Oops! It appears that you have disabled your Javascript. In order for you to see this page as it is meant to appear, we ask that you please re-enable your Javascript!

Cómo entender a los adolescentes

¿Por qué los padres no entienden a sus hijos adolescentes?

“Viceversa”, la nueva película de Disney-Pixar, cuenta con un fantástico viaje al centro del cerebro de un adolescente de 11 años. Un viaje al misterio de ese tiempo difícil para padres e hijos.

Llega el final de la infancia

Cómo entender a los adolescentes

Cómo entender a los adolescentes

Elisa tiene 11 años y no deja que nadie le diga que está en el mejor momento de su vida. Como todos los niños de su edad está experimentando transformaciones que no comprende, y tiene la sensación de no tener el control. Es el final de la ilusión de la omnipotencia infantil.

“Perdemos algo fundamental al crecer. Todo el mundo es capaz de sentirlo. Cuando vi a Elisa, chica alegre y extrovertida, decaída, me pregunté qué estaba pasando en ella”.

La adolescencia temprana tiene un impacto considerable en el desarrollo fisiológico y psicológico. Los niños se encierran en sí mismos. Son más vulnerables al estrés, los trastornos y la depresión.

Las emociones se intensifican

Las opiniones están divididas entre los investigadores. Un reciente estudio de la Universidad de Glasgow (Reino Unido), dice que son cuatro las emociones humanas básicas. El investigador, Paul Ekman, ha contado seis: miedo, ira, alegría, tristeza, asco, sorpresa.

Psicólogos de la Universidad de Ohio (Estados Unidos) añaden a estas emociones esenciales, llamadas “materiales compuestos”, la combinación de alegría y disgusto o alegría y orgullo.

Durante la adolescencia, el cerebro se desarrolla emocionalmente y responde más a los acontecimientos externos, lo que aumenta los riesgos de tensión en las relaciones.

Los adolescentes quieren emanciparse

Durante la adolescencia, los seres humanos socializan y discuten con los padres. Según los investigadores, este desarrollo tiene como objetivo fomentar la separación geográfica de la familia con la finalidad de encontrar una pareja a la que unirse.

En la película “Viceversa” esta sed de socialización se plasma en la amistad, honestidad, confianza en sí mismo y autoestima.

Se producen cambios cerebrales significativos

La maduración del cerebro, que aún no ha concluido, se está acelerando y no de manera equilibrada. El desarrollo de la corteza prefrontal que monitorea las acciones y comportamientos, no es tan avanzada como la del sistema límbico también llamado cerebro emocional. Es por esta razón que los adolescentes tienen dificultad para concentrarse. Esta fase comienza alrededor de los diez años y disminuye hacia los quince.

Te puede interesar:  Cómo hablar de sexualidad a tus hijos: infancia, pubertad y adolescencia

¿Cómo entender a los adolescentes para educarlos mejor?

La adolescencia es una etapa difícil pero necesaria en la vida de un niño. Es un momento de cambio para el adolescente y para su entorno directo: padres, familia, amigos…

Algunas actitudes y opiniones destructivas tienden a formarse durante este período. Los jóvenes necesitan ayuda para reconocerse y hacerse frente.

Si somos padres de adolescentes, educadores, profesionales de la salud y maestros, estamos posicionados para asumir esta responsabilidad. De hecho, nuestra influencia puede salvar vidas.

El propósito de este artículo es ayudarte en las relaciones con los adolescentes que te rodean.

La idea central es descubrir cómo ser el padre educador y cuidador que queremos ser.

Basaremos nuestra mayor reflexión en los escritos de Huggins (Kevin Huggins (1996) “Comprender y apoyar a nuestros adolescentes”, Ed. The Clearing, traducido 1989 adolescentes de Parenting Nav. Pulse USA).

Una nueva visión del mundo

Entender adolescentesDe repente, el adolescente ya no ve al mundo ni las cosas que le rodean de la misma forma. Varios factores son los culpables.

Hay, por supuesto, importantes cambios fisiológicos e intelectuales. Son importantes las diferentes expectativas de los adultos responsables de ellos.

El adolescente muestra cierta madurez en su cuerpo y los adultos tienen tendencia a pedirle la misma madurez en su capacidad de pensar.

Es cierto que hay que confiar en él y darle la oportunidad de seguir adelante pensando con más cuidado. Pero, aunque él tiene la capacidad de empezar a pensar como adulto, no esperes que lo haga necesariamente.

Muchos padres, al ver el cuerpo de un adulto en su hijo, se olvidan que sigue siendo un adolescente que necesita consejo.

Además de las diferentes expectativas de los adultos hacia él, el adolescente se da cuenta de nuevos aspectos del mundo. Tiene ya la capacidad de entender las inconsistencias que le rodean en la familia, escuela y amistades.

Comienza a mirar hacia el futuro y eso, a veces, le da miedo. Se da cuenta que uno puede ocultar sus sentimientos y, al mismo tiempo, engañarse y engañar a los demás. El chico, en la adolescencia, desarrolla estrategias para camuflar sus acciones o sentimientos.

Nuevas aspiraciones

El adolescente, como hemos visto, tiene una visión del mundo diferente y, también, diferentes aspiraciones. Estas aspiraciones se corresponden con las diferentes crisis que atraviesa.

