Cómo enseñar a escribir a un niño: evolución, ejercicios y trastornos

Enseñar a escribir a un niño: tu hijo aprende a escribir

¿Tu hijo aprende a escribir? Te informamos sobre las dificultades y te damos asesoramiento y consejos para apoyarle en este paso.

Los primeros comienzos del niño en la escritura son momentos de ansiedad para los padres.

Para algunos niños la escritura va a ser un aprendizaje rápido y fácil: conocerán las reglas y técnicas rápidamente. Pero, para otros será más complicado. Esto no quiere decir que sean malos estudiantes, sino que tienen su propio ritmo de aprendizaje.

La primera técnica para aprender a escribir es el conocimiento de las palabras. Cuando le leas un cuento a tu hijo, muéstrale las palabras para que las letras no sean ajenas a él. Algunos niños necesitarán más tiempo pero con la práctica aprenderán. Si las dificultades persisten, un grafoterapeuta podrá ayudar a tu hijo.

¿Cómo se prepara tu hijo para escribir? ¿Cómo ayudarle a superar sus dificultades?

El aprendizaje de la escritura y lectura: familiarizarse con las palabras

La lectura es una buena manera de aprender nuevas palabras con su significado. Pero, no es el único. Hay algunas otras maneras inteligentes de aumentar el vocabulario.

El control por gestos para dibujar cada letra, trampas de ortografía, la primera gramática…, todo se complica en la conquista de la palabra escrita. Cuanto más lo practique tu hijo, más rápido aprenderá. Enseñarle cómo sostener un lápiz entre los dedos, hacer la lista de compra del supermercado, escribir tarjetas postales para enviar a los abuelos durante las vacaciones, colocar el horario de la semana en la puerta del refrigerador…, son oportunidades para practicar la escritura. Para completar esta formación coloca en su agenda un par de actividades divertidas.

Entre seis y siete años: juegos para aprender a escribir

enseñar a escribir a un niño

Enseñar a escribir a un niño

En todas las ocasiones, lleva papel y lápiz. Durante la visita a una granja o al zoológico van a dibujar animales, apuntar sus nombres y alguna información sobre ellos.

De ocho a trece años: ejercicios para aprender a escribir

Casi controla las reglas básicas, aunque tiene que ganar fluidez para disfrutar de la escritura. Facilítale la escritura sin buscar, de forma sistemática, corregir sus errores para no bloquearle.

  • Ofrécele revistas que ofrezcan juegos (crucigramas…) que enriquecerán su vocabulario sin darse cuenta.
  • Si sueña conun gato o un hámster, antes de ceder, pídele que escriba una mini conferencia sobre el animal con información recogida de la biblioteca.
  • Anímale a escribir un diario de viaje, donde exprese sus ideas por escrito.
  • Organiza talleres de escritura con sus amigos. Por ejemplo, un”taller de publicidad”. El objetivo: inventar slogans publicitarios (videojuegos, ..), o un”diccionario de taller”: un niño dice una palabra extraña que nadie sabe y los demás deberán escribir la definición de la palabra en un papel. Después de leer todos los papeles, deberán votar por la definición correcta. Diversión garantizada.

¿Cómo aprende tu hijo a escribir?

Desde el año de edad, tu hijo es capaz de sostener un lápiz y descubrir el placer del trazado con garabatos y dibujos.

Los dibujos: bucles, líneas y puentes son pasos esenciales que le conducen hacia la escritura. Cuanto más tiempo pasa el trazo es más refinado, el gesto más preciso y su concentración aumenta. Pronto, el desarrollo psicomotor le permitirá escribir sus primeras palabras y primeras frases.

Desde el primer año el niño descubre su rastro

Desde bebé, el niño va a descubrir que con un gesto de su cuerpo puede dejar un rastro. Este paso constituye un momento mágico. Si le gusta hacer líneas en la arena con las manos o un palo, no le prives, sólo asegúrate de que no se haga daño a sí mismo.

  • Alrededor del año, el niño hará este maravilloso descubrimiento: su acción le permite dejar un rastro. Entiende que puede utilizar su cuerpo y especialmente su brazo. De repente, va a encontrar cómo comunicarse en su vida diaria: tierra, arena, puré, mermelada… Es un paso obligado para el niño porque, sin saberlo, ya se está preparando para escribir.

De tres a seis años: su gesto es refinado

Entre tres y seis años de edad, tu hijo progresará rápidamente. A los tres años ya será para él un inmenso placer dibujar. A los cuatro, comenzará a hacer puentes, ondas o dientes de sierra. A los cinco, podrá escribir su nombre y copiar palabras. Durante los tres años que pasará en el jardín de infancia, tu hijo aprenderá a controlar sus acciones y se prepará, poco a poco, para el delicado ejercicio de la escritura.

Se expresa a través del dibujo

Tu hijo se expresa a través del dibujo. Los maestros están comprometidos, también, a facilitarle diversos materiales: láminas de cartón, paredes, papeles grandes….

