Oops! It appears that you have disabled your Javascript. In order for you to see this page as it is meant to appear, we ask that you please re-enable your Javascript!

Cómo enseñar a comer a un bebé

¿Cómo aprende el bebé a comer solo?

La etapa de aprendizaje en nuestros pequeños es indispensable para su autonomía.

Antes de empezar, para ayudar al máximo, puedes leer libros sobre el tema y, sobre todo, seguir tu instinto para atender de la mejor manera las necesidades de tu hijo.
Vamos a dar respuesta a las preguntas más habituales.

¿Cuál es el mejor momento para enseñarle a comer por sí solo?

Entre los 12 y 15 meses, dependiendo de los cambios en las habilidades motoras, el niño puede ser capaz de comer con su cuchara llevando a su boca los alimentos. Su deseo de hacerlo por sí mismo puede convertirse en una lucha entre él y tú. Cuando esto suceda ya puede comenzar a aprender a comer solo.

¿Dónde empezar?

Cómo enseñar a comer a un bebe

Cómo enseñar a comer a un bebe

Un niño de 15 meses es capaz de comer unas cucharadas, esto le permitirá desarrollar sus habilidades en este ejercicio. Obviamente, tirará algo de su puré o compota sobre la mesa pero, francamente, es así como realmente aprende. Al principio, tendrá dificultades para mantener la cuchara derecha y vaciarla completamente en la boca.

Se le debe poner un babero tanque y echar su  comida o postre en un recipiente fácil de vaciar. Sobre todo, debes animarle.

¿Cómo lidiar con su falta de destreza?

Anímale y no le apresures. Puede parecer un consejo trivial pero es muy importante. Debe tomarse el tiempo necesario para entender el significado de la cuchara: cómo sostenerla y mantenerla llena.

La paciencia es un concepto de suma importancia para él y para ti.

¿Debería dejarle comer con los dedos?

Nuestra cultura insiste en que hay que comer con cubiertos y sólo con cubiertos.

Sí, pero otras culturas aplican lo contrario y no por ello son menos civilizados. Y, sobre todo, a los niños les encanta comer con los dedos.
Puedes dejarle descubrir las texturas (y de ahí el sabor) con los dedos, un poco en el modelo del método Montessori. Es también un paso necesario para su aprendizaje.

Además, un estudio llevado a cabo en Inglaterra por la Universidad de Nottingham publicó que los niños que comen con sus dedos son, unos años más tarde, menos propensos a la obesidad porque el conocimiento y conciencia de las texturas y gustos les permiten descubrir el olfato, tacto y placer.

Te puede interesar:  Cómo estimular a un niño para que aprenda a hablar

Utilizar lo “material” para una mejor ayuda

El babero con tanque es adecuado para recoger la comida que al niño se le cae.
Es posible encontrarlo en tiendas para cuidados del bebé.

También hay manteles individuales de silicona con tanque. Tienen un sistema de succión y eso evitará que tu querubín decore la cocina.

En la mesa, ¿cómo aprende el bebé a alimentarse por sí mismo?

En general, a los 12 meses los bebés empiezan a querer comer solos. Aunque durante un tiempo van a salpicar el contenido de sus platos, es mejor no oponerse a su deseo de crecer.

1-3 años, el bebé aprende a sostener su cuchara

A partir de los 10 meses, el bebé coge la cuchara y juega con ella tocando su plato. Empieza a querer comer solo. Puedes darle pequeños trozos de queso y fruta para que se lleve a la boca. Toma la cuchara al revés y la llena aplastando su plato, de ahí el interés de colocarle un recipiente no muy amplio, más profundo, con buena base y lleno. Además, los movimientos de un niño son apresurados. Llevarse la cuchara a la boca y abrirla, son dos gestos muy diferentes cuya coordinación es complicada para un niño pequeño. Así, a menudo, se topa con una boca cerrada y su contenido se extiende por los labios. Pero, cuanto más se le deje libre, más rápido va a aprender a comer correctamente. Protege su ropa con un buen delantal, colócale un babero y dobla sus mangas por encima del codo. Utiliza dos cucharas, una para ti y otra para él. Mientras multiplica sus intentos, sigue dándole de comer.

