La fiebre en niños y adultos: causas, síntomas, valores, cómo controlarla

La fiebre, ¿qué es y cómo controlarla?

La fiebre en niños y adultos

La fiebre en niños y adultos

Aparece gran preocupación en los padres cuando sus hijos tienen fiebre. Conoce qué es y cómo puedes controlarla. La fiebre es uno de los síntomas que más aparece en los seres humanos, en especial durante la infancia. Se dice que hay fiebre cuando la temperatura corporal se eleva por encima de los 37.5ºC y puede alcanzar hasta los 42ºC.  Además, la fiebre puede estar acompañada de otros síntomas como escalofríos, dolor de cabeza, dolor de cuerpo y dolor de articulaciones.

Ventajas y desventajas de la fiebre

La fiebre aparece como un mecanismo de defensa de nuestro organismo y consigue que aumente el flujo sanguíneo en algunas zonas del cuerpo. Aunque la fiebre aparezca por esta razón, puede producir cantidad de efectos adversos en el organismo. Una de las peores consecuencias de la fiebre, más aún en los niños pequeños, son las convulsiones febriles.

¿Qué causa la fiebre?

Son varios los agentes que pueden causar la fiebre (los principales se conocen como pirógenos). Infecciones de virus, bacterias, hongos y parásitos pueden originar la fiebre como una reacción inmune hacia ellos. La temperatura asciende a un máximo para luego descender y provocar sudoración. En la mayoría de los casos, este tipo de fiebre se origina tras una infección bacteriana.

Es muy importante que cuando el niño o la persona suden, se les cambie la ropa y las sábanas o mantas que estuvieron en contacto con las toxinas liberadas. La temperatura ya no debería subir a menos que las toxinas no se eliminaran de la mejor manera. Si eso sucede, el proceso volverá, subirá la fiebre y se eliminarán toxinas que generarán sudoración.

¿Cuáles son los mejores lugares para medir la temperatura corporal?

  • Axilas
  • Boca
  • Recto.

¿En qué casos la fiebre se puede convertir en un signo de alarma?

  • La fiebre se puede convertir en un signo de alarma si la temperatura amenaza con superar los 41ºC. Aunque es grave cuando supera los 42.2, no se puede esperar que llegue hasta ese número. Sin embargo, no debes preocuparte si la temperatura se mantiene en 39ºC y no hay señales de que pueda aumentar. Es importante realizar el debido monitoreo.
  • Si la fiebre va acompañada de fuertes dolores de oído es necesaria la opinión de un especialista.
  • Si hay algún problema para respirar.
  • Si el niño presenta un agotamiento excesivo (en los más pequeños puede ser la consecuencia de una deshidratación).
  • Si se presentan convulsiones.
  • Puede tratarse de alguna enfermedad infecciosa si la persona vomita, tiene diarrea o dolor de cabeza.

¿Cómo controlar la fiebre?

  • Lo primero que hay que hacer es desarropar a la persona que tiene fiebre y vestirla con prendas más ligeras. Si el afectado es un bebé, desnúdale completamente y evita las corrientes de aire.
  • Debes darle un baño con agua a temperatura ambiente o fría.
  • Comprueba si al estar dentro de la bañera ha bajado su temperatura. De no ser así, puedes mantenerle más tiempo en el agua.
  • Durante el baño es recomendable frotar para ayudarle a disipar el calor.
  • Puedes aplicar paños húmedos de agua con hielo sobre la frente, cuello, axilas e ingle.
  • Aplica cremas hidratantes frías sobre la piel.
  • Es necesario que la persona que tiene fiebre tome muchos líquidos.

Otras recomendaciones para disminuir la fiebre

Es necesario beber mucha agua porque la fiebre deshidrata al responder el cuerpo a organismos ajenos a él. El niño o la persona que tiene fiebre pueden tomar té y zumos, sobre todo si tienen síntomas como vómitos o diarrea. La cantidad de líquidos a ingerir depende de la edad (el adulto deberá ingerir 3 litros y si el niño 1.5 litros). Es muy importante que no se ingiera mucha comida. Es aconsejable que tomen sopa de verduras o algún caldo para que el organismo pueda recuperarse de manera más rápida. Lo idea es comer poco y cada tres horas.

Remedios caseros para la fiebre

Los remedios caseros son excelentes opciones para bajar la fiebre. Entre las recomendaciones:

  • Té de pasas. Este té es muy fácil de preparar. Para hacerlo, coloca una taza de pasas y siete tazas de agua en una cacerola y ponlo a hervir. Cuando hierva, baja el fuego hasta que el líquido se reduzca mínimamente a un tercio. Apaga el fuego y deja enfriar la mezcla durante unos minutos. Puedes beber media taza varias veces al día.
  • Té de salvia. Esta hierba es excelente para transpirar y bajar la fiebre de manera muy rápida. Para prepararlo, echa unas hojas de salvia y agua hirviendo a una taza. Luego, cubre la mezcla con una tapa y deja que repose durante diez minutos. Añade miel o azúcar a tu gusto. Te recomendamos echarle unas cucharadas de zumo de limón.

Precauciones a tomar con la persona que tiene fiebre

No se debe tomar ningún medicamento si no es recetado por un doctor. Pero, si la fiebre es muy alta, puedes dar acetaminofén a un niño o una aspira a un adulto. Importante: no tapes a la persona con mantas aunque tenga escalofríos porque su temperatura puede aumentar.

En ocasiones, las fiebres altas producen convulsiones. Si esto sucede, coloca a la persona en un lugar seguro para que no se pueda golpear y busca inmediatamente la ayuda de un doctor.

[Total:2    Promedio:5/5]

Artículos relacionados:
Loading...

Add Comment

1 Compartir
Compartir1
Twittear
+1
Pin