Oops! It appears that you have disabled your Javascript. In order for you to see this page as it is meant to appear, we ask that you please re-enable your Javascript!

Dejar el pañal: cómo enseñar a ir al baño a un niño

Dejar el pañalDejar el pañal es un tema que plantea muchas preguntas a los padres. ¿Cuándo debe empezar el aprendizaje de la limpieza del bebé? ¿Desde cuándo está listo para sentarse en el orinal? ¿Cuál elegir? ¿Va a poder mantenerse limpio cuando ingrese en el jardín de infancia?

Hay una cosa esencial y es recordar que cada bebé es diferente en su aprendizaje. Los primeros años del bebé están llenos de descubrimientos y aprendizaje: caminar, hablar…

En cuanto al orinal, no hay necesidad de obligarle. Si lo hacemos puede tener el efecto contrario consiguiendo que su control de esfínteres sea aún más difícil. Antes de los 18 meses, la limpieza no es una prioridad en el bebé, así que no hay necesidad de preocuparse hasta que tenga 4 años.

En cuanto a la pregunta sobre la limpieza del bebé que va a acudir al jardín de infancia, en realidad, no hay mucho que se pueda hacer. El bebé aprende a su propio ritmo y si le metes demasiada presión puede ser peor.

¿Cuándo comenzar a enseñarle a un niño a dejar el pañal?

Contenido

La limpieza crea mucha ansiedad en los padres. Nos gustaría que sucediera por sí misma, sin “recaídas” y rápidamente. Sin embargo, no hay que presionar al niño antes del año y medio. Algunos consejos para ayudar a que el niño se mantenga limpio.

Un buen momento para empezar

La adquisición de la limpieza en los niños, generalmente, sucede alrededor de 2 años y medio o 3 años. Si colocas al bebé demasiado temprano en el orinal no será capaz de soportar las tensiones impuestas. Tampoco se le puede forzar a crecer más rápido de lo que su desarrollo le impone. “Hay que animarle a ser limpio cuando empiece a ganar confianza en el tema”, dice Christine Brunet, psicóloga y psicoterapeuta.

En ese momento tiene una cierta autonomía: comienza a conocer su cuerpo, aprende a comer solo, sube escaleras, en definitiva, se apropia del espacio. Los padres suelen elegir el verano para empezar a retirar el pañal: el niño puede estar con las nalgas desnudas sin que una pequeña fuga provoque un desastre. Por último, es buen momento de resolver el problema antes de que comience en el jardín de infancia.

Progresión paso a paso

“La adquisición de la limpieza no sucede en una noche”, subraya el psicólogo. Puede tomar algunos meses. Al principio, el niño mantiene su pañal mientras está en la cama y ​​los padres comienzan a ponerle en el orinal en momentos específicos.

“Hay que crear hábitos, proporcionar referencias en el tiempo (antes y después de una siesta, al despertar…)”, dice Christine Brunet. Los sitios también son importantes: el orinal se colocará siempre, más o menos,  en el mismo lugar. En general, el control de la orina se produce antes que el de las heces. Cuando se quita el pañal durante el día no es raro encontrarse con algunas recaídas.

Para animar al niño, podemos felicitarle cuando haga sus necesidades en el orinal o si el pañal está limpio en la mañana. También se puede colocar en el baño un pequeño asiento ajustable. Pero, no le sientes demasiado pronto, el niño puede coger miedo. Es mejor que le digas que tiene que estar solo en ese lugar y que no tiene ninguna razón para sentir miedo.

Te puede interesar:  Juegos para divertirse con los bebés: estimulación temprana para bebés

La limpieza nocturna es a veces más lenta. Deberá preocuparnos si niño no está limpio después de los 4 o 5 años. Algún choque emocional o trastorno en su vida puede ser el origen. Consulta con un especialista.

Cómo dejar el pañal: 5 errores a evitar

El control de esfínteres es una gran aventura, incluso la mamá más experimentada no es inmune a cometer errores. Hay cinco errores clásicos que se deben evitar. Vamos a ver algunos consejos de Edwige Antier, pediatra.

