Oops! It appears that you have disabled your Javascript. In order for you to see this page as it is meant to appear, we ask that you please re-enable your Javascript!

Peso durante el embarazo, calculadora y consejos

Peso durante el embarazo

Peso durante el embarazo

Peso durante el embarazo

Para una morfología “normal”, el aumento de peso durante el embarazo debe estar entre 9 y 13 kilos. Pero, todo depende de la constitución de la madre y de su peso inicial.

Lo importante es promover, a través de una dieta equilibrada, el desarrollo adecuado del feto y evitar el exceso de peso que puede ser perjudicial tanto para la madre (riesgo de hipertensión, preeclampsia, diabetes…) como para el feto.

Calculadora de peso en el embarazo

¿Cuánto debe aumentar mi peso durante el embarazo?

Aumentar de peso durante el embarazo es perfectamente natural. Aumentar mucho o poco peso durante el embarazo puede ser perjudicial tanto para la salud de la madre como para la del bebé.

Entonces, ¿cuántos kilos debes engordar? Estamos aquí para guiarte. Hemos desarrollado una calculadora de peso en el embarazo con el fin de simplificar tu vida.

Calculadora de peso en el embarazo

Un promedio de aumento del peso de 9 a 13 kilos durante el embarazo

En general, el aumento de peso no debe exceder de un kilogramo por mes. La madre, a ser posible, no debe engordar más de 9 kilos sabiendo que tenderá a engordar un poco más al final de su embarazo.

Para una morfología “normal”, el peso máximo permitido es de 12 a 13 kilos aunque esta regla puede tener excepciones dependiendo de la estatura y anchura de la mujer.

Las mujeres que ya tengan sobrepeso deben evitar, por ejemplo, los quesos y las carnes grasas. Pero, la mujer delgada debe asegurarse de coger el suficiente peso.

Hay mujeres de naturaleza delgada que puede permanecer así durante su embarazo aunque coman más. Es una cuestión del metabolismo. Lo importante es promover el crecimiento del feto. De ahí la necesidad de una dieta equilibrada y variada.

Aumento de peso excesivo y problemático durante el embarazo

Uno de los principales riesgos del exceso de peso es el aumento de la presión arterial en la mujer embarazada. Como consecuencia, los recién nacidos reciben falta de flujo de sangre en la placenta observándose una restricción del crecimiento intrauterino.

Te puede interesar:  Embarazo semana 9 a semana 12

Si la embarazada aumenta demasiado de peso, corre el riesgo de tener la presión arterial alta y que el niño tenga más dificultad para crecer. La presión arterial alta no controlada también aumenta el riesgo de preeclampsia, una condición que implica la presión arterial alta con albuminuria (presencia de albúmina en la orina) y edema. El único remedio eficaz es llevar una dieta libre de sal, descansar mucho o la hospitalización.

De hecho, mal controlada, puede conducir a la eclampsia, crisis de convulsión seguida de un coma, el cual, si no hay una atención rápida e intensa, puede ser mortal para la madre y el bebé. Sin embargo, la eclampsia se da en casos raros, ya que las mujeres actualmente llevan un mejor seguimiento de su embarazo.

Existe riesgo de diabetes gestacional (que aparece durante el embarazo) cuando es excesivo el consumo de dulces. No obstante, las mujeres diabéticas suelen tener bebés grandes, por lo que, a veces, les tienen que realizar una cesárea. Hoy en día, estar embarazada no es una excusa, como antes, para comer por dos.

Por la seguridad de la madre y el niño por nacer, es esencial que la madre vigile su peso y evite el sobrepeso.

“El aumento de peso durante el embarazo también se convierte en un problema médico estético. Cuanto más aumenten de peso de peso las mujeres embarazadas, más probable es que tengan estrías”, dice el Dr. André Lapabe.

13 consejos para evitar aumentar demasiado de peso durante el embarazo

Para vivir tu embarazo con serenidad y evitar un parto difícil, se recomienda no aumentar demasiado de peso.

¿Cuál es la forma de lograrlo y cuáles son los secretos para mantenerte en un peso saludable? Un dietista nutricionista, se centra en el tema.

Cuidar de tu peso antes del embarazo

Aumentar demasiado de peso durante el embarazo puede causar problemas como hipertensión o diabetes gestacional. Por el contrario, aumentar menos de lo esperado puede causar retraso del crecimiento fetal o incluso un parto prematuro. Mejor adelgaza 3 o 4 kilos antes de quedarte embarazada evitando la grasa. La idea es anticiparte a los kilos que aumentarás después.

Continuar haciendo deporte

Para evitar el aumento de peso, mantener los músculos y ayudar a fijar el calcio a nivel del hueso, es importante seguir con la actividad física regular.

¿Cuáles son los deportes recomendados? Caminar, nadar, andar en bicicleta… Deben estar dirigidos por un especialista y con la conformidad de tu ginecólogo. Por lo general, se puede practicar deporte hasta el final del embarazo.

Divide tus comidas

¿El objetivo? Comer razonablemente sin tener hambre. El desayuno es esencial para romper el ayuno durante la noche. Si sientes náuseas al levantarte, puedes tomar una barra de cereal ligeramente dulce y el resto del desayuno tomarlo un poco más tarde.

Te puede interesar:  Remedios caseros para estimular la lactancia materna

El almuerzo deberá consistir en carne, pescado o huevos con verduras, almidones, productos lácteos y frutas. Por la tarde, especialmente al final del embarazo, el volumen de comida debe ser bajo: un producto lácteo, una fruta, un pedazo de pan, etc. La cena igual que el almuerzo.

