos

Diferentes reacciones según la edad

Las reacciones de los niños al divorcio son diferentes según la edad. En el caso de los niños menores de cinco años, que no comprenden completamente los datos involucrados en un divorcio, creen que sus padres están tratando de hacerles daño. También pueden experimentar regresión en el lenguaje, en la autonomía, acompañados de trastornos alimentarios y del sueño. En niños menores de diez años, temen el abandono, pueden presentar problemas de socialización y adaptación.

Los adolescentes con padres divorciados pueden desarrollar problemas sexuales y ser más propensos a usar drogas. El 39% de las niñas de padres divorciados son más propensas al consumo de drogas en comparación con el 50% de los niños.

La degradación financiera de uno de los progenitores

La degradación financiera de la madre (o de la persona que tiene la custodia) afecta el bienestar del niño. Parecería, por el contrario, que la separación favorecería al padre (a menudo es el que ve al niño solo los fines de semana). La ausencia de uno de los padres después de la separación afecta en gran medida a su desarrollo. La crianza en solitario de los padres también crea dificultades para que se adapten y, al mismo tiempo, pueden conducir a varios problemas de comportamiento en los hijos.

Agresión entre padres

Podemos decir que la agresividad entre los padres es lo que más influye en el comportamiento del niño. Un niño cuyos padres mantienen un conflicto constante en la relación, es más propenso a involucrarse en conductas violentas, a huir y participar en conductas suicidas. Esto no suele suceder cuando una pareja decide terminar su relación amorosa en armonía (demanda de divorcio voluntario con convenio). Está claro que las consecuencias negativas para los hijos serán menores, si se evitan las disputas y agresiones, sobre todo cuando ambos progenitores deciden vivir en el mismo hogar. Por lo tanto, uno pensaría que el divorcio en estos casos de agresión podría mejorar el bienestar de los niños. Desafortunadamente, solo el 5% de los padres afirmó proteger a sus hijos de las disputas, mientras que otros los usaron como testigos o participantes para recolectar evidencia, espiar, transmitir amenazas o insultos a los niños.

La mudanza

El cambio de residencia, que cambia el entorno de vida del niño (proximidad a amigos, cambio de compañeros, escuela …) también influiría en su bienestar. Sin embargo, con el tiempo, eventualmente se adaptará a su nueva situación si los conflictos disminuyen.

Un divorcio o separación que se lleva a cabo a través de un juez es mucho más dañino para el niño que una separación amistosa.

Un divorcio o separación afectará menos a los niños:

  • Si los padres desarrollan una armonía en su relación o al menos promueven discusiones que tienen lugar fuera de la presencia del niño.
  • Si cuidan el bienestar de sus hijos al tomar decisiones que los favorezcan (lugar de mudanza, acuerdo con o sin cónyuge, asistencia financiera para los demás …).
  • Si se crea a una red de apoyo para ayudarles en momentos de estrés, angustia o incluso depresión (amigos, hermanos, maestros, abuelos, terapeutas …).
[Total:2    Promedio:5/5]

Artículos relacionados:
Loading...

Add Comment

1 Compartir
Compartir1
Twittear
+1
Pin