Error 1: ¿Quieres empezar tan pronto como sea posible?

A veces, los padres quieren decidir el momento en que su hijo deberá dejar el pañal. El momento ideal no pueden determinarlo ellos. Los padres deberán estar atentos al propio ritmo del niño.

Error 2: Decidir, al mismo tiempo que el bebé trata de dejar los pañales, otro cambio

El control de esfínteres es un momento de emoción para el niño suficiente en sí mismo. No es necesario añadir más.

Si estás retirándole el biberón o el chupete no apresures las cosas, la limpieza puede esperar.

Error 3: decir “qué asco” viendo lo que hay en el orinal

Cuando el niño era un bebé no te daba asco cambiarle. Oír frases de este tipo acerca de lo que el niño deposita en el orinal podría perjudicar el momento: él pensaba que estabas deseando que lo hiciera ahí y ahora lo encuentras repugnante.

Error 4: darle un regalo o una alabanza demasiado efusiva cuando hace pis en el orinal

Aprender a controlar los esfínteres es algo normal en el desarrollo de tu hijo. Si le alabas demasiado puede sentirse muy decepcionado cuando falle. Recuerda que tu hijo debe saber que debe ser limpio por sí mismo, no por ti. Mostrar alegría será suficiente estímulo, no hay necesidad de más.

Error 5: regañarle si sufre un accidente y se ensucia

Nada mejor para bloquearle. Si le regañas puede perder interés. Además, puede protestar multiplicando los accidentes.

Cómo enseñar a un niño a ir al baño: ¿qué diferencias hay entre niñas y niños?

Cómo enseñar a un niño a ir al baño

Cómo enseñar a un niño a ir al baño

Tu pequeño está en la iniciación de la fase de limpieza. Ten cuidado, las niñas y los niños no utilizan en la misma proporción el orinal.

No hay grandes diferencias entre los sexos

Para la pediatra Amina Arsan, no hay diferencias significativas entre los dos sexos en cuanto a la limpieza. “Se comprueba que a veces las niñas son más limpias que los niños, pero no es algo necesariamente significativo”. De hecho, es en el tercer año de vida del niño, de ambos sexos, donde los dos adquieren la noción de limpio y sucio.

Cómo ayudar a tu niña a dejar el pañal

Muy a menudo, los niños admiran al padre o madre de su mismo sexo. En este caso, las niñas van a querer aprender la actitud de su madre, sobre todo cuando se trata de ir al orinal. Asegúrate de no ejercer presión sobre ella, tan sólo invítale a que lo haga “como mamá”.

En segundo lugar, consulta a tu librero sobre un libro infantil que se refiera a este tema.

Cómo ayudar a tu niño a dejar el pañal

Para las primeras formas de aprendizaje, usa la posición sentado igual que las niñas.

Un poco más adelante podrá levantarse para hacer pis. Para lograr esto el niño deberá poder controlar poco a poco sus músculos, mantenerse estable y sujetarse con ambos pies al suelo para evitar orinar por todas partes. No hay necesidad de animarle a que se coloque de pie si aún no está preparado.

Sin embargo, si tu hijo expresa el deseo de orinar en el inodoro, puedes instalar un pequeño taburete para que esté a la altura correcta. Si el inicio es en el orinal, asegúrate de colocarlo en el baño así no necesitará buscarlo en otra parte. Por último, los niños pequeños quieren aprender de sus padres y hermanos, y querrán, finalmente, orinar de pie para ser como ellos.

Niños y niñas: algunas recomendaciones generales

La Dra. Amina Arsan recerda: “la iniciación al orinal debe ser de manera suave”. No debe ser a la fuerza con riesgo de bloquear al niño y generar una disminución de su confianza.

La paciencia y el respeto por el ritmo del niño son fundamentales para ayudarle en su limpieza con independencia de su sexo.