A los 18 meses su gesto es preciso

Alrededor de los 16 meses, tu bebé consigue llegar con la cuchara a su boca. El problema es que está casi vacía porque se ha volcado por el camino. Evita los guisantes porque oscilan en la cuchara. Puede ser que estos esfuerzos repetidos le cansen. El crecimiento de un niño nunca es lineal. Tardará más tiempo en comer pero tu pequeño se sentirá orgulloso.

A los 2 años, el niño puede comer solo

En seis meses, tu hijo ha refinado su técnica lo suficiente como para ser, prácticamente, autónomo. De hecho, a los 2 años sabe comer solo pero quiere estar acompañado. Este es el momento de instalarle en la mesa y tomar la comida en familia si los horarios lo permiten. Algunos padres deciden ayudarle hasta los 3 años. Pero, si tu hijo se retrasa en coger la cuchara habla con el médico.

Cómo enseñarle a comer por sí solo

Tu bebé coge en su mano la cuchara y avanza hacia el camino de la independencia.
Es una nueva etapa: toma la cuchara en sus manos y avanza, poco a poco, hacia el camino de la independencia. Estos son algunos consejos para ayudarle a comer solo.

Te puede interesar:  Lista de cosas que necesita un bebé recién nacido

Tu bebé toma su cuchara

Tu bebé celebra coger la cuchara en una mano y llevarla a su boca. Pero, muy a menudo, puede suceder que llegue casi vacía. Aun así, no debes detenerle en su aprendizaje. Que viva sus propias experiencias con la cuchara. Esto permitirá que mientras aprende a comer, tome un mejor control de sus acciones.

Muéstrale un ejemplo

Tu bebé te mira e imita. Aprovecha para mostrarle cómo debe comer. Toma la cuchara en tus manos y haz gestos a cámara lenta, paso a paso. Entrégale la cuchara y dile que te imite.

La escena

Cuchara en mano, tu bebé la hunde en el plato y te mira un poco perdido. Puede estar esperando tu ayuda, tu aliento. Abre tu boca para mostrarle que el próximo paso es llevar comida a su boca. ¿No hace nada? Ayúdale explicándole lo que debe hacer.

Cambiar roles

¿Y si en esta comida se invierten los roles? Pregunta a tu bebé si te deja saborear su plato. “¿Me das una cucharada de tu puré de zanahorias?”. Después de una o dos cucharadas dile que coma su comida.

Alabanzas

Tu hijo necesita tu apoyo y aliento en cada etapa de su vida. ¿Consigue poner una cuchara de puré en su boca? Alábale. Se sentirá tan orgulloso que completará su hazaña en unos minutos.

Ser paciente

Entre el primer día que tu bebé sostiene la cuchara en su mano y el que come correctamente, puede pasar algún tiempo. Tu suelo, paredes, ropa e incluso cabello pueden mancharse de puré. Sé paciente y no le regañes si tira comida por todas partes. No lo hace a propósito. Poco a poco estos gestos serán más precisos.

¿Cómo debe aprender a comer solo?

Comer bebeUn bebé que toma biberón suele ser capaz de mantenerlo en sus manos sobre los 6 meses, pero aún necesita ayuda para colocarlo en la perspectiva correcta. A los 9 meses es probable que ya pueda hacerlo solo.
El niño aprende, gradualmente, a beber en vaso o taza. Durante sus primeras veces, no controla el líquido y necesita ayuda. A los 12 meses, por lo general, es capaz de beber de la taza.

A pesar de que todavía no sepa bien comer o beber en vaso, es importante darle a tu hijo la oportunidad de practicar. Así es como aprenderá a dominar sus nuevas habilidades.

