El deporte como disciplina en los niños

¿Para qué sirve el deporte en los niños?

El deporte como disciplina en los niñosLa disciplina es algo que los niños aprenden por medio de los padres y, en algunos casos, también por los educadores, aunque estos últimos están para reforzar lo aprendido en casa, no para formar a los niños. El problema que pueden tener muchos padres a la hora de enseñarles disciplina a sus hijos, es no saber hacerlo de manera efectiva.

En algunos casos, los padres logran enseñar disciplina de modo correcto, pero necesitan ese algo que permita un desarrollo mejor de la misma o que les ayude para que el niño mantenga lo aprendido durante mucho más tiempo, por lo menos hasta cuando termine el periodo en que va absorbiendo todo lo que ve.

El deporte como disciplina en los niños ha demostrado ser muy efectivo. Por eso, los padres confían en él a la hora de enseñarles a sus hijos otros valores que, para ser aprendidos correctamente, deben practicarse fuera de casa.

El deporte es perfecto para cualquier niño sin importar los problemas que pueda tener en casa. Hay padres que creen erróneamente que el deporte es solo para niños, cuando los estudios demuestran que las niñas pueden ser buenas deportistas y aprender mucho sobre valores gracias a la práctica del deporte.

En vista de la importancia del deporte, no es una sorpresa que cada vez sea mayor el número de padres que inscriben a sus hijos en clase extracurriculares relacionadas con el deporte. Se espera que cada vez sean más los niños que lleguen a mayores practicando deporte desde pequeños porque demuestra ser muy efectivo.

El deporte es utilizado incluso por los gobiernos, como una forma de estimular a los niños para que sigan por el buen camino y alejarles de las calles. El deporte no solo les distrae, también les enseña a tener un objetivo y a querer ser mejores personas.

Las enseñanzas que puede tener el deporte

El deporte como disciplina puede ser muy útil para los más pequeños de la casa. Se ha demostrado que el deporte pueda dar muchas enseñanzas sobre la vida. Se han resaltado algunas importantes.

Te puede interesar:  Cuidados de la gripe en el embarazo: consejos, tratamiento, remedios

Enseñarles a los niños a tener objetivos

El deporte siempre tiene un objetivo sin importar el tipo de deporte que sea. En el béisbol, el objetivo es anotar carreras, en el futbol, meter un gol, entre otros.

Este tipo de objetivos ayudan a que los niños se puedan concentrar y se preparen para fijar metas en el futuro. Muchos de los niños que practican deporte entienden lo importante de fijarse un objetivo y la lucha a seguir para conseguirlo.

Hay que seguir las reglas del deporte

Cada deporte tiene reglas y los niños deben llevarlas a cabo si quieren ganar el juego. De no hacerlo, serán descalificados o no ganarán el juego. Estas reglas son las que enseñan disciplina en primera instancia. Luego, las otras lecciones buscan reforzar esto.

Las reglas pueden ser vistas como los lineamientos que deben segur los niños si desean ganar el juego, o lo que es igual, lograr sus objetivos. En vista de esto, la lección del juego es que para lograr los objetivos en la vida, es necesario seguir reglas. Reglas que son impuestas por la sociedad y consiguen que tengamos un juego limpio.

El trabajo en equipo

La mayoría de los deportes se juega en equipo. Esto puede ser muy útil para un niño que está comenzando a vivir y no sabe cómo trabajar en conjunto con otros niños. Lo importante es que el niño aprende a relacionarse con diferentes personas.

No todos los niños son iguales

Deporte infantilEs necesario adaptarse a los diferentes tipos de personalidades que puede haber para poder jugar en equipo. Este tipo de lecciones enseñan a los niños a ser más respetuosos y entender que todos pueden ser parte de un equipo unido, sin importar diferencias.

En algunas naciones, el trabajo en equipo ha demostrado ser la clave del éxito económico y social.  No es una sorpresa que un niño que sepa trabajar en equipo esté más predispuesto al éxito.

La responsabilidad

Cada persona dentro del equipo tiene una responsabilidad y si ésta no se cumple, el equipo fracasa y se hace imposible alcanzar el objetivo final. Este tipo de lecciones son importantes para un niño que está aprendiendo a vivir.

