Oops! It appears that you have disabled your Javascript. In order for you to see this page as it is meant to appear, we ask that you please re-enable your Javascript!

Por qué no se le debe dar miel a los bebés: qué produce, cuándo darle

¿Qué pasa si le doy miel a mi bebé?

Por qué no se le debe dar miel a los bebés

Por qué no se le debe dar miel a los bebés

Todo el mundo conoce alguna receta casera que tiene como ingrediente la miel. Y, además, cuando hay un bebé enfermo es muy común que estas recetas caseras se utilicen. Sin embargo, es necesario tener mucho cuidado con la ingestión de este alimento porque la OMS (Organización Mundial de la Salud) recomienda que la miel de abeja no sea ingerida por bebés menores de 1 año de edad.

La principal razón para esta recomendación es la presencia de una bacteria llamada Clostridium botulinum que se encuentra en la miel comercializada y que puede provocar una intoxicación grave.

En este artículo, vamos a saber por qué no se puede dar miel de abeja al bebé. Vamos a despejar tus dudas.

Lo que dicen los expertos: ¿qué efecto produce la miel en los bebés?

Según los expertos, la miel debe evitarse como alimento hasta, por lo menos, el primer año de vida del bebé.

El motivo de la restricción está en que cuando el bebé nace, su organismo todavía no posee bacterias. Puede parecer extraño, pero el hecho de no tener bacterias en el organismo es perjudicial. Para funcionar adecuadamente nuestro cuerpo necesita que algunos tipos de bacterias estén bien desarrolladas. La principal función de estas bacterias es ayudar a la digestión de los alimentos y para eso viven en nuestro estómago e intestino en la mayoría de los casos.

En el caso de la bacteria que causa el botulismo, sólo logra desarrollarse en organismos que no tienen una colonia desarrollada de bacterias en el estómago ya que, si entra en contacto con otros tipos de bacterias, no puede sobrevivir.

Te puede interesar:  Habitaciones de bebe: la decoración del cuarto del bebe

Pero, ¿qué tiene que ver con la miel? Una encuesta de 2007 encontró la bacteria  Clostridium botulinum en aproximadamente el 7% de la miel que se vende en Latinoamérica. Otras investigaciones apuntan a la presencia de la bacteria en hasta el 10% de toda la miel consumida.

Esta bacteria es responsable del botulismo infantil, una grave intoxicación que afecta a bebés de hasta 1 año de edad. Aunque no hay muchos casos de botulismo en Latinoamérica, este tipo de enfermedad fue responsable de un brote en Estados Unidos en la década de 1970.

Le he dado miel de abeja a mi bebé: ¿qué hago?

Antes de preocuparte en vano, lo primero que tienes que hacer es comprobar si la miel que le diste a tu bebé es de origen natural o comercial (tratada y esterilizada). Si le diste una gran cantidad del primer tipo (natural), para tu tranquilidad, te recomendamos que consultes con tu pediatra. Si sólo le diste una pequeña cantidad de esa miel natural, o la que le diste es de origen comercial, no tendría porqué pasarle nada.

¿El bebé puede ingerir propóleos?

El própolis lo producen las abejas a partir de sustancias que retiran de las plantas, que mezclan con su saliva, y que utilizan para proteger la colmena. La miel se produce por la recolección del néctar de las flores que, después de ser modificado dentro del organismo de la abeja, es almacenado para que le sirva de alimento durante el invierno.

No hay investigaciones que apunten la presencia de la bacteria causante del botulismo en el própolis. La restricción que la OMS indica es sólo para el consumo de miel. Sin embargo, es posible que el própolis también esté contaminado ya que posee, prácticamente, los mismos métodos de almacenamiento.

El consumo o no de própolis queda a criterio de cada uno, pero hay que prestar atención a la etiqueta del producto para asegurarse de que es puro y no está mezclado con miel.

Te puede interesar:  Enfermedades que se transmiten por la lactancia materna

¿Puedo dar miel rosa a mi bebé?

La miel rosa es un medicamento natural que se utiliza para tratar las lesiones bucales de los bebés y los niños. Su composición es del 10% de extracto de rosas rojas diluidas en miel. Por contener miel en su composición, no debe darse este medicamento a los bebés que tengan menos de 12 meses de vida.

Si tu bebé tiene la lengua blanca, busca a un pediatra que te indique formas de tratamiento más seguras.

Artículos relacionados:
[Total:1    Promedio:5/5]
  • Dejar comentarios