Oops! It appears that you have disabled your Javascript. In order for you to see this page as it is meant to appear, we ask that you please re-enable your Javascript!

Enuresis nocturna infantil: cuando un niño se orina en la cama

Enuresis nocturna infantil

Enuresis nocturna infantil

La enuresis es común en el niño, pero a partir de los 5 años es motivo de preocupación. Vamos a conocer mejor el origen de este trastorno para ayudar a tu hijo.

¿Qué es la Enuresis?

Se llama enuresis a mojar la cama (orinarse en la cama) con micción incontrolada, involuntaria y repetida. Se habla de la enuresis en niños de 5 años de edad cuando, a pesar de que la maduración de la vejiga se ha completado, el niño sigue mojando la cama Casi el 10% de los niños se ven afectados por este trastorno. El promedio está en cuatro niños por una niña. Son muchos los niños que entre los 5 y 10 años se orinan en la cama.

En segundo lugar, debemos diferenciar enuresis primaria de enuresis secundaria: si la primera es una enuresis que ha estado ahí, la segunda es un retorno a ella después de, al menos, seis meses sin orinarse en la cama.

Algunas cifras clave para desdramatizar

La maduración de la vejiga y control de ella tiene lugar a los 5 o 6 años. Por lo tanto, es sólo a partir de los 5 años cuando empezamos a hablar de mojar la cama.

Algunos puntos de referencia clave

– ¿A qué edad los niños aprenden a ser limpios? A los 18 meses, el niño indica que su braguita está mojada. Entre 20 y 30 meses, se mantiene limpio durante el día. Entre los 30 y 40 meses, se mantiene limpio durante la noche con la ayuda de los padres. Alrededor de los 42 meses, se mantiene limpio día y noche con incidentes ocasionales hasta los 5 o 6 años.
– ¿Cuándo la enuresis debe ser considerada “anormal”? La maduración de la vejiga y el cerebro que lo controla termina alrededor de los 5 o 6 años. Por lo tanto, sólo a partir de los 5 años empezamos a hablar de mojar la cama.

Uno de cada diez niños se ve afectado entre los 5 y 10 años

Un estudio realizado en, aproximadamente, 4.000 niños demostró que padecían enuresis:
– El 9,2% de los niños entre 5 y 10 años.
– El 11,2% de los niños entre 5 y 7 años.
Esto significa que, por ejemplo, en Francia hay cerca de 400 000 niños de 5 a 10 años que tienen el problema. Otros datos indican que el 2,3% de los niños siguen mojando sus camas durante la adolescencia, y del 0,5 a 1% de los adultos se hacen pis en la cama

Muchos más casos de enuresis primaria que secundaria

Se llama enuresis primaria cuando el niño nunca ha permanecido seco, durante la noche, desde su nacimiento. Se llama secundaria si el niño vuelve a hacerse pis en la cama cuando ya había adquirido la limpieza de día y noche. La enuresis primaria es la más común y representa el 80% de todos los casos.

Te puede interesar:  ¿Cómo recuperar el cuerpo tras una cesárea?

¿Una cuestión de herencia?

Contrariamente a lo que se suele creer, la educación no tiene influencia sobre los pasos en la adquisición de la limpieza. La herencia, tampoco.

Sólo el 2% de los varones y el 6% de las niñas son limpios por la noche a la edad de 18 meses. La adquisición de normas es probable que intervenga en la capacidad de limpieza de la vejiga, la organización del sueño y la regulación de la producción nocturna de orina.

Enuresis e incontinencia: ¿sabías?

La enuresis ha preocupado a muchas generaciones de padres. La primera enuresis se describió hace 3.500 años entre los egipcios.

Soluciones básicas para cuando un niño se orina en la cama

Existen varias soluciones para evitar orinarse en la cama. En primer lugar, se debe tranquilizar al niño después de un pequeño accidente y, sobre todo, nunca reñirle. El niño no debe sentir vergüenza. Aprenderá cuando llegue el momento, de la misma manera que controla de día su esfínter.

Durante el día, enséñale a beber lo suficiente y a hacer pis regularmente. Por la noche, limita el consumo de bebidas antes de acostarse. También, puedes ofrecer a tu hijo un calendario donde dibujará un sol cada mañana si se levanta seco. Si el calendario está lleno de soles, no dudes en felicitarle y recompensarle.

Otra posible solución un poco más radical, es una especie de colchón que emite una alarma cuando el niño comienza a orinar. Cuesta entre 100 y 130 €.

