Cómo solucionar el reflujo de tu bebé: síntomas, remedios

Cómo solucionar el reflujo de tu bebé

Cómo solucionar el reflujo de tu bebé

Cómo solucionar el reflujo de tu bebé

Muchas son las búsquedas en la web sobre cómo solucionar el reflujo en los bebés. Algunos padres se preocupan al ver que sus hijos vomitan después de comer. Esto no significa que el niño esté enfermo sino que, simplemente, está padeciendo de reflujo gastroesofágico, algo común durante los primeros meses del nacimiento.

¿Qué es el reflujo gastroesofágico?

El reflujo gastroesofágico en los bebés  consiste en devolver el alimento desde el estómago por medio del esófago hasta la boca. Es común en niños menores de un  año y realmente no es un problema grave. De manera que, aunque no hay que dejar de atenderlo, tampoco es algo que deba causar mucha alarma. Muchos padres, en especial los primerizos, se inquietan al ver que esto les sucede a sus hijos. Sin embargo, es totalmente común en más de la mitad de los bebés en etapa de lactancia. Esto se debe a que los órganos internos del niño se encuentran en plena etapa de formación.

En la mayoría de las ocasiones, no genera problemas en la salud del sistema digestivo del bebé y tampoco tiene consecuencias sobre su nutrición. Pero, no es malo seguir algunas medidas preventivas que ayuden a contrarrestar tales efectos adversos y el malestar que le pueda ocasionar al niño.

¿Por qué se produce el reflujo gastroesofágico?

El reflujo gastroesofágico aparece debido a que el esfínter esofágico inferior no se ha formado completamente. Esto hace que carezca de la fuerza necesaria para mantenerse cerrado. El esfínter es un anillo de músculos que cierra el paso entre el esófago y el estómago.  Cuando se contrae, los alimentos se devuelven.

No obstante, es muy  importante tener  presente que cuando el reflujo es persistente puede llegar a causar lesiones en el esófago porque, al ser el niño tan pequeño, parte de su sistema digestivo aún no está preparado para soportar el paso de los ácidos estomacales. Incluso puede haber algo de retraso en el crecimiento  del bebé puesto que la leche no llega a ser asimilada como debe ser. Aunque rara vez sucede, no dejes de estar pendiente para evitar que tu hijo deje de recibir sus nutrientes.

Cómo evitar el reflujo gastroesofágico en bebés

Reflujo gastroesofagico en bebes: tratamiento natural

  • Mantén en posición vertical al niño durante el proceso de digestión durante, aproximadamente, una hora. Así será un poco más difícil que se devuelvan los alimentos.
  • No recargues de comida el estómago de tu bebe. Dale de comer en pequeñas cantidades y frecuentemente. Si haces esto, debes alimentarle cada tres horas aproximadamente.
  • Si el bebé come compotas o papillas caseras, prepáralas más espesas para que les cueste retornar al esófago.
  • No olvides que a la hora de dormir, tu bebé debe hacerlo de lado. De manera de que si le da reflujo, el líquido no pase por las vías respiratorias y le ahogue.
  • Trata de que su ropa no sea ajustada y su estómago no esté apretado.
  • Si preparas su fórmula láctea, no la agites demasiado. Las burbujas que se generan en el líquido al batirlo pueden entorpecer la digestión de tu bebé y formar gases que ayuden al reflujo.
  • Procura que el orificio de la tetilla del biberón sea pequeño. Si es grande, al voltear el biberón, caerá un chorrito mayor de leche y hará que coma con mayor rapidez. Si lo hace, es probable que ingiera más aire y su digestión sea complicada, con mucha flatulencia.

¿Necesitas ayuda médica para tratar el reflujo?

Reflujo gastroesofagico en bebes: tratamiento natural

Reflujo gastroesofágico en bebes

El reflujo gastroesofágico  desaparece casi siempre entre los seis meses y el año de vida. Al cumplir esa edad, los músculos del sistema digestivo ya tienen la fortaleza necesaria para cerrarse y hacer bien su trabajo. Sin embargo, es bueno mantener informado a tu pediatra sobre cualquier pormenor que tenga que ver con la alimentación de tu bebé. De esta manera, podrás aclarar cualquier duda que se genere mientras estén tratando el problema.

Igualmente, ten en cuenta que el especialista de la salud es el indicado para sugerir cómo alimentar a tu bebé y en qué horarios. De esa manera, el bebé podrá digerir sin problemas el alimento y seguir su proceso de crecimiento de manera normal. Es importante que el organismo del niño absorba todos los nutrientes que tengan sus comidas.

Es sumamente importante que lleves a tu bebé al pediatra si además de que el reflujo persista, muestra alguno de estos síntomas:

  • Tu bebé tiene un carácter irritable y llora en demasía.
  • Se llena rápidamente y rechaza las comidas.
  • Su crecimiento se ha reducido al igual que su aumento de peso.
  • Se atraganta o tiene problemas respiratorios.
  • Cuando respira se le escucha una especie de silbido.
  • Muestra molestias en la garganta y el pecho.

Todo esto puede ser señal de que el esfínter del niño aún no ha terminado de formarse correctamente y que los fluidos estomacales han generado daño en sus pulmones, garganta y esófago. Para estar completamente seguros, lo más aconsejable es que el pediatra mande hacer algunos estudios al bebé (pueden ir desde radiografías hasta auscultación directa o medición de los niveles de acidez).

Para atender las posibles lesiones internas existentes es posible que el doctor recomiende algún preparado que reduzca el reflujo. De igual manera, te indicará el uso de fórmulas diseñadas para alimentar a niños con este problema (son más espesas que las normales debido a que se basan en almidón de maíz pero, igualmente, proporcionan todos los nutrientes necesarios).

[Total:1    Promedio:5/5]

Artículos relacionados:

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

1 Compartir
Compartir1
Twittear
+1
Pin