Viajar durante el embarazo: ¿se puede viajar estando embarazada?

¿Puedo viajar si estoy embarazada?

Viajar durante el embarazo

Viajar durante el embarazo

Tomando algunas precauciones, sí puedes viajar durante el embarazo. Todo depende, por supuesto, del destino y el transporte que elijas. Pero, consulta a tu ginecólogo o el especialista antes de viajar.

Viajar en coche durante el embarazo

Especialmente si te encuentras en el tercer trimestre del embarazo, el viaje en coche puede resultar agotador si el recorrido es largo. Te sentirás incómoda al estar tanto tiempo sentada y no favorecer el flujo sanguíneo.

No hagas el viaje de una vez. Para cada hora y media para caminar unos minutos. Utiliza el cinturón de seguridad (es la mejor protección en caso de accidente). No se recomienda el coche para viajes largos a partir del octavo mes.

Viajar en tren durante el embarazo

El tren es ideal para las grandes distancias. Es más cómodo que el coche, hay menos movimiento y disminuye el riesgo de aparición de contracciones.

Tiene la ventaja de que puedes caminar por los pasillos.

Viajar en avión durante el embarazo

El avión es esencial para viajar al extranjero. Pero, más allá de un vuelo de dos horas, la circulación sanguínea se ralentiza al no haber movimiento y el riesgo de flebitis (formarse un coágulo en la pierna que puede migrar hasta los pulmones y causar una embolia pulmonar) aumenta. Usa calcetines o medias especiales y levántate de tu asiento tan a menudo como sea posible.

Incluso sentada, haz ejercicios con las piernas. No tomes pastillas para dormir y bebe mucha agua. El consejo médico es esencial antes de emprender viaje (puede que el médico te recomiende una inyección de anticoagulante si has tenido una anterior historia de flebitis).

Te puede interesar:  Resfriado

Viajar en avión estando embarazada: recomendaciones

Descubre los pasos y consejos a seguir si estás embarazada y vas a volar en avión.

Viajar en avión estando embarazada: ¿existe algún riesgo para el feto?

Viajar en avión estando embarazada

Viajar en avión estando embarazada

¿Sientes pánico ante la idea de volar estando embarazada? Ten la seguridad de que, hasta ahora, no hay estudios que demuestren que durante el vuelo la presurización de la cabina podría afectar la salud del feto o provocar un parto prematuro. Ten en cuenta, sin embargo, que los aviones pequeños tienes menos presión que los grandes y requieren que el organismo trabaje más para compensar la falta de oxígeno en la unidad. De todos modos, si tienes problemas de salud como presión arterial alta, diabetes o antecedentes de parto prematuro, es importante que consultes con tu ginecólogo antes de emprender el viaje.

¿En qué mes de embarazo puedes viajar en avión?

Durante el primer trimestre de embarazo se pueden experimentar los riesgos típicos, es decir, náuseas y fatiga, y las sensaciones pueden multiplicarse durante el viaje en avión. Sin embargo, a partir del segundo trimestre de embarazo, es decir, entre la semana 14 y la 27, es menos restrictivo y agotador viajar por vía aérea (a menos que el médico diga lo contrario).

Viajar durante el tercer trimestre del embarazo es más arriesgado. En los viajes aéreos pueden surgir algunas complicaciones (diabetes no controlada, anomalías en la placenta, hipertensión, etc.) al estar sentada y ralentizarse el flujo sanguíneo. De todos modos, no se recomienda volar más allá del octavo mes de embarazo.

Para asegurarse de que no estás a punto de dar a luz, la mayoría de las empresas de viajes pedirán que les presentes un certificado de tu ginecólogo con la fecha prevista del nacimiento del bebé.

Viajar en avión embarazada: consejos para tu “comodidad”

Una vez a bordo, la aeronave tiene que garantizar tu comodidad y la del futuro bebé.

– Ponte medias especiales. Por la presurización, lo mejor es llevar medias para evitar el riesgo de trombosis (formación de coágulo de sangre) y venas varicosas.

– Puedes justificar la necesidad de que te asignen un asiento delante de las salidas de emergencia para extender tus piernas. Elige un asiento de pasillo.

– Si tienes la suerte de tener libre el asiento de al lado, levanta las piernas y colócalas encima del asiento para mantener un mejor flujo sanguíneo.