Finalmente, la última solución, un fármaco antidiurético que bloquea la secreción de orina durante la noche. Sólo está disponible con receta médica y se prescribe como último recurso. En general, se trata de curas que van de 3 a 6 meses y son prescritas por el médico o pediatra.

En el caso de enuresis secundaria, acudir a un psicólogo puede ser necesario. De hecho, el volver a mojar la cama cuando el niño ya había logrado evitarlo, puede ser signo de malestar en casa.

No dudes en hablar con tu pediatra para que te dirija un psiquiatra infantil si es necesario.

8 soluciones adicionales para la enuresis nocturna

Tranquilidad

Para ayudar a tu hijo a resolver el problema de orinarse en la cama, es esencial que le tranquilices. La enuresis es un problema que, tarde o temprano, siempre se corrige.

Así que no te muestres burlón y enojado. El niño no debe sentirse culpable, ni ser intimidado o devaluado. En general, la enuresis primaria está relacionada con una falta de madurez: todo vuelva a la normalidad con el tiempo y no debe preocuparte excesivamente. El diálogo es una de las claves para superar la enuresis nocturna.

Buenos hábitos

Esta es una de las primeras cosas que debes hacer: darle a tu hijo buenos hábitos para evitar accidentes. Enséñale durante el día a orinar con regularidad. Orinar cuando lo necesita es para él una verdadera pequeña victoria sobre su sistema urinario.
Por la noche, sin embargo, es importante que beba menos. Para que él entienda la importancia de estos hábitos, explícale para qué sirve la orina y recuérdale que durante la noche es normal que su cerebro no funcione de la misma manera que durante el día.

Una vez más, la conversación es primordial y debe fomentarse.

Para la enuresis prueba el calendario solar

Para dar confianza a tu hijo, ofrécele un calendario solar. Cada mañana, en los días de la semana, que dibuje un sol por las noches secas y una nube en caso de problema. Si la tabla se llena de soles, recompensa a tu niño para animarle y darle un poco más de confianza en él.

Te puede interesar:  5 tips para mantener una piel linda durante el embarazo

Despertarle

Ésta es una solución que puedes utilizar en tu hijo: despertarle por la noche evitará que moje las sábanas mientras duerme. Cuando vayas a la cama vete a verle e invítale a ir al baño. Se volverá a dormir rápidamente y pasará una agradable y seca noche.

Contra la enuresis: stop pipi

enuresis nocturnaEs una especie de colchón conectado a baterías. Si la humedad llega al colchón suena un timbre que despierta al niño y bloquea la micción (en situación de excitación, el cerebro pone en práctica una situación de control). Noche tras noche, esto creará nuevos reflejos para ayudar al niño, poco a poco, a pasar las noches en seco. Lo proponen los pediatras si lo creen necesario. Su precio oscila entre 100 y 130 €. Sin embargo, es más adecuado para niños mayores en situaciones prolongadas de enuresis.

Prueba el Minirin

Si las soluciones anteriores fracasaron, el pediatra puede que prescriba para el niño la desmopresina (DDAVP). Ésta bloquea la secreción de la hormona antidiurética de la orina durante la noche y, por lo tanto, evita los accidentes. Se trata de un medicamento (sólo disponible con receta médica), tomado de 3 a 6 meses. Tu pediatra también puede proponerlo para evitar accidentes durante las colonias de vacaciones, las noches que duerma con amigos, etc. Una solución interesante que no se debe descartar.
Por la enuresis: consulta
Si tu hijo está ya en la escuela secundaria, permaneció limpio durante las noches en un período de más de 6 meses y ahora deja de estarlo, su problema puede estar relacionado con un trastorno psicosomático. Si los síntomas persisten, no dudes en hablar con tu pediatra quien  remitirá a tu hijo a un profesional (psiquiatra, psicólogo). Un tipo de terapia permite obtener muy buenos resultados.

Medicina alternativa

En el caso de la enuresis, la medicina alternativa también puede ser interesante. Considera incluir la homeopatía. Prueba, también, la osteopatía: la manipulación y / o el bloqueo sacral puede ayudar a resolver el problema de enuresis en los niños.

Tratamiento de la enuresis

A menudo, la enuresis está lejos de ser un fenómeno aislado. Para ayudar a tu hijo a acabar con los problemas de mojar la cama, será importante que hagas una consulta médica en busca del tratamiento adecuado.

