Oops! It appears that you have disabled your Javascript. In order for you to see this page as it is meant to appear, we ask that you please re-enable your Javascript!

Crecimiento del niño: edad ósea, niño pequeño, dolores de crecimiento, pubertad precoz

¿Cómo saber si el tamaño y el peso de tu hijo están en la media? Vigilando su curva de crecimiento en su expediente médico. Una cita con el pediatra en septiembre y al final del invierno, permitirá un perfecto control de tu hijo en altura y peso.

¿Fuiste a buscar a tu niño a la escuela y te pareció más bajito que sus compañeros de clase? ¿Tienes que preocuparte? No, no en principio. Tu médico tomará una radiografía de su mano izquierda y su muñeca para comprobar su edad ósea.

Por ejemplo, si tu niño tiene 10 años y una edad ósea de 6 u 8, nada dramático, su crecimiento se tomó un descanso pero se reanudará, normalmente, en algún tiempo. Si la diferencia es mayor, será importante hacer una serie de pruebas para verificar que la desaceleración en el tamaño o peso de tu hijo no tiene una causa hormonal o viral.

De todos modos, si tu hijo se siente mal por ser víctima de burlas en la escuela debido a su pequeño tamaño o peso “no normal”, tranquilízale  poniendo ejemplos de cantantes, actores o políticos pequeños y con unos kilos de más. Debes quitar importancia a la situación haciendo hincapié en el hecho de que hay una buena probabilidad de que la situación evolucione favorablemente en un futuro próximo.

Calcular el tamaño que el niño tendrá de adulto

¿Nuestro hijo va a ser alto o pequeño? Es una pregunta que se hacen muchos padres. Algunos consejos, a continuación.

Es evidente que existe una relación entre el tamaño de los padres y el de sus hijos. Si los dos padres son altos, sus hijos tienden a serlo también. Se puede, gracias a una fórmula que da un resultado aproximado, calcular cuál será el tamaño adulto del niño.

Sólo tienes que sumar la altura de la madre y el padre (en cm), dividirlo por dos, añadir 6,5 cm para los varones y quitar estos mismos 6,5 cm en el caso  mujeres. El tamaño de los abuelos, a través de la genética, también debe tenerse en cuenta.

¿El tamaño al nacer es un indicador?

Crecimiento del niño

Crecimiento del niño

Absolutamente, no. Si tu hijo fue pequeño al nacer, no significa que vaya a ser pequeño en la edad adulta. Vemos que pequeños bebés se convierten en grandes y fuertes hombres si están, genéticamente, programados para serlo.

El problema se presenta para los bebés muy pequeños, los niños “inmaduros” que por diversas razones han tenido un inadecuado crecimiento intrauterino. La mayoría de estos niños, en la edad adulta, alcanzarán el tamaño considerado normal. Pero, el 15 o 20% de ellos se quedará muy pequeño en comparación con la población media.

Te puede interesar:  Aborto espontáneo en la adolescencia: causas, síntomas y consecuencias

Mi niño no crece: ¿tiene retraso en el crecimiento?

Mientras sus compañeros crecen, tu hijo lucha por ganar unos centímetros de más. ¿Por qué? Vamos a ver las explicaciones de la Dra. Beatrice di Mascio, pediatra.

¿Qué madre no mide a su hijo en la pared de la habitación para asegurarse de que crece bien, y va siguiendo su curva de crecimiento? Pero, en otros niños, la curva se mantiene muy por debajo del mínimo requerido. Esto se llama un retraso en el crecimiento o retraso en el desarrollo, ya que afecta tanto a la altura como al peso.

El tamaño de los padres, un importante punto de referencia

La herencia. El niño es probable que sea pequeño si los padres son pequeños, aunque las excepciones confirman la regla. Si el crecimiento se mantiene estable, no tienes que preocuparte.

Explícale. “Los niños necesitan explicaciones para evitar que el problema se convierta en una discapacidad”, dice la doctora Beatrice di Mascio. También es bueno decirle que políticos o cantantes han tenido éxito a pesar de su pequeño tamaño.

¿La alimentación tiene algo que ver?

Tu hijo no ha ganado ni un centímetro en las últimas semanas. Puede deberse, tal vez, a la mala absorción de los nutrientes, especialmente el gluten, una proteína presente en las harinas y galletas.

“En este caso, una dieta estricta puede ser necesaria durante toda la vida”, dice la doctora Beatrice di Mascio. “Pero, no te preocupes, con un poco de planificación lo conseguirás fácilmente”.

