Oops! It appears that you have disabled your Javascript. In order for you to see this page as it is meant to appear, we ask that you please re-enable your Javascript!

Crisis de la adolescencia: cómo reaccionar

El papel de los padres ante la crisis de la adolescencia

La adolescencia es una palabra cargada de incertidumbre y temor para más de un padre. Suele ir acompañado de algunas turbulencias en el entorno familiar. Los adolescentes, con sus cambios de humor, agresividad o silencio, desafían a los padres. Estas reacciones son características y bastante normales.

El adolescente se enfrenta a cambios dramáticos que afectan, a la vez, a su apariencia física, mental, social y emocional. Incómodo en un cuerpo que cambia rápidamente, el joven siente una sensación extraña. Sobre todo, durante el proceso de la pubertad, el joven tiene la sensación de no ser capaz de controlar los cambios de su cuerpo.

El adolescente se pregunta sobre su identidad y lugar dentro de la familia. Esto, a menudo, implica la búsqueda de nuevas experiencias, tendencia al exceso (en opiniones, sentimientos, reacciones), pero también en la necesidad de hacer frente a los límites. A menudo, desean el riesgo para sentirse vivos.

Debemos recordar las reglas a seguir

Crisis de la adolescencia

Crisis de la adolescencia

Aunque es necesaria cierta tolerancia para hacer frente a este comportamiento, los padres no deben dejar de recordar, cuantas veces sea necesario, las normas a respetar: “ponte el casco para coger la bicicleta”,”no vengas después de las doce esta noche”… Porque, incluso siendo impopulares, este tipo de observaciones tranquilizan al adolescente en su unión con los padres. Mientras que, por el contrario: “haz lo que quieras”, a menudo es interpretado por los jóvenes como indiferencia o rechazo hacia ellos, con el peligro que tiene de que algunos adolescentes se sientan en obligación de buscar cada vez más lejos sus límites.

Sobre todo, el adolescente con dificultades para expresar en palabras lo que siente, abrumado por la emoción o sensación de un profundo malestar, puede llegar a líneas de ruptura graves para demostrar un sufrimiento que no puede expresar de otra manera.

Te puede interesar:  Trastorno negativista desafiante en niños y adolescentes

Estos comportamientos pueden ir desde la discusión familiar al rechazo de la escuela, la fuga, el intento de suicidio… En cualquier caso, nunca debe trivializarse el comportamiento del adolescente cualquiera que sea.

El adolescente en crisis necesita ayuda para romper el punto muerto en el que se encuentra. Incluso, si no lo demuestra de una manera obvia, se expresa de diversas formas que deben ser decodificadas.

Quejas repetidas de dolores de cabeza o estómago, alergias, insomnio, pensamientos oscuros y negativos, embriaguez reiterada, absentismo escolar, ruptura repentina de las relaciones de amistad y un aislamiento deliberado son señales de alarma que se deben tomar muy en serio.

Es mejor dar explicaciones francas que no hacerlo

Si los padres se sienten confundidos por el comportamiento de los adolescentes, más que nunca, dice Xavier Pommereau, Psiquiatra, es importante que desempeñen su papel de padres ofreciendo atención y ayuda a los jóvenes.

Evitar los desacuerdos y conflictos no es bueno. Es mejor mantener conversaciones sinceras donde cada uno pueda expresar sus opiniones.

La búsqueda de una falsa complicidad, una relación de compinches que difumina las diferencias entre la edad y la relación padre e hijo, es tan malo como un autoritarismo intransigente.

La calidad del diálogo, la autenticidad y la confianza son ingredientes esenciales para el éxito de la relación con el adolescente, sabiendo que debe estar sujeto a ajustes continuos. Encontrar la distancia correcta, estar vigilante sin pasarse, es fácil pero, cuando la dificultad es demasiado grande, los padres no deben dudar en recurrir a un profesional, médico, psicólogo o psiquiatra para que ayude a reanudar el diálogo.

8 consejos para gestionar la crisis de la adolescencia

¿Tu hijo adolescente entra en un período de desafío y te sientes impotente? Descubre nuestros consejos para mantenerte Zen en todas las circunstancias.

¿Tu dulce princesa pasó a ser una adolescente histérica que no reconoces? ¿Tu hijo lindo se ve como un zombi y se opone a todo? No te asustes, esto es la crisis de la adolescencia. Francoise Rougeul, psicoanalista y autor del libro “Guía de supervivencia para padres de adolescentes”, publicó sus consejos.

1- Establecer límites claros

Los adolescentes necesitan que sus padres estén ahí en sus momentos difíciles de compartir y, también, para que les regañen. “De hecho, esperan que sus padres hagan una especie de reconocimiento a sus excesos y provocaciones”, resume la guía.

Te puede interesar:  Cómo hablar de sexualidad a tus hijos: infancia, pubertad y adolescencia

Todo depende de cómo definas las palabras y las acciones que consideras inaceptables. “Si reaccionas cuando vale la pena, tu hijo sabrá bien dónde está la línea roja” (está escrito en el libro).