Enuresis, un problema común

Enuresis en niños mayores de 5 años. Se caracteriza por la micción involuntaria durante la noche (ocurre 2 veces a la semana por lo menos) a una edad en que, generalmente, se ha adquirido ya la limpieza. Los niños pequeños se ven más afectados por este problema de enuresis que las niñas. Del 10% al 15% de los niños de 5 años tienen este problema, y del 6% al 8% de los niños de 8 años lo sufren.

Un problema frecuente que sigue siendo tabú para muchos niños y padres de familia que no se atreven a hablar de ello. Sin embargo, es necesario consultar.

¿Por qué hablar de ello?

Aunque a menudo el niño se siente avergonzado ante los ojos de los demás, orinarse en la cama no es inevitable. Una consulta puede establecer diferentes tratamientos para ayudar al niño a resolver el problema si se comprueba que una anomalía física no es su origen. Para ello, una entrevista y un examen físico completo son esenciales. Una enuresis persistente a los 8 o 10 años puede causar problemas de autoestima, trastornos psicológicos y falta de confianza en sí mismo. Por ello, la comunicación es de suma importancia. Se debe hablar sin miedo. El consejo médico es útil para tranquilizar y aumentar la confianza.

Te puede interesar:  Beneficios de la danza del vientre en el embarazo

Consulta a un especialista

Para ayudar a tu hijo a resolver el problema de orinarse en la cama, el pediatra le ofrecerá diferentes soluciones. Entre los tratamientos disponibles está el diario miccional que permite al niño manejar su pis en la cama de una manera lúdica, y puede ser de gran ayuda. Tu pediatra le aconsejará el uso, por la noche, de ropa interior absorbente que le permitirá mantenerse seco incluso en caso de accidente pequeño. También, le dará medidas dietéticas esenciales para la vida cotidiana como evitar tomar bebidas tarde.

Si lo considera necesario podrá enviar a tu hijo a un psicólogo o psiquiatra para evitar que sufra las consecuencias de su enuresis diaria y tenga una pérdida de autoestima.

Las soluciones son numerosas. Sigue adelante y consulta al pediatra.

Consejos de las mamás para todos los días

Maria, madre de Nathan de 7 años

“Para ayudar a que Nathan deje de mojar la cama trato de evitar ofrecerle bebidas al final del día. Me aseguro de que, por supuesto, esté lo suficientemente hidratado el tiempo restante. Un viaje al baño antes de irse a la cama y, por lo general, pasa la noche en seco”.

Diana, madre de Noé de 5 años

“A los 5 años Noé aún no controlaba el pis de la noche y tengo que admitir que me preocupaba, así que decidí consultar a su pediatra que nos tranquilizó diciéndonos que Noé mojaba la cama a causa de una vejiga todavía algo inmadura. Era, por lo tanto, algo fisiológico temporal. Las palabras tranquilizadoras del médico también han ayudado a que Noé acepte el problema. En un tiempo sabe que todo volverá a la normalidad y está mucho más tranquilo”.

Clara, madre de Faustina de 5 años

“Encontramos la solución para ayudarle con su pequeño problema de mojar la cama: todas las noches se pone ropa interior absorbente. A Faustina le parece bien porque los modelos que se ofrecen hoy en día están muy bien hechos, son discretos y muy absorbentes. Realmente es una ayuda para mi hija. Por otra parte, el mero hecho de llevarlo puesto a menudo es suficiente para tranquilizarla y evitar que se haga pis en la cama”.

Carolina, madre de Celia de 6 años

“Como me dijo mi pediatra: orinarse en la cama está, a veces, vinculado a un bloqueo mental. Así que trato de promover el diálogo con mi hija y, sobre todo, evitar echarle la culpa. Escucho y trato de responder a todas sus preguntas y pequeñas ansiedades. Hablo con ella mucho y bien”.

Camila, madre de Elena de 7 años

“Cuando era pequeña yo también mojaba la cama. Lo recuerdo como un momento difícil en mi vida. Como sé que se pasa mal, hablo de mi experiencia con mi hija. Sabiendo que su mamá tuvo el mismo problema, se siente menos preocupada. Simplemente, hablar del tema le sienta bien”.

Alicia, madre de Lola de 5 años y medio

“Mi objetivo es dar a Lola la máxima confianza. Si siente vergüenza no le ayudará a resolver su problema de mojar la cama. Así que trato de minimizarlo tanto como sea posible asegurando que pasará pronto, que no importa y que no es su culpa. Estas sencillas palabras le hacen sentirse segura”.

Artículos relacionados:
[Total:4    Promedio:2/5]
  • Dejar comentarios