De muy pequeño, la falta de crecimiento también puede deberse a un cambio en la leche. En la actualidad, muchas madres dan sustitutos de la leche o leche vegetal (leche de soja, almendra, avena) que no tienen, a pesar de su nombre, las cualidades de la leche. Como resultado, el niño crece mal.

¿En el retraso del crecimiento de un niño hay enfermedades subyacentes incriminadas?

Otras causas médicas pueden ser tomadas en consideración: trastornos hormonales (hipotiroidismo, deficiencia de la hormona del crecimiento), anemia, enfermedades crónicas (insuficiencia renal…).

“El tratamiento depende de la enfermedad subyacente”, dice la Dra. Beatrice di Mascio. Si tu hijo sufre de hipotiroidismo, por ejemplo, va a recibir hormonas tiroideas. Del mismo modo, si la anemia se identifica se complementará con hierro.

Si se señala una deficiencia de la hormona del crecimiento, puede beneficiarse del tratamiento mediante hormonas sintéticas sin riesgo de contaminación. El especialista agrega “si la condición es tratada adecuadamente, el niño tiene todas las posibilidades de conseguir su tamaño en los próximos años”.

No olvides seguir el crecimiento de tu hijo

Es importante una vigilancia médica regular, con dos visitas anuales al pediatra, una al final del invierno y otra al comienzo del año escolar. A la menor anomalía (la curva está estancada o permanece quieta), tu médico te aconsejará que consultes a un especialista que le hará una radiografía de la muñeca para determinar la edad ósea de tu hijo. Si coincide con la edad real (10 años los dos), se necesitarán más investigaciones: la sangre y el equilibrio, los ensayos de hormonas, las pruebas genéticas… Dependiendo del resultado endocrino, un tratamiento le será impuesto.

Sin embargo, si la edad ósea está detrás de la edad real, puedes estar segura de que tu hijo crecerá después. Si el pequeño paciente tiene 10 años y su edad ósea medida es de 6 años de edad, significa que crece más lentamente que otros para llegar, en última instancia, al mismo tamaño. Cuestión de tiempo.

Te puede interesar:  ¿Cómo saber si mi bebé es intolerante a la leche materna?

En el retraso del crecimiento en un niño, en casos extremos, un abuso demostrado y la privación emocional pueden explicar una desaceleración del crecimiento.

La edad ósea: un indicador clave del crecimiento de tu hijo

El examen radiográfico ayudará a determinar el crecimiento de tu hijo. ¿Qué hacer si te preguntas cuál será su futuro tamaño?

Si tu hijo es pequeño, determinar su “edad ósea” es un elemento útil que forma parte de un sistema de vigilancia tradicional. Tan sólo deberás hacerle una radiografía de la mano y la muñeca izquierda. El especialista puede comparar sus estructuras óseas con otras de referencia.

Examinará, en particular, los puntos de osificación y áreas de cartílago no osificado. Esto le permitirá tener una idea muy clara de la etapa de desarrollo de los huesos.

Si su edad ósea corresponde a la de un niño menor, cosa que a veces sucede, no te preocupes, puede crecer más tarde.

Sin embargo, ten en cuenta que los cambios en la edad ósea son numerosos en todos los niños. Sólo diferencias significativas serán tenidas en cuenta por el médico.

Dolores de crecimiento en niños: ¿cómo explicarlo?

Entre los 4 y 8 años de edad, tu hijo puede sentir un dolor severo que aparece de repente. Puede estar sufriendo dolores de crecimiento. Las explicaciones del profesor Michel Odièvre, pediatra.

¿Cómo identificar el dolor de crecimiento?

Aparece en niños, entre los 4 y 8 años, en forma de crisis dolorosas que aparecen bruscamente.

Aparece dolor en los puntos de inserción de los tendones y los huesos de las extremidades inferiores, especialmente en niños en fase de crecimiento rápido. Estos dolores son moderados variando de un momento a otro y de un lugar a otro, y no requieren un tratamiento especial.

¿Podemos curar los dolores del crecimiento?

Los dolores del crecimiento desaparecen de forma espontánea después del masaje o la prescripción de una aspirina. El médico debe asegurarse de que no se deba a otra patología, trauma, infección o tumor. Consulta con el pediatra.

La pubertad precoz: ¿podemos llegar a ser adultos a los 7 años?

Pubertad precoz

Pubertad precoz

Desarrollo de mamas, aparición de vello púbico… La pubertad es el desarrollo normal de las niñas. Pero, ¿si comienza demasiado pronto?

La pubertad precoz, ¿qué es?

