Oops! It appears that you have disabled your Javascript. In order for you to see this page as it is meant to appear, we ask that you please re-enable your Javascript!

Cómo saber si estoy educando bien a mi hijo: ¿eres una buena madre o buen padre?

Cómo saber si estoy educando bien a mi hijo

Cómo saber si estoy educando bien a mi hijo

Cómo saber si estoy educando bien a mi hijo

Una de las preocupaciones recurrentes de todos los padres, principalmente si son primerizos, es saber si están educando bien a sus hijos. Se trata de una pregunta que solo los progenitores pueden responder.

Como bien es sabido por todos, el factor principal de educación en todo ser humano parte desde su hogar. Es así como los primeros y principales maestros que los niños tienen son su madre y su padre. Ahora bien, a medida que pasa el tiempo y el niño comienza a crecer, empiezan a surgir dudas referentes a si las cosas se están haciendo lo suficientemente bien y si el camino escogido es el correcto. Es algo absolutamente normal.

Aspectos que cumplir para una buena educación en casa

  • Fijar horarios: Uno de los aspectos primordiales para saber si la educación del hijo es la correcta radica en la disciplina que debe seguirse para desarrollar ciertas actividades. Por ejemplo, fijar horarios para ver televisión, echar la siesta, hacer tareas y comer, desarrollará en nuestro hijo desde edad muy temprana valores tan importantes como la responsabilidad y el orden.
  • Establecer rutinas: Las rutinas utilizadas de forma eficiente pueden acompañar la disciplina de los horarios de la mejor manera. Sin embargo, las rutinas están dedicadas principalmente a actividades específicas como lavarse las manos, cepillarse los dientes o preparar la mochila para el próximo día de escuela. Es decir, están más relacionados con asuntos de higiene y optimización del tiempo.
  • Utilizar palabras “mágicas: “Lo siento”, “te quiero”, “por favor”, “gracias”, “perdón” y “ponte en su lugar”, son palabras que pueden ser aplicadas como filosofía de vida desde edades muy tempranas. Con ellas se tendrá recorrido buena parte del camino en cuanto a las normas de cortesía y de educación en general. Su ausencia es uno de los principales causantes de conflictos en la adolescencia y cuando ya se es adulto.
  • Fomentar el compartir familiar: Es uno de los aspectos esenciales que se ha perdido en los últimos años y no solo en lo referente a tener una educación en el hogar positiva sino, también, en el vínculo entre seres queridos. Tenemos que tener muy claro que es necesario compartir momentos en familia. Por ejemplo, cada vez son menos las probabilidades de pasar juntos un domingo con juegos en familia porque los niños sienten cada vez mayor atracción por los dispositivos tecnológicos. Saber equilibrar una actividad con la otra es importante para el correcto disfrute familiar.
Te puede interesar:  Consejos para educar a una hija rebelde: tratar una hija desobediente

10 cosas que hace un buen padre o una buena madre

  • Ayuda a sus hijos con las tareas escolares.
  • Se interesa por los hobbies de sus hijos.
  • Muestra afecto a la pareja frente a los hijos.
  • Inculca el respeto hacia los padres y hacia los demás.
  • Disfruta estar con sus hijos y ellos con él o ella.
  • Siempre acude cuando los hijos le necesitan, por ende, ellos saben que pueden estar cuando los necesiten.
  • Su calendario de actividades está lleno de cosas que hacer con los hijos.
  • Disciplina tranquila y suavemente a sus hijos, evita gritar y castigar físicamente.
  • Suele acostar a sus hijos en la cama por la noche y les dice: “Te amo”.
  • Conoce a sus amigos por su primer nombre.

¿Es correcto generar una cultura consumista en los hijos?

Hace unos años, la celebración de cumpleaños de los hijos consistía en una sencilla reunión donde solo asistían los familiares y los amigos más cercanos, algo que daba un valor íntimo a la reunión. En la actualidad, esta reunión se ha transformado en una fiesta donde lo habitual es invitar a toda la clase, por lo que el niño recibirá un mínimo de treinta regalos. Esto, inconscientemente, crea una cultura de consumismo en los niños que, si no es manejada de forma correcta, puede ser contraproducente en la educación correcta del hijo.

Artículos relacionados:
[Total:1    Promedio:5/5]
  • Dejar comentarios