Técnicas para dejar el pañal en verano

Todos los padres sueñan con poner fin a los pañales. Se necesitará paciencia e ir al ritmo de cada niño.

Verano, un buen momento para empezar a dejar de usar pañales
Todos los padres desean que sus niños ya no necesiten pañales. No se debe olvidar que la limpieza se adquiere sólo si el niño está listo.

La limpieza es posible cuando el bebé controla perfectamente sus esfínteres

Esto requiere que su sistema nervioso haya madurado, y ser muy consciente de la contracción y relajación de los músculos. Esta madurez fisiológica sucede, aproximadamente, entre los 15 y  18 meses.

Otra condición esencial para la adquisición de la limpieza es que el bebé evolucione en un clima favorable y se sienta bien psicológicamente.

Dicho esto, es buena idea aprovechar el verano para decirle al niño que ya es “grande”. Con el calor el contacto con los pañales húmedos se hace aún más desagradable y los pequeños contratiempos son más fáciles de manejar. Si quieres que el niño haga el esfuerzo, demuestra paciencia para evitar pequeños errores psicológicos que pueden bloquear el proceso.

Te puede interesar:  Cuidados inmediatos del recién nacido en casa

Los obstáculos que se pueden encontrar en el control de esfínteres

Olvida que ya no tiene pañal

Junto a la piscina, con calor, o jugando un juego emocionante, es frecuente que un niño se olvide de pedir ir al baño.

Cómo responder: no le regañes. Por el contrario, desdramatiza el momento diciendo que no importa. Cámbiale para evitar la irritación y para que no adquiera el hábito de estar mojado y olvide lo incómodo que resulta.

El niño quiere ir al baño cada cinco minutos

La primera vez que le sentaste en el orinal para depositar un pis o caca, él te lo mostró feliz. Pero ahora, con demasiada frecuencia, te pide que le sientes.

Cómo responder: no hay manera de decir “más tarde” o denegar estas idas y vueltas. En este punto tu pequeño está convencido de que multiplicar sus visitas al baño te llenará de felicidad.

Busca un lugar seguro para el orinal y, poco a poco, trata de no acompañarle hasta el final, explicándole que como ya es grande también puede manejarse a sí mismo (ponle ropa fácil de quitar y poner). Si derrama el orinal con su contenido alábale porque su intención fue buena. Estará deseoso de demostrar que puede hacerlo todo solo.

Se niega a sentarse en el orinal

No es raro que un niño se niegue a sentarse en el orinal. Difícil de explicar el origen de esta antipatía. Pero si éste es el caso, pregúntate si el orinal que utiliza es el adecuado.

Cómo responderle: sobre todo no forzar. Si una segunda compra resulta igualmente infructuosa, no insistas. Sin importar la edad, tu hijo es probable que no esté preparado aún. También, ten en cuenta que algunos niños van directamente del pañal al inodoro de los padres. Que lo haga si es su elección, después de todo es el resultado lo que cuenta.

Se mantiene limpio unas veces sí y otras no

Después de un día sin incidentes, el bebé se ensucia varias veces en pocas horas.

Cómo responder: incluso si estás fuertemente tentado, no le hables de sus logros anteriores. Contrariamente a las apariencias, tu hijo ha mejorado en el control de sus músculos.

En general, algo puede perturbarle: un poco de fatiga, un cambio en su vida, la impresión de que no se ocupan lo suficiente de él, el deseo de quedarse un poco “pequeño”… Esto puede hacerle retroceder y no deberá haber gritos ni regaños. En su lugar, mantén una sonrisa y recuérdale que un día sin incidentes es realmente genial. Esto hará que quiera esforzarse.

Estadísticamente, el promedio de edad para controlar los esfínteres es de 28 meses con una ligera ventaja en las niñas. La limpieza en la noche aparecerá en los meses siguientes (alrededor de los 3 años) con pequeños incidentes hasta los cinco años.

Si tu hijo puede subirse a un taburete será la señal de que está maduro físicamente. Pero, su mente es obviamente otra historia. Si le das confianza, serenidad y no le pones demasiada presión, no hay ninguna razón para que no vaya todo bien.