La pubertad, por lo general, comienza alrededor de los 9 o 10 años en las niñas, y los 12 años en los varones. Se manifiesta por la aparición de caracteres sexuales secundarios: aumento del tamaño de los senos en las niñas y el pene en los niños, crecimiento del vello, etc.

“Cuando la pubertad comienza antes de los 8 años en las niñas, y antes de los 10 años en los varones, se llama pubertad precoz”, dice el Dr. Charles Sultan, profesor de endocrinología pediátrica en el Hospital de la Universidad de Montpellier.

Un fenómeno que preocupa

Muchos estudios sugieren el desarrollo de la pubertad precoz en todo el mundo. A pesar del aumento de la pronta entrada en la pubertad, la llegada del primer período se mantendrá,  sin cambios, en las niñas alrededor de los 12,5 años.

Te puede interesar:  Autismo

Según dos estudios epidemiológicos realizados en los Estados Unidos y Dinamarca, el desarrollo de las glándulas mamarias ha avanzado alrededor de un año en las niñas. Según lo explicado por el profesor Charles Sultan, “el desarrollo prematuro de la glándula mamaria (entre los 3 y 7 años) es cada vez más común”.

¿Los disruptores endocrinos son la principal causa?

Para el profesor Charles Sultan, la propagación de disruptores endocrinos en nuestro medio sería, en parte, responsable de la aparición de la pubertad avanzada. El especialista afirma, “productos sintéticos como el bisfenol A o ftalatos y otros productos químicos como pesticidas, son disruptores endocrinos potentes.

“Ellos pueden, mediante la activación del hipotálamo, causar pubertad precoz “. El estrógeno natural que se encuentra en bebidas como el agua, a raíz de la contaminación de las aguas subterráneas, también tiene que ver. Por no hablar de factores como la herencia y la obesidad que pueden favorecer la aparición de una pubertad precoz.

¿Qué consecuencias psicológicas tiene para el niño?

Según la Dra. Gilles Marie Jack, psicóloga infantil y autora de “Niños de 6 a 11 años” (ed. Larousse), la pubertad precoz puede causar malestar real. “Tras una revisión médica que confirme una pubertad temprana, es importante ayudar al niño psicológicamente”, explica.

Cuando la pubertad comienza en un momento en que se es todavía un niño, pueden aparecer riesgos psicoafectivos y emocionales. Bajo el efecto de las hormonas, la chica puede conocer sus primeros impulsos sexuales cuando aún está en la edad de jugar con muñecas. Por lo tanto, ¿cuál es la forma de gestionar esta ambivalencia?

“Un cerebro adulto en el cuerpo de un niño es fuente de perturbación”, agrega el psiquiatra infantil. “Los padres deben tener en cuenta que su hijo es todavía un niño. Por ejemplo, no se debe a una niña que comienza a tener pecho, comprar el sujetador de una mujer”, dice Gilles Marie-Jack.

El tratamiento hormonal de la pubertad precoz

Cuando exista una pubertad precoz, es importante suspenderla lo más rápidamente posible. ¿El objetivo? Evitar el retraso del crecimiento y otros trastornos psicoemocionales. El profesor Sultán agrega que “el desarrollo de cáncer de mama en la edad adulta también podría estar relacionado con una pubertad precoz”.

“Hoy en día, la única opción para detener la pubertad precoz sigue siendo el tratamiento hormonal. Administrado en forma de inyecciones mensuales, ayuda a “dejar las cosas claras”. Si aparecen los signos de pubertad en un niño demasiado pequeño, no dudes en consultar.

En concreto, ¿cómo evitar la pubertad precoz?

Sigue siendo imposible evitar, por completo, la aparición de la pubertad temprana, pero algunas reglas de vida pueden ayudar a limitar los riesgos.

Por eso:
– Ofrece a tu hijo una dieta saludable, orgánica si es posible, y limita la ingesta de pesticidas.
– Evita los productos preparados y adopta una dieta basada en productos frescos.
– Dale de comer pequeños peces marinos (sardinas, caballa…) menos contaminado que los grandes por compuestos químicos.
– Mantenle alejado de los ftalatos y el bisfenol A (que se encuentra en latas, envases de plástico, especialmente si se meten al microondas, film transparente…).
– No vivas en un ambiente muy contaminado por pesticidas, especialmente cerca de los viñedos y campos agrícolas.
– Finalmente, anima a tu hijo a hacer deporte, la obesidad infantil se considera un factor que predispone a padecer pubertad precoz.

Artículos relacionados:
[Total:13    Promedio:2.6/5]
  • Dejar comentarios