Tres consejos para enseñar a tu hijo a comer solo

Cerca de los 10 meses, los bebés comienzan a querer comer solos. Después de juguetear con las dos manos aprendiendo el manejo de la cuchara, será alrededor de los 18 meses cuando pueda hacerlo solo. Una vez más, es toda una historia.

Mostrarle cómo debe actuar

Para ayudar a tu bebé a comer solo, es muy útil mostrarle como debe coger el puré de patatas y la forma de llevar la cuchara a la boca abriéndola mucho y evitando que le caiga la comida por todas partes. Los niños aprenden imitando y repitiendo las escenas. Les ayuda mucho.
Una cucharada para ti, una cucharada para él
Cuando finalmente logra llenar la cuchara, por lo general, se vacía antes de llegar a la boca. Pero, mientras continúa su aprendizaje, pídele que te de una cucharada a ti. Una para ti, otra para él.

Te puede interesar:  Alimentación del recién nacido: cantidad, cada cuánto, qué leche

Felicitarle y tener paciencia

Finalmente logró mantener la cuchara en su lugar, pero llenarla y acercarla de manera correcta a su boca llegará más tarde. Es normal. Los bebés hacen movimientos rápidos y bruscos que luchan por dominar.

¿La cuchara hizo de catapulta y manchó la cocina de puré de zanahorias? Clásico. Pero, no le regañes porque trabaja mucho para aprender a comer solo. No dudes en felicitar su más mínimo progreso. Se sentirá orgulloso y progresará aún más.

Introducir gradualmente nuevas texturas:

Suave

Aprender a comer parece una misión imposible. El secreto es ir introduciendo nuevas texturas. Al principio, los bebés deben acostumbrarse a la sensación de tener alimentos sólidos en la boca, y luego aprender a pasarlos de la parte delantera a la posterior y tragar. Por ello, los purés suaves son ideales para empezar la diversificación: son más fáciles de tragar y digerir.

Masticar

Una vez que tu bebé coma bien, los purés suaves pueden ayudarle en el siguiente paso: enseñarle a masticar. Para este paso, utiliza alimentos con un poco de consistencia. Poco a poco va a entender que para ingerir comida primero debe mover sus mandíbulas hacia arriba y hacia abajo.

Piezas pequeñas

Cuando tu bebé esté cómodo con la comida será el momento de dar el siguiente paso: aprender a masticar trozos pequeños.

Las texturas

Los niños pequeños necesitan que sus comidas sean agradables y variadas, de lo contrario pueden perder el interés por los alimentos. Incluso si están dispuestos a masticar como mayores, tienen necesidades nutricionales especiales.

Vamos a descubrir nuevos sabores

Aprender a comer es introducir gradualmente nuevos sabores. Los bebés tienen una preferencia innata por los alimentos dulces, por lo que es más fácil comenzar con la diversificación de sabores suaves. Al principio, es bastante habitual comenzar con verduras como las zanahorias, calabacines, espinacas, calabaza o hinojo. La patata en pequeñas cantidades se puede utilizar como aglutinante. Unos 15 días después de la introducción de vegetales, puede empezar a comer compotas de frutas: manzana y pera son adecuadas para las primeras cucharadas. Los plátanos se pueden utilizar para dar un sabor más agradable.

Recuerda siempre poner sólo un alimento nuevo cada vez. Ofrece a tu bebé un alimento nuevo cada 3-4 días, de esta manera sabrás más fácilmente qué alimentos tolera o no.

Aparte de lo dulce todas las preferencias en términos de sabor se aprenden, no son innatas. Es por eso que es muy importante ofrecer a tu hijo una gran variedad de productos deliciosos.

¿Cuál es el mejor consejo a seguir entre todos?

El consejo se aplica en todas las etapas de la vida de nuestros hijos: confiar en ellos.

Artículos relacionados:
[Total:3    Promedio:3.7/5]
  • Dejar comentarios