Cómo dejar el pañal en la noche

Aprender a dejar el pañal de día es una cosa, pero cuando llega la noche no es tan fácil. ¿Cómo explicar que el aprendizaje de la limpieza en la noche viene después? ¿Cómo ayudar a evitar los pequeños contratiempos?

¿La adquisición de la limpieza es diferente de noche o de día?

Audrey Platania, psicóloga del desarrollo infantil y adolescente, nos dice que por la noche, mantenerse limpio es más complicado para tu pequeño. Deshacerse del pañal en la noche puede tardar seis meses o un año después de dejarlo durante el día. La razón: su evolución fisiológica.

De hecho, darse cuenta de que quiere hacer pis o caca durante la noche, es difícil para un pequeño, sobre todo cuando su sueño es profundo. Va sucediendo con el aprendizaje y no hay una solución rápida. La única solución: darle tiempo para aprender a controlar su cuerpo.

¿Cuándo debes empezar a preocuparte si tu niño todavía se ensucia durante la noche?

No hay un momento fijo en el que haya que preocuparse. La adquisición del hábito de la limpieza durante la noche llega mucho más tarde que la del día.

La limpieza durante el día está relacionada con el dominio muscular del niño. Así que, es una limpieza “física”. Ser limpio en la noche, por el contrario, se debe al desarrollo fisiológico del niño. No es una cuestión de edad sino de aprendizaje o desarrollo motor.

¿Hay que acompañar al niño en el entrenamiento nocturno con el orinal?

Como la limpieza de la noche depende del sueño del niño, lo que necesitan los padres es paciencia. No presiones a tu hijo para que se levante por la noche. En su lugar, espera hasta que tenga el hábito de despertarse cuando sienta la necesidad de hacer pis o caca.

Una vez que este reflejo se adquiere, se debe demostrar al niño cómo utilizar el papel higiénico. Una vez más, todo es diálogo, comprensión y paciencia. Por último, cuando tu hijo haya logrado despertarse sólo para ir al baño, no te olvides de felicitarle resaltando el hecho de que ya es como mamá y papá.

Pero, una vez más, ten cuidado de no exagerar, tu hijo puede tener un fallo la noche siguiente.

Te puede interesar:  Enfermedades que se transmiten por la lactancia materna

2 años, 3 años, ¿a qué edad debe dejar el pañal?

¿Cómo explicar que todavía no utiliza el orinal? Audrey Platania, psicóloga del desarrollo infantil y adolescente, nos ayuda a dar un paso adelante.

¿Por qué el bebé necesita pañal más tiempo?

La limpieza del bebé está relacionada con su desarrollo motor, su facilidad para controlar su cuerpo y los músculos, incluyendo el esfínter. Este desarrollo muscular y motor dura entre los 2 y 4 años de bebé. Así que no hay una edad estándar para ser limpio y no hay razón para preocuparse si a los tres años aún no se mantiene limpio: cada niño se desarrolla a su propio ritmo.

¿Qué pasa si el bebé tarda en estar limpio más tiempo?

Poner al bebé antes de tiempo en el orinal no es buena idea porque aún no ha llegado a la etapa de su desarrollo. La adquisición de la limpieza es un proceso muy complejo para el niño. En primer lugar, debe gestionar su desarrollo motor y neurológico, muscular y luego organizar su sueño.

En resumen, una montaña de pequeños esfuerzos. ¿Cómo puedo saber si está listo? Debe ser capaz de sentarse, ponerse de pie, subir y bajar escaleras solo. Ten en cuenta que los niños, a menudo, les cuesta más tiempo que a las niñas estar preparados.