Limita o elimina los productos azucarados

Tartas, pasteles, pastas para untar y otras galletas dulces son calorías vacías. El jugo de fruta también es muy dulce: contiene del 10 al 14% de azúcar, incluso cuando no hay azúcar añadido. Mejor sustituirlos por una infusión, un lácteo o una fruta.

Hortalizas secas

Llenas de vitaminas del grupo B, son interesantes y contienen minerales como el hierro y el potasio. También son muy saciantes. No dudes en comerlas en lugar de alimentos ricos en almidón.

Alimentos ricos en almidón

No conviene abusar de ellos. Combínalos con otros y evita el exceso de grasa. La pasta, el arroz y la sémola pueden ser sustituidas por un trozo de pan en las comidas.

Comer fruta

Son ricas en vitaminas y agua. Es una buena manera de aprovechar sus beneficios porque no tienen un exceso de calorías. Sin embargo, el plátano contiene almidón. También la uva y la cereza.

Elige bien los productos lácteos

El queso es rico en calcio pero también en grasa. Lo ideal para evitar el aumento de peso es consumir una porción diaria (un poco de queso rallado gratinado en la pasta, por ejemplo). Prefiere el yogur, la leche o el queso de 0 a 20% de grasa.

Apuesta por la sopa

Rica en fibra y minerales, la sopa es saciante y baja en calorías. La sopa de verduras es la amiga de las mujeres embarazadas. Tómala caliente o fría.

Las compotas

Prefiere compotas sin azúcar añadido asegurándote de que no contengan zumo de frutas concentrado. Pueden usarse para endulzar productos lácteos sin añadir azúcar.

Come yogur natural

Para evitar la adición al azúcar, endulza tu yogur con piezas de fruta fresca. Los azúcares vegetales son falsos amigos porque tienen las mismas calorías. Si tu peso es el adecuado, no hay problema.

Aligerar la vinagreta

Los aceites de nueces, ricos en ácidos grasos omega 3, son interesantes y es importante consumirlos. Pero, también son muy altos en calorías. Para aligerarlos, sólo tienes que prepararte una vinagreta con mostaza y vinagre o jugo de limón, y añadir agua a la misma.

Galletas de aperitivo

Tómalas con precaución por las calorías que contienen. Los aperitivos de galletas, pasteles, etc., están cargados de grasa. Reemplázalos por palitos de zanahoria, trozos de pepino y rábano pelado. Sírvelo con una salsa de queso blanco y especias.

Te puede interesar:  El embarazo en la adolescencia: qué es, causas, riesgos, consecuencias, prevención

Más detalles sobre la alimentación durante el embarazo, en este post de una buena dieta para embarazadas.

8 semanas de embarazo y ya tienes sobrepeso, ¿qué hacer?

Calculadora de peso en el embarazoA las ocho semanas de embarazo, la mujer se pregunta cómo manejar los antojos sabiendo que le pueden producir sobrepeso. Responde nuestro experto en nutrición.

La pregunta de la madre:

Hola.
Tengo ocho semanas de embarazo y ya tengo sobrepeso. Estoy tomando leche pero siento sensación de pesadez de estómago. ¿Puedo reemplazar la leche por queso en crema?

¿Debo practicar más actividad física? Gracias por su ayuda.

El nutricionista responde:

En realidad, si tienes sobrepeso temprano en el embarazo, es importante para tu salud y la de tu bebé limitar el aumento de peso.

Te recomiendo tomar una dieta equilibrada para cubrir las necesidades diarias de micronutrientes, especialmente calcio, hierro, vitaminas antioxidantes A y C y la vitamina B9.
Si te sienta mal la leche puedes sustituirla por el yogur o el queso fresco.

Elige la leche semidesnatada, los alimentos naturales y evita los alimentos azucarados

También puedes consumir una porción de queso por día con 30 g Camembert, Emmental 20 g ó 40 g de queso de untar como el queso de cabra o 50 g de ricotta.

Por último, si sientes hambre a menudo, para evitar el exceso, divide tus comidas.

Por ejemplo, puedes consumir un producto lácteo y 30 g de pan por la mañana adaptando después tu almuerzo. Si consumes una rebanada de jamón y una fruta por la tarde, adapta tu cena.
Para practicar deporte durante el embarazo, consulta a tu médico. Si no te pone ninguna restricción, es posible practicar un ejercicio moderado.

Tres meses de embarazo, ¿qué puedo comer?

Aumento peso embarazoSi a los tres meses de embarazo no eres capaz de comer adecuadamente a pesar de tener buen apetito, un experto ginecólogo te da la respuesta.

La consulta de la madre:

Buenos días. Estoy un poco preocupada porque estoy en mi tercer mes de embarazo y tengo dificultad para comer adecuadamente.

Tengo hambre todo el tiempo, pero cuando me pongo a comer, me siento mal y ni siquiera puedo terminar la mitad de mi plato. ¿Es grave? ¿Qué puedo hacer? Gracias.

La respuesta del Dr. Linet, un ginecólogo obstetra:

Las náuseas pueden ser grandes pero, por lo general, no son graves. Mientras no pierdas más de un 5% de peso (ejemplo: 3 kg para una mujer de 60 kg), no hay ninguna razón particular para preocuparse.

El ginecólogo que siga tu embarazo va a encontrar solución para limitar tus molestias (dividir las comidas, por ejemplo, tomando cantidades más pequeñas pero más a menudo).

A menudo, las mujeres embarazadas quieren comer más durante el embarazo, pero no hay ninguna necesidad de comer más que antes del embarazo.

Artículos relacionados:
[Total:4    Promedio:2.8/5]
  • Dejar comentarios