Disciplina positiva: cómo ser obedecido por un niño difícil

La disciplina positiva: cómo ser obedecido por un niño difícil

Por una parte, la autoridad. Por otra, el rey niño. ¿Hay una tercera vía entre la autoridad y la permisividad? Esto es lo que ofrece la Disciplina Positiva de Jane Nelsen, un enfoque pragmático centrado en el fomento de la educación. El descubrimiento de una nueva forma de autoridad.

Caprichos, lloros… ¿Lo has intentado todo para calmar a tus hijos? La disciplina positiva puede ser la solución. Centrada en las necesidades de la conducta del niño y la búsqueda de soluciones, la auto-disciplina y la rendición de cuentas son un enfoque educativo muy pragmático con sus “herramientas”.

El libro de referencia Jane Nelsen, disciplina positiva, vendió más de un millón de copias en todo el mundo y fue traducido a veinte idiomas.

Como padres, a menudo pensamos que hay dos maneras de educar: en autoridad o permisividad. ¿Podría haber una tercera?

Disciplina positiva

Durante generaciones ha habido que elegir entre firmeza y amabilidad. A menudo, nos encontramos entre las dos. Nos inclinamos, naturalmente, por la amabilidad con nuestros hijos, pero cuando hacen cosas que no deben, son castigados. Aquí nos inclinamos por la firmeza.

En la disciplina positiva la idea es evitar ese cambio entre firmeza y amabilidad.

Frente a un niño difícil o enojado, cómo reaccionar: técnicas de disciplina positiva

De acuerdo con la disciplina positiva, se debe hablar con el niño antes de corregirle. Para ello es necesario escucharle, entender lo que siente, gestionar sus emociones.

Para no reaccionar de manera inadecuada, lo mejor es tomarse un descanso. Se trata de la herramienta “tiempo de pausa”.

Estudios han demostrado que cuando uno está fuera de casa, es más capaz de razonar. Es mejor decirle a tu hijo: “déjame tiempo para calmarme. Hablamos de ello más tarde”.

¿No será demasiado tarde para que el niño entienda que ha cometido un error?

En la disciplina positiva siempre hay una segunda oportunidad. Enseñar al niño a reparar sus errores y crear oportunidades de aprendizaje, es esencial en este proceso.

¿Debemos castigar a un niño difícil?

El castigo es eficaz a corto plazo por ser una forma rápida de detener el comportamiento inapropiado. Sin embargo, esto no ayuda a crecer porque no enseña las cualidades que se desean transmitir.

Con el castigo se le inculca al niño: resentimiento, venganza, humillación, rebelión. Por esto no tiene lugar en la disciplina positiva. Esto no quiere decir que todo valga. Cada acción tiene una consecuencia. El resultado no es el castigo, sino la “reparación”.

Para arreglar las cosas, ¿cómo se llega al niño?

La reparación debe ser una oportunidad para aprender y mejorar. Por ejemplo, mi hija no ha cumplido con el tiempo de salida y regresó más tarde de la hora acordada. Si la castigo sin salir no tendrá la oportunidad de hacerlo mejor, de forma diferente.

Si me tomo el tiempo de pensar en soluciones prácticas para ayudarle a cumplir sus horarios, le doy la oportunidad de hacerlo mejor y aprender a respetar sus compromisos.

Uno de los principios de la disciplina positiva es involucrar al niño en el establecimiento de normas y consecuencias en caso de incumplimiento. ¿Por qué?

Niño dificilEn la disciplina positiva, se habla con el niño sobre lo que debe hacer en una situación particular que está yendo bien. ¿Qué pasa si sale mal? Dile lo que se espera de él.

Los adultos y los niños no tienen las mismas expectativas. Involucrar al niño es importante. Decidirá su comportamiento sabiendo que está expuesto a un determinado resultado.

Por supuesto, este nivel de participación será diferente dependiendo de la edad del niño.

¿Involucrar a un niño difícil no le dará la oportunidad de aprovechar la oportunidad para pedir más y más?

De hecho, es natural temer perder el control y caer en la permisividad cuando venimos de una cultura en la que existe la autoridad o la permisividad. Es esencial que la autoridad esté en manos de los adultos, pero el niño debe estar involucrado.

Cuanto más ser implique, más va a respetar las reglas. Tienes que confiar en él. Involucrar al niño puede desarrollar su sentido de pertenencia y contribución, dos necesidades esenciales.

Pero, incluso antes de castigar, ¿cómo podemos conseguir que un niño difícil obedezca?

En lugar de dar una orden a nuestro hijo, vamos a hacerle una pregunta. Por ejemplo, en lugar de decirle “vete a lavar los dientes”, vamos a preguntarle “¿qué puede pasar si no te lavas los dientes por la noche?”.

Utilizando el interrogatorio las normas internas se desarrollan más. Se desarrolla en él la responsabilidad, la autodisciplina.

Para que seamos obedecidos debemos entender lo que motiva al niño a hacerlo

La disciplina positiva se basa en cuatro tipos de objetivos-espejismos: captar la atención, la toma del poder, venganza, creerse incapaz. Se les llama “objetivos-espejismos” porque se basan en creencias erróneas.

Por ejemplo, el niño está tratando de llamar la atención porque cree, erróneamente, que sólo nos importa si nuestra atención se centra en él. Decodificar estos objetivos es esencial para satisfacer las necesidades ocultas de los niños y gestionarlas mejor.

Debemos concentrarnos en nuestras propias emociones. Frente a nuestra ira, culpa, ansiedad y enojo el niño va a tratar de llamar la atención. Si nos sentimos amenazados en nuestra autoridad, él tratará de tomar el poder.

Por lo tanto, la disciplina positiva nos anima a reflexionar sobre nuestra propia conducta. ¿Es una disciplina para nosotros, los padres?

El movimiento va en ambas direcciones. Con el movimiento de los años sesenta bajamos el modelo de licitación. Los niños han internalizado un modelo más igualitario. Son más observadores. Sus padres son sus primeros modelos.

[Total:1    Promedio:5/5]

Artículos relacionados:

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

2 Compartir
Compartir1
Twittear
+11
Pin