Te puede interesar:  La gota

– Muévete. Las piernas se comprimen y se hinchan los tobillos. La posición del asiento no es la más cómoda, sobre todo durante los viajes de larga distancia. No dudes en caminar por los pasillos de la aeronave para favorecer la circulación de la sangre.

– Ponte cómoda. Si te quitas los zapatos sentirás alivio en tus pies hinchados por la presurización. Sin embargo, cuando llegues a tierra puede que tengas dificultad para colocarte los zapatos por la hinchazón de los pies. Viaja con zapatos anchos y cómodos.

– Promoverás la circulación de la sangre en la parte inferior del cuerpo con la realización de pequeños ejercicios. No dudes en girar los pies en círculo y mover los dedos en todas las direcciones.

No es recomendable viajar en barco y moto durante el embarazo

Si eres propensa a los mareos, no tendrás problema si viajas en un transbordador o crucero. Sin embargo, no es recomendable viajar en velero o lancha rápida por las fuertes sacudidas.

Como pasajera, la motocicleta no está prohibida durante los tres primeros meses de embarazo. Sin embargo, la posición de sentado puede afectar a tu espalda y, sobre todo, puedes caerte.

Viajar durante el embarazo: ten en cuenta el destino del viaje

Pregunta sobre el nivel de medicalización del país (un pequeño problema de salud siempre es posible) y no olvides contratar un seguro de repatriación.

Evita las regiones donde la resistencia al tratamiento de la malaria es importante (Brasil, Guyana, Camerún…). Si el viaje no se puede posponer debes saber que la única vacuna viva atenuada autorizada durante el embarazo (después del primer trimestre) es la utilizada contra la fiebre amarilla.

Infórmate acerca de las precauciones que debes adoptar para visitar el país. Llama al asesoramiento de viajeros, por ejemplo, al Ministerio de asuntos exteriores y cooperación.

Antes de viajar, piensa: ¿es conveniente viajar después de los siete meses y medio de embarazo?

Viajar durante el embarazo: consulta a tu médico antes de comenzar el viaje

Se puede viajar estando embarazada

¿Se puede viajar estando embarazada?

Informa a tu ginecólogo sobre el proyecto antes de contratar el viaje. Puede que lo mejor sea renunciar a tus vacaciones. Es especialmente importante no viajar si anteriormente has tenido un parto prematuro o el feto sufre de retraso en el crecimiento (requiere un seguimiento regular en el hospital). Tu médico también se asegurará de que el cuello del útero esté cerrado y no haya contracciones anormales. Recuerda contratar un seguro de cancelación y llevar en el viaje, si lo realizas, un registro de maternidad rellenado por el médico o la partera.

Te puede interesar:  5 tips para mantener una piel linda durante el embarazo

Viajar durante el embarazo: equipo de primeros auxilios

Pídele a tu médico que te recete un medicamento contra las contracciones, antibióticos de amplio espectro, un repelente de mosquitos y un antidiarreico que contenga loperamida. Si la diarrea y la fiebre persisten más allá de veinticuatro horas, consulta a un médico porque pueden aparecer contracciones y parto prematuro.

Precauciones para prevenir la diarrea: beber agua embotellada, no añadir hielo, renunciar a las verduras, carnes y pescados poco cocidos.

Viajar durante el embarazo: prepara todo con anticipación y disfruta de tu viaje

No te queda más que pensar en los detalles de última hora s i tu viaje ya está reservado.

– Viaja con ropa suelta y transpirable de algodón. Procura que no comprima el abdomen. Lleva un suéter por si con el aire acondicionado sientes frío.

– Ponte en los pies unas bailarinas o zapatos cómodos porque tus pies se hincharán, especialmente si hace mucho calor. Si los zapatos son amplios y no te aprietan, no te los quites porque no te los podrás poner de nuevo.

– Lleva contigo una bolsa que contenga una botella de agua (hay que beber mucho, sobre todo en el avión para combatir la deshidratación), un antifaz para evitar la luz y dormir, algunas frutas (manzanas, albaricoques, cerezas…).

– No olvides llevar el registro de maternidad (insiste para que el médico lo rellene en cada visita). Te será útil si durante tus vacaciones tienes que acercarte al hospital.

Cuando tus hijos crezcan, y quieras viajar con ellos, esto te puede interesar: consejos para viajar en avión con niños pequeños

Artículos relacionados:
[Total:2    Promedio:4/5]

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Compartir4
Twittear
+1
Pin
4 Compartir