Enseñarle a ir al baño: 3 consejos para ayudar al bebé a estar limpio

Si el bebé es demasiado lento en este proceso, he aquí algunos consejos para ayudarle:
– Desterrar frases de tu vocabulario como “debes hacerlo”, o reprimendas como “no eres bueno”, “mira lo que hiciste”.
– No dudes en felicitarle sin caer en el exceso.
– Ayúdale de manera positiva. Demuéstrale que pronto será como mamá y papá que van al baño cuando les da la gana.
Y no olvides que a pesar de su corta edad tu hijo entiende todo y graba todo lo que ve y oye. Por ello, diálogo, explicaciones, tono de voz suave y demostraciones  (“mamá te mostrará cómo usar el papel higiénico”) son muy importantes.

¿Y si no está listo el primer día de clase?

¿El bebé no se mantiene limpio en el día de su ingreso en la guardería? Sucede a veces, sobre todo si nació a finales de año y tiene sólo 2 años y medio en septiembre.

¿Cómo no entrar en pánico? En primer lugar, sé consciente de que no hay ningún requisito que exija que tu hijo se mantenga limpio cuando vaya a la escuela.

A veces, el bebé tarde en deshacerse de su pañal y no se puede explicar por un retraso en su  desarrollo motor. Pero, algunas situaciones de estrés pueden provocar un retraso en la adquisición de la limpieza. Problemas en el hogar, estrés de los padres, divorcio, llegada de un nuevo bebé u otro trastorno puede estresar a tu hijo hasta bloquearle.

Sólo con el tiempo se puede superar este problema. Deberán entenderse las emociones negativas del niño comprendiendo por qué la situación es difícil en ese momento y descifrando todo lo que le sucede. Poco a poco tomará el control de sus deseos.

10 reflejos contraproducentes para quitar el pañal

Para saber cómo hacer que un niño se mantenga limpio, es importante seguir ciertas reglas evitando algunos reflejos que pueden ser contraproducentes.

No tener en cuenta su edad

El control de esfínteres, por lo general, comienza alrededor de los 24 meses. Pero, si tu hijo aprende a ser limpio alrededor de los 2 años y medio, no es problema. No hay que presionarle, no es tarde. Cada niño tiene su propio horario.

No respetar su ritmo de aprendizaje

La limpieza no se aprende en un día, no hay necesidad de presionar a tu pequeño. Respeta su ritmo. Si tu hijo nota que estás impaciente, se sentirá más estresado ​​y tardará más tiempo. Una regla de oro: la paciencia.

No tener en cuenta el medio en que se desenvuelve el niño

Si tu niño está disgustado, si tiene problemas en la guardería con otros niños… En fin, si su vida emocional es problemática, su paso al orinal también lo será y aprenderá un poco más tarde.

Insistir en que se quede sentado en el orinal

Ofrece regularmente a tu pequeño sentarse en el orinal, por ejemplo después de cada comida. Pero, si después de unos minutos ya no quiere estar, no insistas, puedes bloquearle.

Elegir un orinal empotrado

Mejor elegir un orinal aparte, en lugar de uno dentro de una silla, para que tu hijo no lo confunda con sentarse a descansar.

Usar el orinal como castigo

Bajo ninguna circunstancia se debe usar el orinal como castigo o amenaza.

Mantenerle con pañales hasta que no se ensucie

Cuando comience la adquisición de la limpieza, lo ideal es quitarle, poco a poco, los pañales y animarle a permanecer seco.

Obligar a un niño a orinar sentado

A partir de 2 años y medio o tres años, un niño pequeño es muy capaz de hacer pis de pie. No hay razón para que no lo haga.

Levantarle durante la noche

Es innecesario, e incluso perjudicial, obligar a un niño a levantarse mientras duerme. Esto no le ayudará a convertirse en limpio más rápido y, muy a menudo, le será difícil volver a dormir. Ponle pañal en la noche durante un tiempo.

Dramatizar la recaída

Aunque la limpieza esté adquirida, no olvides que tu hijo puede recaer. Por favor, no te pongas en su contra y, una vez más, sé paciente. Terminará su aprendizaje con paciencia y cariño.

Artículos relacionados:
[Total:4    Promedio:3.3/5]
  • Dejar comentarios