2- Relativizar

De la misma manera que un bebé explora el mundo que le rodea chupando sus juguetes o tocando cualquier cosa que encuentra, un adolescente necesita poner a prueba sus límites jugando al temerario y, sistemáticamente, oponiéndose a sus padres. Las familias se preocupan por sus hijos y les plantean prohibiciones: no fumes, no bebas, no vengas más tarde de la medianoche…

“Pero, estas prohibiciones que sirven para tranquilizar a los padres, llaman a los adolescentes a la rebelión al igual que los insectos son atraídos por la luz. Se trata del camino hacia la autonomía a través de la exploración de su cuerpo y mente”, explica el autor del libro.

3- Escuchar mostrándote firme

¿Prohibiste a tu hijo que hiciera algo? Debes permanecer firme. “Es necesario prohibir ciertas conductas para defender una posición firme y consistente”. Sin embargo, mantenerse firme no significa estar hermético. “No debe impedirte estar en sintonía con tu hijo. Escuchar sus argumentos no necesariamente significa decir sí”, dice el libro.

4- Renuncia a ser perfecto

Es necesario administrar la crisis de la adolescencia, pero también reconocer que tenemos derecho a sentirnos impotentes y que nuestra conducta no sea correcta. Françoise Rougeul, psicoanalista y terapeuta familiar, asegura: “ser padres perfectos es imposible, incluso sería dramático. Si tuvieras una imagen clara y preconcebida de cuál es tu papel, podrías mostrarte demasiado estricta… Los padres cometen errores y lo mejor es que los admitan ante sus hijos. Un padre puede muy bien decir: “escuchamos, hacemos lo que podemos. No entendemos todo, pero tratamos de hacerlo”.

5- El respeto a su privacidad

Aunque queda claro que los padres deben establecer normas, no deben tratar de controlar todas las acciones del hijo a riesgo de conseguir “una rebelión explosiva”, advierte el libro “Manual de Supervivencia”. Algunos temas, como el amor y la sexualidad, son delicados. Tu hija adolescente tiene derecho al respeto de su vida privada. Piensa en ello antes de hacer comentarios acerca de su novio, anularle una cita con el ginecólogo…

6- Acepta tener el papel equivocado

A veces, los adolescentes sienten un placer perverso burlándose de sus padres y resaltando sus defectos o errores más pequeños. Difícil olvidar cuando tu hijo te decía: “tú eres la madre más bella del mundo”. Las cosas han cambiado, y es bueno.

Te puede interesar:  Alcoholismo en la adolescencia: causas, síntomas, consecuencias, tratamiento

No compartir tus opiniones es bueno para él. “A los adolescentes les gusta la crítica visible y fácil. Tú no eres de su generación. Él necesita oírte y sentirte”, dice la guía.

7- Muéstrale tu amor

Los adolescentes están pasando por un momento difícil y necesitan atención y apoyo. Aunque tu hijo haya cometido un gran error, necesita diálogo y cariño. Debes intentar hacerle entender cuál fue su fallo.

8- Recuerda que es algo pasajero

El 80% de los adolescentes, la crisis de la adolescencia la llevan bien. Sólo el 20% están en peligro, según Françoise Rougeul. Si tu hijo tiene varios síntomas (fracaso escolar, tristeza…), es importante que consultes a los profesionales para evitar que la situación se agrave.

Preguntas frecuentes sobre la crisis de identidad en la adolescencia

¿Hay que oponerse a que se aíslen en su habitación con el ordenador y la televisión?

Crisis en la adolescencia

Crisis en la adolescencia

La televisión y el ordenador son parte del mundo de los adolescentes. No estoy en contra de su presencia en una habitación. La televisión es una especie de niñera para las generaciones más jóvenes, y un adolescente que está bien se comporta de manera sana y equilibrada con su ordenador. Es una forma de comunicarse con los amigos.

¿Qué papel tienen los amigos en el desarrollo de los adolescentes?

El adolescente proyecta sobre su mejor amigo todas las cualidades que le gustaría tener. La adolescencia marca el comienzo de la desilusión. Mientras tanto, los amigos son importantes porque simbolizan la libertad. A través de ellos, el adolescente se separa de su familia y elige a la gente con la que quiere pasar el tiempo.

Esto no impide que los padres, si no están de acuerdo con alguno de sus amigos, prohiban que les vea. A los adolescentes les encanta el radicalismo y si sus padres se oponen firmemente se abrirá una discusión.

¿Los conflictos con los padres son inevitables?

Para mí, la adolescencia es como una discusión sindical donde es necesaria la negociación. Sabemos quién el sindicato y quién el Ministro de Trabajo. Las reglas están claras.

Los padres han hecho progresos maravillosos en la comprensión de sus hijos y ahora no deben volver atrás convirtiéndose en autoritarios, no tiene sentido. Lo interesante es que como padres digamos claramente lo que pensamos. En lugar de decirle a tu hijo: “tú no fumas hierba”, más bien deberíamos decir: “yo no quiero que fumes hierba por esto…”, explicándole tu opinión y defendiéndola.

Artículos relacionados:
[Total:8    Promedio:2.8/5]
  • Dejar comentarios