Luego, llegará el aprendizaje de los gráficos
Tu hijo aprenderá a hacer puentes, ondas, rizos, dientes afilados. Necesitará esfuerzo y concentración. Son ejercicios muy beneficiosos que suavizan su muñeca y mejoran la tracción.

Después, dará un gran paso aprendiendo a escribir su nombre y apellido de acuerdo con su destreza. No te asustes si la escritura no es muy segura. Pronto mostrará su deseo de aprender a escribir palabras como papá, mamá o el nombre de sus hermanos.

Antes de los seis años de edad: no le empujes a escribir

Muy ansiosos por el éxito académico de los niños, los padres tienden a alentarlos para que avancen rápidamente. Trata de resistir la tentación. Pedirle demasiado a un niño no le hará bien.

Antes de los seis años no le empujes a escribir. Según los especialistas, este hecho se puede penalizar. Deja que él siga los pasos que le conduzcan, de manera natural, a la escritura.

¿Por qué?

Antes de los seis años el desarrollo psicomotor de tu hijo no le permite sostener, correctamente, un lápiz para formar las letras. La forma de la mano, todavía demasiado redonda, y el no tener el dominio total de la muñeca, no le permite escribir. Si le estimulas demasiado podrías crearle malos hábitos en la manera de coger el lápiz.

Lo que hay que fomentar

La práctica le dará un buen control motor sobre la mano que sostiene el lápiz. A esta edad tu hijo, fundamentalmente, tiene necesidad de jugar, pero si te llama para que le enseñes a escribir, ¿por qué no?

Saber cómo escribir su nombre

Antes, incluso, de dominar la escritura completa, tu hijo sabrá escribir su nombre, e incluso los de su familia. Desde que era pequeño tuvo la oportunidad de ver su nombre en la puerta de su habitación, en la ropa…

En la escuela, por ejemplo, cuando cuelga su abrigo, ve su foto y su nombre. Poco a poco, “fotografía” en su mente las letras que componen su nombre y, al final del primer año del jardín de infancia, por lo general, será capaz de reconocer su nombre.

Trastornos de la escritura

Como aprender a escribir

Como aprender a escribir

Tu niño puede tener dificultad para aprender a escribir. Tú puedes ayudarle en casa, pero si no es suficiente consulta a un especialista.

Los primeros pasos del niño en el mundo de la escritura provocan reacciones diversas en los padres: a veces sonríen, a veces se preocupan.

Al principio, algunos niños tienen dificultades para leer las líneas del libro, confunden la “m” y “n”, la “b” y “d”. No te asustes. Aprender a escribir es largo y difícil y pocos niños no experimentan estos problemas. Estas dificultades iniciales no presagian las futuras capacidades de tu hijo. Algunas veces, los niños escriben letras y números al revés. Esto es un problema de la representación del espacio y es, en la mayoría de casos, pasajero.

Las letras “espejo” son un problema común en los niños que están aprendiendo a escribir. A menudo, tienden a dibujar algunas letras exactamente igual que la imagen que devuelve un espejo.

Muy a menudo, también escribirá los números de esa manera. No te alarmes. Muchos niños pasan por esta etapa. Casi todos escriben a la vez “3”, la “R” o “b” a la inversa. ¿A qué se debe?

A esta edad, el niño puede tener problemas de organización en el espacio y el tiempo. Para escribir correctamente, debe haber asimilado que las letras se colocan unas detrás de las otras. ¿Cómo?

  • Evita regañarle.
  • Enséñele a hacerlo escribiendo con un rotulador por encima de las letras y números que ha escrito él.
  • Por encima de todo, no le obligues a hacer páginas de escritura porque podría tomarlo como un castigo.
  • Si a mediados de curso tu hijo todavía tiene estos trastornos, llévale a un especialista que le enseñará cómo moverse en el espacio con ejercicios simples y, también, cómo diferenciar la izquierda de la derecha.

Estos conceptos son muy importantes porque sólo cuando aprenda a navegar en el espacio organizará la escritura en su hoja de papel.

Las líneas escritas en la dirección equivocada

Para escribir con facilidad, el niño debe seguir ciertas reglas. Muchos niños trazan al revés. Este defecto se debe corregir de forma rápida.

Al aprender a escribir descubre que las letras dibujadas tienen sentido.

De nuevo, esto es un problema de seguimiento en tiempo y espacio. Si no tiene el concepto de izquierda a derecha y de arriba a abajo, el niño puede escribir a la inversa sin darse cuenta.

Observándole se pueden detectar este tipo de problemas. ¿Qué hacer? No es necesario ir a un especialista de inmediato, pero sigue siendo importante que tu hijo aprenda con rapidez porque si mantiene esos malos hábitos, puede tomarle más tiempo escribir que a sus compañeros.

Prácticas de escritura de las letras en la dirección correcta ofreciéndole actividades divertidas: que haga círculos y palos haciéndole trabajar la unión entre dos letras. Juntar “b” y “e”, por ejemplo, es particularmente complicado, pero es un paso importante en el dominio de la escritura.

[Total:3    Promedio:3.7/5]

Artículos relacionados:

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

2 Compartir
Compartir2
Twittear
+1
Pin