La responsabilidad es lo que caracteriza a los buenos estudiantes, a los trabajadores ejemplares y a las personas reconocidas por sus allegados o por la sociedad. En vista de esto, un niño más responsable es un ciudadano mejor y con un futuro brillante.

Te puede interesar:  Daltonismo

Respetar y no rendirse

El niño aprende que hay que luchar para conseguir los objetivos y que las personas no se clasifican por las veces que pierden, sino por las veces que logran levantarse después de las caídas.

Es cierto que a los niños hay que enseñarles que en la vida no siempre se gana. Pero, el deporte les ayuda a saber que el hecho de perder una partida, no quiere decir que no se puedan levantar, jugar otra partida y ganarla.

El deporte también enseña a los niños a respetar a sus adversarios. No importa lo mal que les haya ido en el juego o lo mal que se sientan. El respeto al otro es una forma de enseñar humildad y es otra gran lección de disciplina. El niño aprende que a los adversarios debe tenérseles el mismo respeto que a los demás.

Elección del deporte según la edad del niño

Para ver el deporte como disciplina efectiva para los niños, es necesario saber qué tipo de deporte puede ser el más indicado. Para elegir deporte, deben verse las habilidades del niño y en base a éstas determinar en qué puede ser bueno.

Deportes recomendados para niños de 2 a 3 años

Deportes para niños de 2 a 3 añosSi el niño es muy pequeño como para saberse en qué es bueno, puede apuntarse a deportes generales y luego, con los años, irlos variando hasta que pueda determinar qué le gusta. Se debe tomar el deporte como algo que ayuda a inculcar valores y no como una clasificación.

Hay veces que los padres clasifican los deportes con respecto al sexo. A las niñas se les lleva a gimnasia o danza, y a los niños a futbol o béisbol. Esto está mal y en vez de enseñar disciplina, enseña antivalores como que los niños y niñas son diferentes, o que las niñas no pueden hacer ciertas cosas por el hecho de ser niñas.

Niños pequeños de 3 a 6 años

Lo que se les puede enseñar a estos pequeños que acaban de salir de sus casas y no saben mucho sobre deporte, es la natación. La natación es un deporte que puede ser practicado por todos y no necesita mucho entrenamiento para practicarlo como principiante.

Este tipo de deporte puede enseñarles a tener coordinación, disciplina y saber utilizar la fuerza poco a poco. Como está en el agua, el niño no hace tanta fuerza, o mejor dicho, no siente que hace tanta fuerza como en realidad hace.

La natación es muy popular y se puede practicar en todo momento. Lo ideal es que el niño no practique más de cuatro horas por semana.

Te puede interesar:  Caída del cabello: causas, tratamiento, como detener, prevención

Niños de entre 6 y 8 años

A esta edad, la variación es la clave. El niño debe practicar varios deportes para luego saber cuál de todos es el que más le gusta y terminar eligiendo su favorito.

Los niños deben practicar, por lo menos, dos deportes. Uno que sea individual, como en el caso de la natación o las artes marciales, y otro colectivo, como el futbol o voleibol. Estos últimos le enseñan a trabajar en equipo y, por tanto, deberán ser utilizados prioritariamente por los padres.

El niño debe ser escuchado si tiene algún tipo de preferencia sin importar los prejuicios que se puedan tener y que, al final, siempre terminan haciéndole daño a los niños y a la sociedad.

Desde los 8 años en adelante

Todo cambia cuando el niño llega a los ocho años. Es a esta edad cuando el niño desarrolla una cierta objetividad y personalidad que deberá ser respetada por los padres o tutores.

A esta edad más madura, el niño debe tomar la decisión de si desea seguir en un determinado deporte o retirarse de él, encontrar nuevos horizontes o, simplemente, dejar el deporte. Se deben tener presente muchos factores, como que el niño sea muy ágil en un determinado deporte, que puede desarrollarse académicamente con un deporte, entre otras cosas.

Aunque, el niño debe tener decisión propia y ser respetada por los padres, es importante orientarle y entender sus quejas o decisiones, y si los padres creen que no son muy acertadas, tratar de guiarle sin imponerle cosas que puedan hacerle sentir mal.

Artículos relacionados:
[Total:5    Promedio:4/5]

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

7 Compartir
+1
Compartir7
Twittear
Pin