Oops! It appears that you have disabled your Javascript. In order for you to see this page as it is meant to appear, we ask that you please re-enable your Javascript!

Los dibujos de niños: evolución y significado

Dibujos de niños

Dibujos de niños

¿A tu pequeño le gusta el dibujo? Anímale a dibujar. Imaginación, creación y destreza son cualidades de un pequeño diseñador en ciernes.

¿A tu hijo le gusta dibujar?

Muy bien si lo hace. Esta expresión artística desarrolla muchas cualidades: imaginación, creatividad y paciencia. Para que le ayudes a expresar su talento en el dibujo, te damos algunos consejos.

El dibujo puede ser para el niño una pasión que alimentará a lo largo del tiempo. Si de niño se introdujo en el dibujo a través de líneas gruesas, con el paso de los años expresará, con más detalle, lo que le rodea.

En la escuela, el diseño es una parte integral del plan de estudios que permite a tu hijo desarrollar su creatividad y habilidades técnicas. Son actividades de los estudiantes colorear ejercicios, los pequeños, y elegir los colores para la pintura y representación del espacio, los grandes. Pero si a los niños les gusta el dibujo en la escuela, también en la casa. No dudes en proponerle colorear o dibujar para calmar su energía antes de acostarse, por ejemplo.

Para los niños, el dibujo es una buena manera de hacer balance de su estado de ánimo diario. Aprende a descifrar los dibujos de los niños. ¿Cómo representa regularmente a su familia? ¿Dibuja soles con regularidad? Los dibujos de tu hijo sirven para comprobar su estado de ánimo y asegurarte de que todo va bien.

Evolución de los dibujos de los niños por edades

Tu hijo pasa tiempo con sus lápices. ¿Cómo son los dibujos de tu hijo? ¿Qué revelan? Te damos Información actualizada por edades.

Dibujos de los niños de siete meses a dos años: un garabato que habla
Siempre que pueda tu hijo dejará marcas en los objetos y superficies que le rodean. Lo hará sin darse cuenta de que son sus primeros dibujos. En los dibujos expresa emociones o miedos. Desde la edad de siete meses tu hijo puede pintar las superficies a las que tiene acceso, aunque sea con la comida.

Te puede interesar:  Top 10 de los principales problemas de pareja: consejos para solucionarlos

El niño puede coger un alimento y con la mano dejar rastro en un objeto cercano. Por lo tanto, ya dio sus primeros pasos en el dibujo.

Al año, el lápiz se convierte en una extensión de su mano. Comenzó a “garabatear” o incluso dibujó líneas sin darse cuenta. Su diseño es estructurado y comienza a socializar. Comenzó a hacer líneas incompletas y espirales.

De los dieciocho meses a los dos años, el dibujo se vuelve más claro: el gesto del niño comienza a desarrollarse de izquierda a derecha. A esta edad, a los niños les encanta tocar los diferentes materiales que les rodean. Va desarrollando su agudeza visual y coordinando mejor sus movimientos.

No dudes en proporcionarle cartón, papel, lápices de colores… Pero, siempre vigilando que sus materiales y herramientas no sean tóxicos. Si garabatea sin ninguna intención en particular, el niño no elige los colores que utiliza en sus dibujos. Elige los que le gustan y atraen, que suelen ser de colores brillantes.

Los dibujos de los niños de dos a tres años: el principio del dibujo “real”

La edad de dos años representa un hito en el desarrollo del dibujo del niño, ya que su desarrollo mental y físico le permite evolucionar en las formas. Adquiere capacidad para controlar más visualmente sus movimientos: el ojo sigue su mano para guiarle, su trazado es cambiante y el niño empieza a ralentizar sus trazos para frenar sus movimientos y llegar a un punto específico.

Su escritura es cada vez más horizontal (a menudo de izquierda a derecha).

Hay que proporcionar a los niños la máxima ayuda en herramientas, color… El dibujo le ofrece un enriquecimiento personal y el descubrimiento de su entorno. El dibujo permite una construcción más elaborada de la personalidad del niño y le da mayor sensibilidad.

En esta etapa de madurez podemos establecer un primer vínculo entre el desarrollo del niño y el de sus dibujos. Mirando las líneas o el espacio que utiliza, es posible que se pueda conocer un poco más sobre él. Si bien, los expertos siguen siendo cautelosos sobre la interpretación de los dibujos de los niños.