Te puede interesar:  Trastornos emocionales en niños y adolescentes

El deseo de seguridad

Dados los cambios a los que está sujeto, el adolescente necesita seguridad. Empieza a entender que a su edad debe tener alguna responsabilidad pero, a menudo, esta tarea es su peor enemiga.

Se ha vuelto cada vez más difícil sentirse cómodo en su mundo y en sus relaciones. Ya no puede mostrar la misma ingenuidad que durante su infancia. Por lo tanto, busca sentirse seguro.

Algunos adolescentes creen que son responsables de la hostilidad hacia ellos y si pueden cambiar su entorno, lo cambian.

Huggins (1996, páginas de extractos 59-60) nos da el ejemplo de una adolescente que, después de una ruptura con su novio, comenzó a tener una conducta anoréxica al estar convencida de que por su culpa su chico se había ido.

La aspiración a dejar marca

La segunda crisis que enfrenta el adolescente es dejar marca en los que le rodean desde la infancia. En el momento de la preadolescencia, la mayoría de los niños son capaces de conseguir que los otros reconozcan su valía.

Lamentablemente, esto no siempre funciona en la adolescencia. Kevin Huggins (1996, página 61), dice: “la apatía o falta de motivación en los adolescentes se debe a haber perdido la esperanza de dejar su huella en el medio ambiente”.

Cita el ejemplo de un joven que de niño era muy brillante en lo académico y que, durante la adolescencia, con el cambio de escuela, clase y maestros, dejó de serlo perdiendo la sensación de tener valor. Sin embargo, encontró parte de su valor en un club de exploradores. Pero, como sus padres vieron sus notas bajas, le prohibieron asistir al club. Esto le llevó a una mayor devaluación y, por lo tanto, a empeorar en la escuela. En definitiva, se creó una espiral de fracaso.

Buscando el amor

Es uno de los momentos más difíciles de manejar por los padres porque en la adolescencia se está más en contacto con los ataques externos.

El adolescente comienza a detectar el egoísmo y la falta de amor a su alrededor (algo que ni siquiera sospechaba de niño) sintiéndose como un “sin amor”.

Huggins (1996, página 62), dice: “cuando el joven se siente decepcionado en sus relaciones dentro de la familia comienza a valorar más las relaciones exteriores, sobre todo las que tiene con sus compañeros”.

La adolescencia es, a menudo, el período de las grandes amistades y los grandes amores.
Desafortunadamente, las relaciones externas también les pueden decepcionar. Pueden sentirse traicionados y sentir rechazo.

Te puede interesar:  Aborto espontáneo en la adolescencia: causas, síntomas y consecuencias

La adolescencia es un período muy difícil donde los adolescentes son fácilmente influenciables. A veces, se involucran en relaciones difíciles, cuestionables y hasta peligrosas (lo que los padres llaman malas compañías).

Durante la adolescencia, los jóvenes necesitan desesperadamente la comprensión de los adultos. Ellos tienen los ojos fijos en sus padres u otros adultos responsables para ver qué papel deben jugar. ¿Nos convertiremos en sus adversarios o en sus salvadores? ¿Les ayudaremos a encontrar la manera de manejar adecuadamente la crisis de la adolescencia?

“El hecho de ver el mundo a través de los ojos de los adolescentes es una tarea difícil pero necesaria para mejorar y profundizar nuestro amor por ellos. El papel de los adultos tiene un impacto significativo en el tipo de adultos que los adolescentes eligen ser”.

El “estilo” adulto que somos

Por último, hay que hacer un balance de los elementos que influyen en la forma en que reaccionamos ante nuestros adolescentes. Es importante tener en cuenta las diferentes dinámicas que impulsan nuestras reacciones.

Tres elementos principales nos pueden influir:
El desprecio que sentimos hacia aquellos que nos han decepcionado o defraudado (incluidos los niños). Muchas veces, el desprecio genera una herida emocional que nos impulsa a protegernos reaccionando mal para no experimentarlo de nuevo.

Considera el siguiente ejemplo: un padre que haya sido despreciado durante su infancia tendrá grandes dificultades, en ciertas circunstancias, para responder sin desprecio. La actitud de los padres depende de su propio aprecio a la tolerancia.

Sufrimientos pasados. Cada uno de nosotros relacionamos algún sufrimiento con nuestro pasado. No siempre tenemos recuerdos precisos, pero estamos teniendo algunos problemas de relación. La pregunta que debemos hacernos: “¿por qué me afecta tanto la etapa que está pasando mi hijo, o hay algo que se remonta a mi pasado?”.

Un ejemplo: una madre que ha sufrido una violación tiene mala imagen de los chicos y puede reaccionar violentamente cuando su hija le presente sus amigos.

Nuestro fracaso: tenemos que tener la evidencia de que como seres humanos tenemos límites y no siempre somos capaces de amar lo necesario.

Conclusión

Para entender mejor a los adolescentes y el sufrimiento que experimentan durante ese período, tenemos que aprender a ver el mundo a través de sus ojos, satisfacer mejor sus aspiraciones y ayudarles a gestionar.

Debemos amarles y apoyarles en este periodo tan importante de su vida.

Artículos relacionados:
[Total:3    Promedio:4.7/5]
  • Dejar comentarios