Te puede interesar:  Hermanos que se pelean: qué hacer con los celos de los niños
Dibujos de los niños

Dibujos de los niños

Si llena el espacio utilizado en la hoja demuestra confianza y voluntad de crecer. Poco lleno, revela un niño tímido.

Normalmente, el niño comienza su dibujo en el centro de la hoja y esto refleja cómo se siente en relación con el mundo exterior. El niño debe satisfacer la necesidad de ser el centro del mundo. Si no es el caso, es señal de inhibición o timidez.

Mediante el dibujo puede expresar muchos sentimientos. Un rasgo vacilante revela un miedo a manchar, a la desaprobación. Quizás su educación ha estado demasiado centrada en la limpieza.

El dibujo del niño de tres a cuatro años: cuando el hombre parece un renacuajo

En esta etapa tu hijo aún no puede representar la realidad del mundo que le rodea, pero es la edad del primer dibujo con esa intención. El dibujo se muestra con más precisión que antes, aumentando los detalles y objetos que complementarán el diseño original.

Después de las formas simples, aparecen nuevas y complejas. En sus hojas en blanco pronto aparecerá el hombre (que los expertos llaman “hombre renacuajo”). El niño dibuja un círculo que representa la cabeza y el tronco visto de frente, a la que se unen dos palos para las piernas y otros dos para los brazos. Los detalles van a multiplicar al desarrollo mental de tu hijo.

Debes saber que cuando tu niño dibuja el “hombre renacuajo” se dibuja a sí mismo. Revela, inconscientemente, la percepción de su cuerpo y sentimientos personales.

Si sus formas están bien proporcionadas y el conjunto se define de manera estructurada, significa que tu hijo busca un crecimiento armonioso adecuado con la realidad que le rodea.

Si tu niño dibuja un pequeño individuo en la parte inferior de la hoja, con una trayectoria débil e inestable, puede significar que se infravalora o se siente inferior a los otros niños. Será cerca de los tres años cuando comience a hacer comentarios sobre su obra. Si crees que su discurso es incoherente, no te preocupes. Lo que se ve en la hoja no siempre se ajusta a lo dibujado. El niño tiene una manera propia de traducir su mundo privado.

Te puede interesar:  ¿Cómo tratar a un niño malcriado?

En esta etapa de maduración, tu hijo no aplica los colores voluntariamente. Sin embargo, a veces sirve para revelar un aspecto de su personalidad:
– Azul: profundos sentimientos de calma, sensibilidad.
– Verde: flexibilidad de la voluntad, relajación.
– Rojo: vitalidad, emoción.
– Amarillo: espontaneidad.
– Violeta: incertidumbre y ambivalencia.
– Marrón: comodidad, seguridad.
– Negro: devaluación, negación.
– Gris: neutralidad, no hay pasiones.

Dibujo de un niño de cuatro a siete años: los inicios del dibujo realista

Tu niño comienza a incorporar en sus dibujos personas y objetos que conoce. Sin embargo, todavía no dibuja la realidad. Cada paso en la progresión de los dibujos puede significar un correcto desarrollo de tu hijo.
El dibujo del niño a esta edad se define por características específicas. Su esquema muestra diferentes proporciones de acuerdo con los objetos representados.

Todavía no es capaz de hacer un dibujo en tres dimensiones. Esta falta de perspectiva y la desproporción de los objetos dan testimonio de la dificultad del niño para diferenciar la verticalidad y la horizontalidad.

Ten en cuenta que los dibujos de los niños de esta edad son similares a los patrones: los detalles son redondeados y no dudará en representar el pelo o la hierba con líneas verticales. Un elemento del diseño puede ser, intencionadamente, más pequeño que el otro. En esta etapa el niño elige sus colores de acuerdo a su estado de ánimo. El uso del color en cada edad puede ayudar a detectar los rasgos del carácter de tu hijo.

El hombre “renacuajo” empieza a parecerse a un personaje real y enriquece una serie de elementos: está cerca de los niños, compañeros (amigos, hermanos, padres…). El hombre “renacuajo” da paso a una representación más detallada de los personajes.

El dibujo sigue siendo un desarrollo psicomotor revelador del niño. Si te surgen dudas, consulta.

Sin embargo, no hay que olvidar que también es posible que el niño no tenga ningún interés en hablar de los dibujos, y que prefiera la música o los deportes. Si alrededor de los cinco o seis años los diseños son siempre grises, podría ser signo de daltonismo.

Artículos relacionados:
[Total:5    Promedio:2.6/5]
  • Dejar comentarios